Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

Reintroducción del halcón peregrino en la ciudad de Granada (VI)

Tras los 5 post anteriores en que desarrollamos las bases del proyecto de reintroducción (I), la ubicación y características de la caja-nido (II), los primeros días del diario de los jóvenes halcones (III), los primeros días de libertad (IV) y sus aventuras de caza para alcanzar la independencia (V), presentaré, a modo de resumen genérico, una serie de conclusiones y sugerencias sobre distintos aspectos del edificio del hacking:

Darro despega hacia su atalaya favorita

1.- No debe ser un edificio mucho más bajo que los del entorno, y si es posible, mejor el más alto porque todas las aves se sienten amenazadas si ven un enemigo potencial por encima de su cota de altura. Si un pollo de halcón está en el edificio del hacking y observa a sus vecinos humanos de los edificios colindantes por encima de él, se sentirá impulsado a abandonar el lugar lo antes posible, con lo que la fidelización al territorio donde fue liberado se verá mermada y puede que muera de hambre si aún no es capaz de cazar lo suficiente para sobrevivir.
2.- Debe tener salidas y entradas para el despegue y el aterrizaje de los halcones suficientemente despejadas. Sorprende verlos volando en condiciones de muy escasa visibilidad, casi de noche.
3.- No debe tener cableado aéreo, ventiladores sin protección adecuada, chimeneas o torres de ventilación que generen peligro de colisión, electrocución o caída en su interior.
4.- Debe tener un acceso suficientemente cómodo y seguro para las personas porque puede ser necesario subir a diario varias veces y en ocasiones de noche o con poca luz.
5.- Es interesante contar con un emplazamiento desde el que observar a los halcones sin ser visto para comprobar su estado de salud y vigilar su comportamiento. Hay que prever donde se posarán con más frecuencia para poder realizar estas observaciones con comodidad y eficacia. En caso necesario se puede instalar una o varias cámaras de videovigilancia (dentro y /o fuera de la caja) estudiando su emplazamiento, ángulos de visión y ángulos muertos antes de colocar los halcones en la caja-nido.
6.- Asegurarnos que durante el periodo que dura el hacking, es decir desde que los pollos se colocan en la caja-nido hasta que son autosuficientes en la caza (entre 2 y 3 meses), ninguna persona no autorizada entrará en el emplazamiento de la caja-nido.
7.- Cerciorarnos que el edificio escogido es, y está en, un sitio tranquilo, lejos de espectáculos pirotécnicos o de otro tipo que puedan ahuyentar antes de tiempo a los jóvenes halcones.
8.- Debe tener una superficie adecuada para la instalación de la caja-nido, por este motivo es mejor una terraza o balcón que un tejado inclinado.

Todos los puntos aquí recogidos son de aplicación general, excepto el último. No siempre es posible instalar la caja-nido en una terraza. Por ejemplo en el caso de que, por cualquier necesidad periódica (limpieza de fachadas mediante “góndola”, mantenimiento de equipos, etc) se vayan a producir molestias inasumibles por los jóvenes halcones. En ese caso se puede estudiar usar algún hueco o balcón que disponga la fachada, que si reúne los requisitos adecuados, puede incluso ahorrarnos instalar caja-nido como tal. Por tanto, es imprescindible conocer perfectamente el edificio y ocuparse de todos los detalles analizándolos “con ojos de halcón” y pensando como un halcón.

Desde la terraza del hacking vemos las antenas del edificio más alto, posadero y atalaya de caza favorita de los halcones

Finalmente podemos preguntarnos ¿hasta que punto es importante que el edificio elegido para el hacking sea adecuado para que críen los halcones una vez alcancen la madurez sexual y se emparejen?. Voy a responder desde mi punto de vista, admitiendo, como en cualquier otro aspecto expuesto hasta ahora, otras opiniones: La tendencia de los jóvenes halcones en cuanto vuelan con cierta soltura (cosa que adquieren con asombrosa rapidez) es posarse en los lugares más altos estén o no en el edificio de hacking. Normalmente solo la noche, el hambre, el sol tórrido, la lluvia o el viento excesivo pueden hacerles buscar otros posaderos en función de sus deseos (refugio, comida…). Por tanto, salvo que el edificio del hacking dé respuesta a todo esto, los halcones explorarán el entorno hasta que encuentren lo que buscan. En otras palabras, su ligazón con el edificio del hacking es relativa en cualquier caso. Una vez que desarrollen plenamente su capacidad para cazar e independizados de su tutor humano, iniciarán la etapa errática que caracteriza a casi todas las aves rapaces. El vínculo fundamental que adquieren las aves liberadas, la auténtica raiz del hacking, es que los halcones se acostumbren desde pequeños a convivir con los humanos, a comprobar que el ambiente urbano está repleto de presas, a percibir que raramente un enemigo natural se atreverá a molestarlos y que los edificios, que presumo para ellos semejantes a enormes pináculos de roca en un extraño paisaje kárstico, son lugares idóneos para posarse, para usarlos como atalaya de caza e incluso para criar. Este “aprendizaje” puede ser luego aplicado para criar en la ciudad donde fueron liberados o en otra situada muy lejos. Como en estas cosas solo se puede hablar en términos de probabilidad, solo podremos afirmar, que la mayor probabilidad está en que los halcones críen en, o cerca de, donde fueron liberados pero nunca tendremos la certeza absoluta de ello.

Por tanto, a mi modo de ver, no es imprescindible que el edificio del hacking sea también idóneo para que los halcones críen, pero sí creo interesante instalar cajas-nido adecuadas para ello (un modelo podría ser un paralepípedo de 90 cm de largo, 50 de fondo y 50 de alto, abierto en la parte frontal y con una capa de gravilla como usaron en Galicia para ayudar a una pareja de halcones silvestres) en los edificios que puedan resultar de mayor querencia para los halcones. De esta forma incrementamos la probabilidad de que alguna pareja silvestre, o liberados en el hacking, se reproduzcan ahí consiguiendo así crías de halcón urbanas de forma natural. Este es un proyecto que tenemos en cartera para el año que viene y la solicitud de permiso a la comunidad de propietarios para instalar una caja-nido adecuada en un edificio de Granada, particularmente apto para que críen los halcones, ya está en marcha.

El halcón peregrino: potencia, aerodinámica y belleza perfectamente combinadas

Datos del post

Fecha
diciembre 21st, 2011

Autor
Paco

Categoría

Etiquetas

6 comentarios a “Reintroducción del halcón peregrino en la ciudad de Granada (VI)”


  1. xurxo dice:

    Que afortunados seríamos si al levantar la mirada entre los edificios de cualquier ciudad pudieramos ver al peregrino, allá en lo alto con sus alas puntiagudas, campeando su urbano territorio. Ése sería desde luego un bonito ejemplo de como cada día poder hacer más verdes nuestras grises ciudades, y de eso la verdad hay mucho que hablar.

  2. Paco dice:

    Sin duda, tienes toda la razón. Aunque casi tan bonito como eso sería que los habitantes de la ciudad supieran distinguir y apreciar esa belleza alada, pero ¿qué es más difícil, reintroducir el halcón en una ciudad o conseguir que sus habitantes reconozcan, protejan y disfruten de esta especie?

  3. xurxo dice:

    Sin duda lo segundo. Incluso creo que tendería a asunto imposible…

  4. Jesus dice:

    Buenas,
    Me gustaría poder pedirte consejo Paco, veo que manejas el tema y podrías echarme una mano con los halcones. Te importaría?
    No se muy bien como poder contactar contigo,
    Un saludo


2 Trackbacks/Pingbacks

  1. Felices Fiestas y resumen del año 2011 | Los Bloggers de Axena 23 12 11
  2. Reintroducción del halcón peregrino en la ciudad de Granada (VIII) | Los Bloggers de Axena 18 01 12

Deja tu comentario