El camuflaje del camaleón

4
91

Siguiendo los consejos aportados por macroinstantes, y las enseñanzas de Manu y Sole, poco a poco voy atreviéndome a hacer cosas cada vez más arriesgadas en el mundo de la fotografía. Así que comienzo hoy una nueva serie, fotos de animales con fondo blanco, también conocido como white background series, centrando el motivo en la belleza de los animales mismos, evitando
las circunstancias que los rodean para evitar dispersar la atención.

En este caso, de forma maravillosa, como cada vez que encuentro un camaleón, aparece ante mí la oportunidad de poder retratar uno de los réptiles más fascinantes de Europa, sin lugar a dudas.

Ya hemos hablado un poco de él, en la serie de Darío sobre Herpetofauna.

El tenerlo frente a mí, y poder estudiar su comportamiento; para mis ojos absolutamente extraño…, pero bueno, al fin y al cabo son las pautas de conducta que los han traído hasta esta época desde hace miles de años, lo cual no es poco.
En este caso me encontré, caminando con Pili por Punta Candor en Rota, con un individuo oscuro, marrón, que acaba de mudar la piel. Aún se aprecian perfectamente los restos de piel vieja, blanca y reseca en la cabeza y en la cola. La nueva piel aparece resplandeciente y brillante. Un modelo magnífico para unas buenas fotos.

Habitualmente, cuando uno ve un reptil de este tamaño, el bicho sale corriendo que se las pela, en busca de la grieta, hueco o matorral cerrado que tenga más cerca… y ya no lo ves más. El camaleón no.

A su velocidad, a su ritmo, se desplaza hacia el jaguarzo más próximo, y comienza a subir por él, también a su velocidad, hasta encontrar una zona cerrada de ramas donde camuflarse. Si se siente descubierto, prosigue su escalada con sus poderosas garras en forma de pinza por los tallos duros del jaguarzo. Hasta que alcanza las puntas. Si se sigue sintiendo descubierto, comienza cual acróbata del circo chino, a hacer increíbles equilibrios en las puntas de las ramas, para conseguir asirse a otro jaguarzo. La cola le ayuda muchísimo en esta función, ya que está fuertemente musculada hasta la punta, lo que le permite otro
punto de anclaje en sus fabulosas acrobacias.

Lo especial de este animal, es que ese patrón de conducta sólo viene explicado por su increíble capacidad de camuflaje, miles de cromatóforos por toda su piel son capaces de cambiar su color para así permitirle esconderse en su entorno. O también para expresar sus emociones, como en las famosas trifulcas entre machos a principios mediados de verano.

Compartir
Artículo anteriorIsópodos gigantes
Artículo siguienteLas nuevas niñas de Nikon
Desde pequeño siempre fui aficionado a la naturaleza, pasando mis tardes metiendome por donde pudiera en medio del monte y la playa. Así que mi afición traté de hacerla en serio y acabé la carrera de Biología en el año 2003. En la actualidad, estoy realizando la tesis doctoral en el lab. de Biotecnología Vegetal de la Universidad de Vigo. Desde hace tres años presido AXENA, mi trabajo en la asociación está centrado en la coordinación de las diferentes disciplinas que conforman nuestros proyectos, su gestión y claro está, en el área de naturaleza.

4 Comentarios

  1. Curiosa la técnica esta de fotografía… como siempre, muy buenas fotos y con ganas de encontrarme a un modelo tan predispuesto :)

  2. Gracias! La verdad es que es una técnica muy interesante, y me lo estoy pasando muy bien con ella, además de aprender un montón.. tengo que hacer un post contando la historia.. pero primeramente dejarme sacar un par de posts más para que aprecieis los diferentes resultados y motivos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here