¿Qué es más «ecológico»: vivir en el pueblo o la ciudad?

1
11017

Muchos seres humanos que habitan en las urbes sueñan con poder vivir en una casita de campo para estar en contacto con la naturaleza. Pero algunos expertos piensan que esto no es bueno para el Planeta. Hace años, un profesor de la Universidad de Harvard alertó, “si amas la naturaleza mantente alejada de ella y vive en las ciudades”. En un sentido parecido se posiciona el autor del siguiente artículo, Pedro Linares, que seguidamente os enseñamos:

«La vuelta al pueblo. Esta idea resuena mucho en aquellos que tenemos una conciencia medioambiental más acentuada, debido posiblemente a dos razones principales: una, las ganas de bajarnos del tren acelerado de la vida moderna y otra, más primal, la de acercarnos más a la naturaleza, como decían el otro día en la tele unos hermanos que se están construyendo unas casas ecológicas en Valdemorillo.

El problema es que el romanticismo que nos lleva a desear volver a la naturaleza y a vivir en el campo no necesariamente nos conduce a una mejora de la situación medioambiental de nuestro planeta. Desgraciadamente, al menos para mí, porque soy de los que querrían vivir en el campo, es mucho más respetuoso con el medio ambiente vivir en una gran ciudad (y preferiblemente en un rascacielos) que en el campo.

ciudad-campo¿Es más respetuoso con el medio ambiente vivir en el pueblo o en la ciudad? el autor del artículo no tiene duda: lo mejor para el medio ambiente es que la mayoría de los seres humanos vivamos en ciudades.

 

Efectivamente, por mucho que se empeñen algunos por idealizar los campos y demonizar las ciudades, en general, vivir en el campo implica más desplazamientos (y por tanto más gasto de energía en transporte), más gasto energético en calefacción, al estar las viviendas más dispersas, y más consumo de energía en la construcción, por la misma razón.

Por supuesto, puede haber excepciones, y al final todo depende mucho de cómo se construya y de cómo se viva. De hecho, muchas veces el romanticismo nos lleva a tratar de ver de color de rosa la opción de vivir en el campo: defendemos que vamos a minim