Criaturas aladas VI: Pinceladas del río Segura

0
19

Transcurre la mañana en la Sierra del Segura, desde la fortaleza rocosa que recorre el río Zumeta hasta el nacimiento del río Segura, todo es vida y esplendor. Los maduros bosques de Pinus pinaster se entremezclan con solemnes ejemplares de Pinus nigra, la activa oropéndola se camufla entre álamos centenarios, embalses, como “La vieja”, retienen el ímpetu arrollador del río Zumeta transformándolo en energía, mientras las truchas se rehogan en sus transparentes aguas.

La llamada vulgarmente “Sofia” o científicamente Issoria lathonia. Fotografía: Susana Molina.

A unos pocos kilómetros del poblado de Pontones, nace el río que aguas abajo proporciona riqueza y prosperidad a la huerta de Murcia. Surge a borbotones de color turquesa y, con magia, brota de la mismísima tierra. Emana para arrojar vida y esperanza a unas criaturas aladas tan numerosas como encantadoras, ellas, las mariposas del río Segura. Con pinceladas de color anonadan al viajero, que estupefacto por la magnitud del momento, sólo puede asentir con humildad.

Issoria lathonia despegando.

Entorno al nacimiento del río Segura se agolpan decenas, seis o siete especies de esas maravillosas criaturas, vienen y van, como si de un espectáculo circense se tratara, y no dudan en aprovechar el suculento manjar de néctar que ante ellas se les presenta.

Issoria lathonia, destaca sobremanera el blanco nacarado del reverso de sus alas en contraste con la parte leonada y contigua a la misma.

La más abundante de todo el grupo  recibe el nombre de Issoria lathonia. Un simple vistazo, basta para levantar pasion y admiración pues tanto el anverso como el reverso de sus alas muestran una coloración anaranjada muy llamativa, realzando su belleza, aun más, en contraste con las cristalinas aguas del río Segura.

Un invitado perteneciente a la familia de los Licénidos de color azul llamativo en el anverso nos deleita con sus movimientos impetuosos, Celastrina argiolus. Esta especie de amplia distribución peninsular, además de su color azul, destaca por el blanco en el reverso de sus alas, tal como se muestran en las fotografías.

Celastrina argiolus posada sobre el haz de una hoja.

Por último, y perteneciente a la familia Arctiidae, Euplagia quadripunctata, emerge entre la vegetación batiendo sus alas rojas y plegando su traje lineado hasta confundirse con la vegetación, bellísima especie de lepidóptero.

Euplagia quadripunctata posada sobre la roca cerca del río.

Por último agradecer a la autora de la primera fotografía, Susana Molina, su inspiración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here