Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

Reintroducción del halcón peregrino en la ciudad de Granada (V)

Genil con el murciélago recién capturado

 

.

En los post anteriores desarrollamos las bases del proyecto de reintroducción (I), la ubicación y características de la caja-nido (II), los primeros días del diario de los jóvenes halcones (III) y en el IV, y último publicado, sus aventuras una vez libres. A continuación viene el relato de qué, cómo y cuándo empezaron a cazar, algo crucial para alcanzar la independencia.

El día 19 de junio, atardeciendo, hago la primera observación de caza. Genil, que en ese momento contaba con 70 días de vida y 32 de libertad, apareció con un murciélago que devoró enseguida por completo excepto una de las alas. Esa ala no consumida me sirvió para consultar a un experto en quirópteros, quien opinó que, lo más probable, es que se tratara de la especie Tadarida teniotis, un murciélago de tamaño grande (para estos mamíferos) de un peso comprendido entre 22 y 54 gramos, habitante también de las ciudades y que se caracteriza por su vuelo rápido y a gran altura que lo hace un candidato idóneo para ser capturado por el halcón peregrino. Anocheciendo los murciélagos salían en gran número de los capialzados de las ventanas de las viviendas vecinas y los halcones los observaban con atención pasar entre los edificios, tomando altura, para capturar insectos.

Dando cuenta del murciélago

Dando cuenta del murciélago

 

Genil extiende el patagio para que veamos que es un murciélago

Al día siguiente, 20 de junio, también atardeciendo, sobre las 21 h, Darro sale volando de la terraza del hacking y a los 4 minutos aparece con un murciélago y se lo come completo.

Darro con su murciélago

Darro: "un momento que voy por un murciélago"

Estas observaciones me resultaron muy llamativas porque se espera de los halcones que sean ornitófagos y sin embargo, la primera observación de caza fué de murciélagos en ambos casos y también por la rapidez en ir de caza, capturar la presa y estar de vuelta en casa, 4 minutos, un auténtico récord de Darro que sería ampliamente mejorado más adelante por su compañero. Intrigado por este menú investigué en la bibliografía con objeto de constatar si este perfil se prorrogaba una vez que los halcones son adultos. Pude comprobar en varias publicaciones de diferentes autores que el halcón peregrino se alimenta muy raramente de quirópteros y como ejemplo baste citar el trabajo de Pascual López-López, José Verdejo y Emilio Barba que estudiaron, nada menos que durante 20 años, su dieta en la provincia de Castellón encontrando que de 820 presas analizadas sólo 2 eran murciélagos, mientras que 372 correspondían a columbiformes (paloma bravía o doméstica, zurita y torcaz).

Es lógico pensar que Darro y Genil ya habrían cazado antes, sólo que yo no los había visto. Por tanto, aproximadamente un mes después desde que empiezan a volar, son capaces de cazar con éxito presas salvajes.

Desde final de junio, empecé a introducir palomas en la alimentación (sustituyendo a las codornices) que facilitaba, gratuitamente, la empresa ATHISA que las captura mediante jaulas-trampa en Granada. Quiero agradecer desde aquí a Jose Carlos García su amabilidad y las facilidades que me dió en todo momento. Fué él quien me comunicó, una semana después del incidente que voy a describir, que el día 7 de junio, Darro había caído en una de sus jaulas-trampa y estaba dando cuenta de las palomas que había capturadas en su interior. Lo soltó y voló sin problemas. Quizás esa sería la razón por la cual cuando ví a Darro la tarde del día 7, aunque tenía buen aspecto, llevaba el plumaje un poco desarreglado y no supe explicar en ese momento el motivo de ello.

También atacaban a las palomas "voladoras"

 

A partir de final de junio Genil empieza a faltar con cierta regularidad a su cita con la comida, pasando a veces 2 ó 3 días sin verlo, coincidiendo también con la última observación de Darro perteneciente al día 21. En esos días las temperaturas empiezan a ser claramente veraniegas, cosa que agobia bastante a los halcones.

A partir de ese momento, en lugar de atar las palomas al trole, prefiero recortarles las plumas de un ala y dejarlas sueltas en la terraza con agua y comida a su disposición para que campen a sus anchas. De esta forma las palomas están más cómodas y los halcones disponen de una reserva de alimento por si fallan en la caza en alguna ocasión. Al tratarse de palomas (que a un macho de halcón peregrino le cuesta bastante esfuerzo inmovilizar y abatir en el suelo) en lugar de codornices, los halcones se ven impulsados a cazar presas salvajes, adquiriendo soltura en ello, algo fundamental para ser autosuficientes. De hecho, en alguna ocasión, solté desde el agujero de la puerta una paloma a los halcones y estos la ignoraron, prefiriendo salir a la caza de presas salvajes.

Paulatinamente Genil va manifestando de forma más intensa su tendencia a pasar el día en algún posadero a la sombra y venir al atardecer a las antenas del edificio alto de costumbre, el mismo de los primeros días, y utilizarlo como atalaya de caza. Visitamos la terraza de este edificio y encontramos restos de gorrión (Passer domesticus), de avión común (Delichon urbica), estornino (Sturnus vulgaris), alas de murciélago (Tadarida teniotis?) y plumas de pequeñas aves que no pudimos identificar. También nos resultó especialmente llamativo descubrir alas de vencejo (Apus apus), una de las especies de aves más y mejor voladoras del mundo. En el magnífico post de Xurxo sobre el alcotán se pueden valorar mejor las increíbles aptitudes para el vuelo del vencejo, y por ende, las grandes dificultades que plantea a sus predadores para atraparlo.
Podemos concluir por tanto que, la especie o especies de presas aportadas en la etapa de hacking (en nuestro caso mayormente codornices y también palomas y tórtolas) tienen poca importancia de cara a las presas que los jóvenes halcones cazarán después, y que básicamente, serán las que abunden más y le resulten más cómodas de capturar, matar y transportar a un posadero. Con seguridad que las hembras de peregrino, elegirán presas más corpulentas para cazar y alimentarse. De cualquier modo no se puede descartar que los halcones también mataran palomas en vuelo pero que éstas no fueran transportadas a su terraza favorita por encontrarse lejos y pesar demasiado (casi el 50 %) del peso de un macho de halcón peregrino.

A pesar de este desarrollo en su capacidad para cazar presas salvajes, jamás observé ningún tipo de problema con la familia de cernícalos vecinos. Hasta el punto que éstos se acostumbraron, como ya comenté, a comer los restos y a traer a sus hijos a bañarse a la piscina de los halcones. Basten unas fotos como prueba de buena convivencia:

Compartiendo la mesa

Al elegante macho de cernícalo también le gustan las codornices

Los pollos de cernícalo refrescándose del agobiante calor

 

Mamá cernícalo también visitaba la terraza

Dado que los halcones venían muy tarde, a veces casi anocheciendo, debido al calor, a sus antenas favoritas era muy difícil hacer un seguimiento de los lances de caza. Dentro de lo poco que pude observar están varios intentos fallidos para capturar murciélagos en los que el halcón atacaba por detrás al quiróptero y cuando estaba a punto de establecer contacto con las garras, el murciélago hacía un quiebro brusco y fallaba el lance. La única ocasión en que pude observar que tuvo éxito atacó al murciélago de frente, con un rápido aleteo, y éste no tuvo tiempo de quebrar al halcón que casi chocó con él. Puede que el radar del murciélago, diseñado por la evolución para evitar chocar con obstáculos y detectar insectos, se viera “saturado” al acercarse el halcón a una velocidad tan elevada (al avanzar en sentido contrario, la velocidad de los 2 elementos en movimiento se suma), sin darle tiempo a realizar una maniobra de evasión eficaz para evitar a su enemigo.
Curiosamente lo normal era que el halcón aterrizara exactamente en la misma antena de la que había despegado al salir de caza, a pesar de que había varias y a un par de metros unas de otras.
En la etapa final del hacking, Genil vino a la terraza a alimentarse con las palomas incapacitadas para el vuelo los días 16, 17 y 27 de julio, demostrando así una cierta progresividad en su emancipación. El día 23 de agosto retiré las palomas de la terraza dado que desde el 8 no mató ninguna, dando por finalizadas las cebas de apoyo, e iniciando así el halcón su independencia total.
Para que el lector se haga cargo de las excepcionales aptitudes para el vuelo y la caza del halcón peregrino, cerraré este capítulo relatando con detalle la observación realizada el día 23 de agosto:

Por la tarde según su costumbre, casi a las 21 h, Genil se posa en las antenas del edificio vecino dispuesto a cenar. Lo puedo seguir con el telescopio, desde unos 200 metros de distancia. Se arregla brevemente el plumaje y abre las alas para salir volando, pero también según su costumbre (una especie de chequeo prevuelo) las cierra y las vuelve a desplegar para despegar al momento. Vuela directo hacia el parque García Lorca con un vigoroso aleteo y en 4 minutos regresa con un pájaro en las garras, seguramente un gorrión, que le sirve de primer plato. A las 21 h 10´ despega de nuevo y en 2 minutos está de vuelta con un murciélago, el segundo plato. A las 21 h 20´, con el sol ya puesto y poca luz, vuela de nuevo y en 3 minutos vuelve con otro murciélago que le sirve de postre. ¡3 presas en 20 minutos!, siempre despegando y aterrizando desde la misma antena, sobrado de recursos y de fuerza ¡con 4 meses de vida!…el halcón peregrino, el proyectil viviente como lo llamó el añorado Félix Rodríguez de la Fuente. Sirva este modesto trabajo de reintroducción del halcón peregrino como homenaje al gran naturalista que despertó la adormecida, por no decir inexistente entonces, conciencia de protección de la naturaleza en nuestro país.

En el próximo post continuaré con un resumen de conclusiones prácticas de infraestructura y manejo para el hacking.

La elegante silueta del halcón recortada contra el cielo crepuscular

Datos del post

Fecha
diciembre 14th, 2011

Autor
Paco

Categoría

6 comentarios a “Reintroducción del halcón peregrino en la ciudad de Granada (V)”


  1. xurxo dice:

    Estos nichos son increíbles! Autenticos cazadores!!!

  2. Domingo dice:

    Paco, que lujo el tuyo de poder disfrutar cada dia con Dario y Genil, mi admiracion por todo el trabajo y tiempo que dedicas a este proyecto.

  3. Paco dice:

    Gracias, pasé unos días muy bonitos cuidándolos y observándolos. Aprendí mucho de ellos. Larga vida les deseo a los dos. Ya veremos si en 2012 ponemos en vuelo a compañeros nuevos por Granada. Pero si solo soltamos 2 halcones por año esto será eterno, así que ando buscando patrocinadores que echen una mano. ¿alguna entidad, empresa o particular filántropo se apunta?

  4. xurxo dice:

    Recogemos el guante!, a ver qué podemos hacer…

  5. Manuel dice:

    Muy interesante Paco, menudo seguimiento.

  6. Rafa Perdiz dice:

    Bonitas fotos.



Deja tu comentario