STOP atropello de anfibios

0
844

La primavera la sangre altera. En estas fechas y tras el frío y lluvioso invierno que se ha vivido en el noroeste peninsular ya toca que suban un poco las temperaturas. La primavera está llegando (aunque muchos aún lo duden) y muchas especies sienten la llamada de la madre naturaleza para que se dediquen a la reproducción.

Existen varias especies que comienzan una increíble migración: como el sapo común (Bufo bufo) que siempre vuelve a reproducirse y a poner los huevos en los mismos sitios donde nacieron. Aunque ello suponga una migración de varios kilómetros donde tienen que atravesar los accidentes geográficos que haya entre ellos y las zonas de cría. Y aquí viene el problema, muchas veces tienen que cruzar carreteras para cumplir su impulso reproductor, carreteras por las circulan todo tipo de vehículos que pueden atropellar a estos animales en su afán por llegar a sus charcas.

Desafortunadamente, aunque en muchos casos se conocen las zonas de paso más conflictivas en las carreteras la señalización en general es inexistente para reducir este problema.

Así que pedimos a todos los conductores prudencia en la conducción en las carreteras fuera de los núcleos urbanos. Sobre todo en las noches cálidas con un alto grado de humedad de la primavera los anfibios se vuelven más activos, es en este momento donde debemos estar más atentos para evitar su atropello.

Muy probablemente, con la mala fama que suelen tener las especies de este grupo a mucha gente le importen poco. Sin embargo, para contrarrestar este erróneo concepto, aquí os dejamos unas fotos que muestran la belleza de varias especies que se pueden encontrar en el noroeste peninsular (y que además sufren muchas bajas en las carreteras) y que no tienen nada que envidiar a las que se ven en los documentales de naturaleza. Y las tenemos aquí muy cerca nuestra.

Sapo común encontrado en A Portela, Serra do Barbanza (Pobra do Caramiñal). Fotos: Adrián González.

Sapo partero encontrado en el Río San Xoán (Pobra do Caramiñal). Foto: Manuel Del Río.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here