Chorlitejo patinegro en Galicia: un tesoro protegido con papel mojado

8
200

La situación de la población de chorlitejo patinegro, conocido en Galicia como píllara das dunas, es dramática. En este año 2014 se han intentado reproducir en las costas gallegas menos de 75 parejas y han salido adelante unos 40 pollos. La pérdida de nidos es altísima no siendo raro que en años con climatología adversa (que haga buen tiempo para los bañistas) pueda alcanzar hasta el 100% en algunas playas. Y podemos considerarnos afortunados. En la cornisa cantábrica, desde Asturias hasta Francia, esta asombrosa limícola no cría desde hace décadas. El chorlitejo patinegro tiene depredadores naturales como las cornejas que pueden comer sus huevos o los cernícalos, especialistas en zamparse un pollo de vez en cuando. Pero el responsable principal que ha llevado a esta especie al borde de la extinción en la franja atlántica-cantábrica es el ser humano. O las autoridades toman medidas urgentes o los últimos ejemplares de Charadrius alexandrinus en Galicia también serán historia.

Pareja chorlitejos AguieiraPareja de chorlitejos patinegros en la playa de la Aguieira (Porto do Son – A Coruña). Menos de 75 parejas crían en la franja que va desde la frontera con Portugal hasta Francia y todas están en Galicia. Pueden observarse las diferencias de tonalidad entre el macho (delante) y la hembra (detrás).

 

El chorlitejo patinegro lleva miles de años criando sin problemas en las playas de Galicia. Los adultos presentan una alta filopatria por lo que suelen criar una y otra vez en las mismas playas. Normalmente ponen tres huevos encima de la arena que son incubados, durante unos 25 días, por ambos progenitores. A las pocas horas de nacer los pollos abandonan el nido y pasean por la orilla buscando alimento con sus padres. A la menor señal de peligro las crías se esconden en cualquier cavidad en la arena o tras cualquier planta o trozo de madera, esperando a que pase el peligro, tampoco es raro que corran a resguardarse a los jaulones que se ponen para proteger los nidos por lo que es importante no retirarlos hasta que los pollos puedan volar, al cabo de cuatro semanas. A veces los padres se hacen los heridos y corren delante del potencial depredador arrastrando el ala para distraer su atención. Todo esto fue efectivo durante miles de años. Pero en el siglo XX, con el urbanismo salvaje, la contaminación de las costas, el turismo masivo, la limpieza mecánica de los arenales y la alteración de las playas y sistemas dunares comenzó su declive.

Nido Aguieira con marNido en la playa de la Aguieira. Aunque a veces los chorlitejos patinegros anidan en las dunas, con frecuencia ponen los huevos en mitad de la playa, muy cerca del mar, por ello se ven muy afectados por el turismo y cualquier otra intromisión en su zona de cría.

 

Numerosas asociaciones en defensa de la naturaleza y otras personas preocupadas por el negro futuro del chorlitejo presionaron a la Xunta de Galicia para que adoptase medidas que evitasen la extinción de los últimos ejemplares en tierras gallegas. La insistencia tuvo sus frutos y en enero de 2014 se publicaba el Decreto 6/2014 por el que se aprueba el Plan de conservación del chorlitejo patinegro (ver documento). La cosa pintaba muy bonita, pero como veremos a continuación, una ley no vale nada si después no hay voluntad de hacerla cumplir.

Desde mayo a julio de 2014 miembros de esta asociación nos desplazamos hasta la playa de Aguieira, situada en el ayuntamiento coruñés de Porto do Son, para observar a los ejemplares nidificantes de píllara das dunas y pudimos comprobar que el Plan de conservación del chorlitejo patinegro en Galicia, a día de hoy, es poco más que papel mojado.

 

¿Cómo vas a proteger un nido si ni siquiera sabes donde está?

Los huevos de chorlitejo, muy parecidos a la arena, son muy difíciles de ver. Las puestas con frecuencia son en la primera linea de playa, aunque no es raro que también aniden en las dunas. Para evitar ser depredados por animales como las cornejas o para no ser aplastados por personas o maquinaria suele ser necesario protegerlas con unas grandes jaulas. Además se hace un perímetro de varios metros con estacas y cuerdas para las aves que están incubando tengan cierta intimidad y no abandonen el nido. El propio decreto de la Xunta señala la necesidad de este balizamiento temporal en zonas con elevada perturbación antrópica.

Nido camuflado AguieiraNido en la playa de la Aguieira. En ocasiones ver los nidos de chorlitejo no es nada fácil por lo que pueden ser aplastados. La Xunta debería establecer rutinas de busca en período de cría para poder progerlos con un jaulón y un perímetro. ¿Cómo se va a proteger un nido si no se sabe donde está?

 

Lo normal sería que la Xunta de Galicia organizara equipos que se dedicaran a recorrer de forma sistemática, en época de reproducción, estas playas de cría para localizar a los nidos antes de que alguien los destruya. Como había sospechas de que no iba a ser así, en mayo de 2014, miembros de Axena recorrieron la playa de Aguieira localizando cuatro nidos de chorlitejo patinegro. Se llamó a varios teléfonos de la Consellería de Medio Ambiente sin que mostrasen mucho interés por la noticia. Unos días después, las predicciones meteorológicas señalaron la llegada del buen tiempo con lo cual esos nidos, de no ser protegidos de forma urgente, probablemente serían destruidos con la llegada masiva de turistas en el fin de semana. Desde Axena se volvieron a hacer numerosas llamadas a números de la Xunta alertando de la dramática situación para esos nidos, pero todo lo que se conseguía era pasar de un teléfono a otro. Al final, a través de la bióloga de la Universidad de Santiago de Compostela María Vidal Malde, una de las mayores especialistas de España en esta especie, se logró que dos técnicos de la Xunta, con muy buena voluntad, pusieran las protecciones a los nidos, solo dos días antes de la llegada en masa de bañistas. Al menos ahora los huevos tendrían posibilidades de eclosionar.

Perimetro y chorlitejo incubando AguieiraSin la colocación en cada nido de un jaulón y un perímetro de seguridad como protección frente a los depredadores y sobre todo a los humanos, las posibilidades de eclosión de los huevos de chorlitejo en una playa turística como la de la Aguieira son prácticamente nulas.

 

El sistema dunar está totalmente desprotegido

Lo más difícil en muchas ocasiones no es lograr que los huevos eclosionen sino que los pollos recién nacidos salgan adelante. Las crías huyen del nido a las pocas horas de nacer y aprovechan para alimentarse, junto con sus progenitores, en la orilla del mar, principalmente a primera hora de la mañana y última de la tarde, es decir, cuando no hay bañistas en la playa.

La playa de la Aguieira cuenta con un valiosísimo sistema dunar y una importante vegetación donde los pollos pueden ocultarse durante las horas de calor del día, esperando la marcha de los seres humanos (bañistas, kitesurfistas, paseantes en general…) para después acercarse al mar a comer. A veces, también aprovechan los jaulones y el perímetro de estacas para ir a refugiarse, por lo que es necesario no retirarlos de la playa hasta que los pollos vuelen.

Pollo AguieiraCría en la playa de la Aguieira. Las crías son nidífugas, abandonan los nidos a las pocas horas de nacer y buscan comida en la orilla cuando no hay gente. En las horas centrales del día, cuando las playas están llenas de turistas o cuando presienten un peligro, se suelen esconder en las dunas. Es imprescindible que la Xunta proteja de una vez estos riquísimos ecosistemas. Tampoco es raro que las crías corran a refugiarse a los jaulones, por lo que es importante no retirarlos hasta que los pollos vuelen.

 

El decreto de la Xunta señala que el tránsito a pie de las personas y animales domésticos por el cordón dunar de playas (como la de la Aguieira) deben hacerse por los corredores definidos de acceso. Las dunas de la playa de la Aguieira tienen una pasarela para transitar de la cual no debería salir ninguna persona, y no solo por los frágiles pollos de chorlitejo que allí se ocultan, sino también para no destruir su valiosísima fauna y flora. Pero no es así, todos los días de verano cientos de personas atraviesan las dunas por donde les viene en gana y ponen allí sus toallas y sombrillas.

Duna Aguieira sombrillasImagen que se repite en la playa de Aguieira todos los días del verano ante la pasividad de las autoridades. Gente paseando y poniendo sus sombrillas y toallas en las dunas lo que afecta, no solo al chorlitejo, sino también a la vulnerable flora y fauna dunar.

 

Voluntad de la administración de hacer cumplir la ley no existe. En toda la playa no hay ni un solo cartel alertando de que está prohibido pasear o acostarse en la duna. Tampoco pasa ningún guarda avisando a los bañistas de que en la duna no se puede estar. Hay muchísima playa donde poner las toallas sin tener que hacerlo allí y por tanto no se perjudica para nada al turismo, al revés, los sitios que cuidan el entorno son más atractivos para los visitantes, de hecho, en playas del Archipiélago Balear no es raro ver balizadas las dunas con estacas y una cinta que evidencian que ahí no se puede entrar. En la Aguieira, y por las informaciones que nos llegan, también en otras muchas playas gallegas, no hay ningún interés de las autoridades de hacer respetar la protección legal de los sistemas dunares. De seguir así unos años más, no solo el chorlitejo patinegro, sino también la importantísima flora y fauna dunar estarán condenadas.

Duna gris Aguieira destrozadaZona de duna gris (zona dunar estabilizada por la vegetación, con altísimo valor ecológico) de la playa de Aguieira arrasada por el paso de personas por fuera de la pasarela. Es imprescindible que la protección de estas dunas, recogida en la ley, se haga cumplir en la realidad.

 

La ley no se hace cumplir

Una de las actividades que afectan a la cría de chorlitejo, sobre todo durante la incubación, es la práctica del kitesurf, ya que los deportistas arrastran sus cometas por la arena pudiendo destruir los nidos, por ello, durante la época de cría, está prohibido que los kitesurfistas entren y salgan del agua por las zonas donde suelen anidar los chorlitejos. Playas como las de Aguieira son suficientemente grandes como para no tener que hacer deporte justo donde están criando los animales pero en ocasiones esto no se respeta.

Kitesurf sur AguieiraEntre el 15 de marzo y el 15 de julio está prohibido entrar y salir del agua con las cometas de kitesurf por la parte sur de la playa de A Aguieira (cada playa de cría tiene su zona de entrada y salida) debiendo hacerlo por la zona norte. Como vemos en esta foto del citado arenal sonense, esto no siempre se cumple.

 

Tampoco está permitido que paseen perros sueltos por la playa en época de cría porque en muchas ocasiones se comen a los pollos de chorlitejo. Es necesario que se habiliten playas en todos los ayuntamientos costeros para que la gente pueda ir con sus mascotas a bañarse, pero no precisamente en las que hay aves silvestres criando en la arena. Asimismo, no es raro en arenales, como este de Aguieira, ver a personas paseando a caballo algo que está absolutamente prohibido por razones evidentes.

Para intentar prevenir estas actuaciones, las autoridades deberían hacer primero una campaña informativa en las playas de cría de chorlitejos. Siempre habrá personas incívicas, pero a la gran mayoría si se les explica, con carteles informativos, folletos,charlas… la razón por la que no se puede pisar la duna o, durante la época de cría, tener el perro suelto, pasear a caballo o entrar y salir con las cometas de kitesurf por zonas no adecuadas…, lo respetarán. Y en caso contrario habría que empezar a poner sanciones.

Jugando futbol Aguieira lado futbolEn la foto, bañistas jugando al fútbol en la playa de la Aguieira, al lado de un jaulón donde está incubando un chorlitejo. Es necesario concienciar a la gente para compatibilizar turismo con la preservación de la naturaleza en general, y especialmente cuando se trata de especies amenazadas.

 

Conclusión

La Xunta de Galicia no puede aprobar un decreto de protección del chorlitejo patinegro y no tener ninguna intención de hacerlo cumplir. No pueden esperar a que sean particulares los que vayan por las playas buscando nidos porque esa tarea debería hacerla el personal de medio ambiente de forma organizada. No es admisible que un ciudadano llame a la Xunta avisando de la presencia de nidos de chorlitejo y que su protección dependa de la buena voluntad de la persona que te coge el teléfono porque no tiene ningún protocolo claro de actuación. No es aceptable que la protección de los sistemas dunares sea violada diariamente a las cuatro de la tarde por cientos de personas y que la Xunta haga la vista gorda y no ponga ni un triste cartel informativo o un perímetro con unas estacas y unos cordones alertando de que ahí no se debe pisar. No se puede permitir tanta desidia y falta de medios. Estamos llegando a un punto de no retorno, las últimas poblaciones de chorlitejo patinegro, desde Tui hasta la frontera con Francia, están todas en Galicia ya que en la cornisa cantábrica desaparecieron hace mucho tiempo. Eso es un honor pero también una responsabilidad muy grande y los políticos que nos gobiernan no están quedando a la altura.

Pareja con 3 crias volanderas AguieiraA pesar de la desidia de la Xunta de Galicia, una imagen para la esperanza de una de las parejas que crió en la playa de la Aguieira en 2014 y logró sacar a sus tres pollos adelante. Ese verano consiguieron volar 8 chorlitejos en Aguieira repartidos en cuatro nidos (en toda Galicia salieron adelante unos 40 pollos). La colocación de los jaulones y perímetros en los nidos fue determinante. Unos meses de mayo y junio especialmente lluviosos, que hicieron que en el arenal apenas hubiera bañistas, posiblemente también.

 

Nota.- Todas las fotos de este artículo fueron realizadas en la playa de la Aguieira (Ayuntamiento de Porto do Son – A Coruña) entre los meses de mayo y julio de 2014.

8 Comentarios

  1. La falta de información por parte de la ciudadanía y de la cual la Xunta de Galicia es CONSCIENTE, es la responsable en numerosas ocasiones de extinciones o puestas en peligro de extinción, tanto en la fauna como en la flora de nuestras costas, marismas…ricas en especies, provocando la pobreza de estos ecosistemas.
    Personalmente, y desde un punto de vista cívico (no naturalista) me parece INJUSTO que especies que se han asentado antes que nosotros,tengan que desaparecer porque no se lleven a cabo planes o leyes ya aprobadas.
    Con todo, MUY BUEN ARTICULO. Felicidades Manuel y sobre todo ojalá que no se quede en el olvido

  2. Soy testigo de todo lo que cuentas, Manuel. Hace varios años, cuando me trasladé a vivir a A Pobra, en una de las playas por las que solía pasear criaban varias parejas de píllaras. Una vez recuerdo que el espectáculo fue increíble, cuando me encontré con unos 20 polluelos. Desde aquella, no dejaron de disminuir. Desde hace 3 años no volvieron a criar, aunque siguen intentándolo. Hace tres años había unas tres parejas rondando, y este año ví a dos píllaras por la zona durante los meses de abril y mayo. Pienso que llegaron a poner algún huevo que finalmente no fue adelante.
    La situación de estas aves es muy delicada y sólo medidas excepcionales pueden revertir esta situación.
    Enorabuena por el artículo

  3. ESTUPENDO TRABAJO Y NO SÓLO POR EL ARTICULO SINO POR TU LABOR EN FAVOR DE LA PROTECCIÓN DE LOS CHORLITEJOS, QUE FUE DECISIVA PARA PONER LAS PROTECCIONES NECESARIAS. Personalmente es una delicia pasear por la playa y ver a estos pequeños animalitos y es una labor de todos concienzarse de ciertas formas de estar en la playa porque CABEMOS TODOS.

  4. Fantástico artículo Manuel, Felicidades, pero sobre todo mil gracias por tu valiosa implicación. Ahora sólo queda esperar una creciente concienciación ciudadana y una adecuada respuesta por parte de la administración. No dejaremos de insistir…
    GRACIAS

  5. Judith, está claro que si la administración informara convenientemente a las personas que visitan las playas, la gran mayoría respetaría las normas. Siempre quedaría un pequeño porcentaje de personas incívicas y a esas habría que sancionarlas pero la gran mayoría de las personas son razonables y entienden que tenemos que ser un poco más respetuosos con la naturaleza y los animales de lo que hemos sido hasta ahora. El problema principal en este caso del chorlitejo patinegro y otras infracciones ambientales es que la administración no tiene ninguna intención de cumplir ni hacer cumplir la ley. Y no estamos hablando de dinero que no sería mucho sino de UNA TOTAL FALTA DE VOLUNTAD.

    José Carlos, después del maltrato y degradación que han sufrido, y sufren, las playas y resto del litoral barbanzano durante las etapas del Pre-Pelotazo, Pelotazo y Post-Pelotazo urbanístico, el milagro es que todavía quede una “píllara das dunas” viva.

    Auri, claro que hay playa y playas de sobra en Galicia para poder disfrutar todos y respetar la fauna y flora silvestre que allí vive. Esto, al igual que el resto de atentados a la naturaleza y a los animales es una cuestión de falta de educación y/o respeto por parte de los ciudadanos y de nula voluntad por parte de las administraciones.

    María Vidal, gracias por tus palabras, pero déjame que te diga una cosa. En Galicia, en estos momentos, hay menos de 100 parejas reproductoras de chorlitejo patinegro, tu lo sabes mucho mejor que yo. Lo que es seguro, es que si no llega a ser por el incansable trabajo que llevas haciendo todos estos años en favor de esa especie, serían muchas menos, o incluso ninguna. Gracias a ti.

  6. En la playa de A Corna entre Pobra y Palmeira también hubo creo recordar una serie de iniciativas (a través de ADEGA) para la protección las parejas que allí anidaban. En su día también se trató de que los caminos de arena que cruzan el arenal para dar acceso a las fincas no fueran accesibles por los coches que tienen que aparcar encima prácticamente de la playa. Además todo el arenal de la corna es prácticamente un estercolero desde hace años, plásticos y todo tipo de basura se acumulan allí, sin que los respectivos ayuntamientos lo limpien, ni siquiera con la llegada de los turistas. En fin, que una vergüenza vamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here