Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

13
262

Muchas veces, los aficionados a la naturaleza llegamos a desplazarnos muchos kilómetros para poder observar una especie concreta, especies que normalmente no abundan en nuestra zona o son completamente inexistentes. Como el viaje que realizó AXENA a los Arribes del Duero para aprender sobre el programa SARE de la AHE y en el que pudimos observar al gallipato, entre otras muchas especies. El caso de hoy es el contrario, porque, aunque más extendido que la saramaganta, el tritón ibérico (un viejo conocido de AXENA), es un endemismo presente en Galicia y en las zonas de la mitad occidental de la Península Ibérica.  A pesar de su abundancia en la zona, no deja de ser un “bicho raro”, ausente en muchas comunidades autónomas.

El tritón ibérico es un  pequeño urodelo de aspecto grácil. Su tamaño varía entre los 8 y los 10 cm.

La cabeza es más larga que ancha, con el morro redondeado y los ojos pequeños en los que destacan su iris, de un característico color dorado.

El color del tronco varía del pardo grisáceo al verde oliva, moteado con numerosas manchitas negras. El vientre es de color amarillo o naranja, alcanzando tonos de gran intensidad y está salpicado de pequeños lunares negros. Durante el celo aparece una llamativa línea blanca en los costados, que delimita el vientre,  más acentuada en los machos y que a veces se extiende hasta el borde de la cola. Cuando muda a la fase terrestre, el color del tronco se vuelve de un color mucho más oscuro y uniforme y su piel lisa hasta el momento, se vuelve rugosa.

La cola es larga, de tamaño equivalente al del cuerpo, comprimida por los lados, acabada en punta y con unas pequeñas crestas tanto en la parte superior como inferior. En los machos acaba normalmente en un filamento.

Su alimentación se compone principalmente de pequeños insectos, gusanos y moluscos, sobre todo larvas de dípteros.

Tiene dos fases, terrestre y acuática. Aunque lo normal es que se alternen, en algunos lugares, las poblaciones mantienen la fase acuática durante todo el año, mientras que en otras, la fase acuática, queda asociada únicamente a la reproducción.  En períodos de mucho frio o calor, puede llegar a entrar incluso, en período de inactividad. En el Barbanza pudimos observar individuos de ambas fases.

Se le observa en todo tipo de cursos de agua lenta, incluyendo lavaderos y fuentes, de ahí el nombre gallego de los tritones “Pintafontes” ya que las adornan con sus colores. También se lo puede encontrar en cuevas o minas abandonadas (como ya hemos comprobado en AXENA). Habita en los biotopos más diversos, bosques caducos, eucaliptales, matorrales… el requisito indispensable, es la existencia de agua, aunque sea de carácter temporal, por ser necesaria para su reproducción.

En este video de un post antiguo, lo podeis ver en movimiento.

Tritones en las charcas from Axena on Vimeo.

13 Comentarios

  1. Impresionante la foto del tritón con la boca abierta! Nunca había visto a ninguno con la boca abierta fuera del agua… Buen post, meu!!

  2. Oye, la música es pegadiza ;) de quien es el tema? siempre os currais unos buenos montajes.

    Muy guapo el post y las imágenes, da vidilla la cámara para esas pequeñas inmersiones.
    Un saludo!

  3. Muy bueno el post y las fotos, como siempre Dario, nos estas acostumbrando a un nivel muy alto de calidad ;) enhorabuena!!

  4. Muchas Gracias a todos!

    La cámara submarina es un puntazo, tenemos que sacarla más de paseo.
    Sobre la música tendréis que hablar con Xurxo, porque yo también estoy pez.

    Un Abrazo

  5. las fotos son increíbles pero yo me quedo con la última. Estupendo post a seguir en la línea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here