Documental “Alien plants looking for warmed poles”

0
2343

En el verano 2017 realizamos en una campaña científica en el Alto Ártico, en concreto, en las Islas Svalbard (Noruega), un archipiélago de islas dentro del Polo Norte, bajo jurisdicción de Noruega. Viajamos a Longyearbyen, la capital (y pueblo más al norte del mundo) con unos 2.000 habitantes que viven (y sobreviven) a nada más ni nada menos que a 78ºN.

El Ártico es sin lugar a dudas donde el calentamiento global está pegando más fuerte, año tras año la subida de las temperaturas (sobretodo en invierno) está provocando que el deshielo del casquete polar se adelante, se acelere, cambiando la vida de un sinfín de especies en la zona. Como por ejemplo la supervivencia de los osos polares que dependen de las focas que puedan cazar en la banquisa de hielo para engordar sus reservas de grasa que les permiten superar la dura vida en el desierto gélido del Ártico.

Con el calentamiento climático, la reducción de la banquisa de hielo está aumentando la presión humana en una zona del planeta que dadas sus condiciones climatológicas extremas era muy reducida. Cada año, las islas Svalbard rompen sus récords de turistas ya sea por avión o incluso por cruceros enormes con miles de turistas dándose un viaje por el oceáno Ártico. Condiciones climáticas favorables y mayores actividades humanas facilitan la entrada de plantas foráneas procedentes de latitudes más al sur, muchas de ellascalificadas por la IUCN como peligrosas invasoras y que son una amenaza real para las comunidades nativas. Por ejemplo, en el interesantísimo estudio de Ware y colaboradores (2012) revisaron las botas de 259 turistas que llegaron al aeropuerto de Svalbard observando de media que cada turista portaba en su calzado una media de 4 semillas, y en total unas 53 especies diferentes procedentes del sur, particularmente las herbáceas fueron las más abundantes (y entre ellas peligrosas invasoras).

Ya se ha observado en muchos ecosistemas insulares (lugares aislados en comparación con zonas continentales) como las especies invasoras desplazan a las nativas cambiando drásticamente la exclusiva vida que allí hay. Un equipo científico formado por la Universitat de les Illes Balears (UIB), el Northern Research Institute (NORUT, Norway) y la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) nos desplazamos hasta los pueblos principales en la isla de Spitsbergen, a Longyearbyen y a Barentsburg (pueblo minero ruso). Estas dos localizaciones dada su importancia turística son un punto de entrada de especies invasoras. Allí hemos comenzado un estudio ecofisiológico comparando la productividad y la tolerancia a estrés (es decir, su capacidad para sobrevivir a las condiciones ambientales) entre las especies invasoras que encontramos y especies nativas de la misma familia (y lo más similares en su forma) en la misma localización.

En este corto documental podéis ver la problemática del calentamiento global, el deshielo y la entrada de especies invasoras en el Ártico; así como el estudio que estuvimos realizando y que servirá para conocer con más detalle la amenaza de las especies foráneas a la comunidad nativa.

Esperamos que os guste.

Aquí os iremos contando los resultados que hemos obtenido de esta campaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here