Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

¿”Limpiar” el monte para evitar que se queme?: un contrasentido

Algunos profesionales y empresas del sector forestal llevan años afirmando que la solución al problema de los incendios forestales está en «limpiar» el monte. No se trata de que éste esté lleno de basura, sino que quienes hacen esta afirmación consideran al matorral y el sotobosque como residuos vegetales. Su propuesta consiste en retirar toda esa vegetación, rasurando el monte hasta dejarlo como un parque urbano. Unos recomiendan que esa limpieza se haga mediante el uso de maquinaria, y que se utilice la vegetación como biomasa pare la producción de electricidad. Otros sugieren que se utilicen medios más «ecológicos», incrementando la cabaña ganadera para convertir nuestros montes en una inmensa granja de vacas, caballos, ovejas y cabras. Una tercera opción es la denominada «quema controlada», que se diferencia de una quema incontrolada en que la superficie calcinada es menor y se evita dañar el arbolado. Por lo demás, ambos tipos de quemas tienen las mismas consecuencias, erosionan el suelo y destruyen el sotobosque y el matorral.

 

Fauna de matorral

Aves (aguiluchos, chotacabras, pardillos, currucas…), reptiles (culebras, víboras, lagartos, eslizones…), mamíferos (lobos, zorros, jabalíes, comadrejas, conejos…), la lista de animales que viven, crían o dependen de los matorrales (brezales, tojales, retamales) es inmensa. En la imagen, cartel señalando algunas de las especies animales que se pueden encontrar en esos riquísimos ecosistemas. El matorral, que algunos despectivamente llaman “maleza”, realmente es un tesoro de nuestros montes. (Ver artículo sobre la importancia del matorral para el lobo)


La limpieza mediante maquinaria fue materia de un artículo de «Europa Press». La multinacional Ence describía como residuos forestales o combustible abandonado todo lo que no sean árboles, afirmando que su existencia es desencadenante de incendios. La empresa cuenta con una planta de biomasa en Asturias, y sugiere que la mejor manera de conservar nuestros montes sería quemar toda esa vegetación en una planta de ese tipo para producir de electricidad. Sin duda, una buena manera de evitar que alguien queme el monte es adelantarse y quemarlo antes. Esto puede generar importantes beneficios económicos a la empresa propietaria de la central de biomasa, pero es un sinsentido plantear la roza y quema de vegetación como estrategia de conservación de la naturaleza. De hecho, numerosos ejemplos han demostrado que la «limpieza» del monte o la construcción de cortafuegos y pistas de acceso son medidas poco eficaces a la hora de prevenir o controlar el fuego, si tenemos en cuenta los graves daños ambientales que conllevan. Sorprende que mientras lanzan al aire este tipo de propuestas, tanto Ence como algunos profesionales del sector forestal continúan fomentando la expansión de las grandes plantaciones de pino y eucalipto sobre las que se concentran la inmensa mayoría de los incendios forestales.

 

Ganado pastando Sierra Barbanza 2

En lugares como la Sierra del Barbanza, miles de cabezas de ganado (en las fotos, cabras, caballos, vacas y ovejas en montes barbanzanos) pastan en los matorrales todo el año, causando un gran impacto sobre muchas especies de animales salvajes que viven y crían en este hábitat (ver Sierra del Barbanza, la cuadra medio ambiental de Galicia)

 

 

Calificar al matorral y el sotobosque como residuos tiene poco que ver con la realidad. El sotobosque es un componente fundamental de las zonas arboladas. En él se concentra una buena parte de la diversidad vegetal del bosque y de él dependen numerosas especies animales, incluyendo algunas tan importantes desde un punto de vista de conservación como el urogallo. Si eliminamos el sotobosque gran parte de la fauna y flora forestal desaparecen. Lo mismo ocurre con los brezales y piornales, formaciones vegetales que contribuyen a retener la humedad y proteger el suelo de la erosión, facilitando además la regeneración natural del arbolado. Por estos motivos, para una amplia mayoría de la sociedad, matorrales y arbustos son mucho más valiosos en el monte que transformados en electricidad en la caldera de una central de biomasa.

 

 Monte Enxa

En la imagen, ladera del Monte Enxa (Ayuntamiento de Porto do Son – Sierra del Barbanza). En esta zona, dedicada a la ganadería, supuestamente ecológica, puede observarse la gran extensión de terreno quemada en el año 2013 por la Xunta de Galicia. La Consellería de Medio Rural realiza en Galicia numerosos incendios “controlados” todos los años lo que ha sido motivo de queja por parte de organizaciones defensoras de la naturaleza.

Aunque se trata de una labor muy difícil, identificar y procesar judicialmente a quienes provocan incendios parece la solución más eficaz. En algunos lugares, las mismas zonas son quemadas una y otra vez durante décadas sin que se detenga al causante. Descubrir a los incendiarios sería más sencillo si se incrementase la vigilancia, algo que a su vez contribuiría a la detección del fuego antes de que se extienda. Por desgracia la sociedad no parece estar aún muy concienciada sobre las graves consecuencias derivadas de los incendios, y la colaboración ciudadana para detener a los incendiarios es insuficiente. Seguir informando a la sociedad y educando a los niños desde que comienzan en la escuela parece una buena alternativa para lograr esa concienciación. Paralelamente, resulta lógico pensar en la necesidad de evitar que alguien pueda sacar provecho de un incendio, por ejemplo prohibiendo el uso ganadero de las zonas quemadas, tal y como se está haciendo en algunas lugares en la actualidad. Como medida preventiva, cabría racionalizar el uso del territorio evitando la existencia de masas continuas de especies foráneas muy susceptibles al fuego, como pinos y eucaliptos. Intercalar áreas de bosque caducifolio dentro de estas plantaciones rompería esa continuidad y dificultaría el avance del fuego en caso de incendio.

Incendio Bande

Sea “quema controlada” realizada por la administración o incendio provocado por un delincuente, ambos destruyen el matorral, la fauna que no puede escapar de las llamas muere igualmente abrasada y los efectos negativos en el suelo carbonizado son los mismos. En la imagen una quema realizada por la Xunta de Galicia el 8 de abril de 2011 (con el agravante de que en esta época muchas especies ya están criando) en el ayuntamiento de Bande (Ourense), a petición de los cazadores del lugar, que se le fue de las manos y acabó arrasando más de 400 hectáreas de terreno.

 

Resulta tan sorprendente como necesario tener que recordar que los montes son sistemas naturales y no meros almacenes de materias primas. Describir la frondosidad de un monte como combustible acumulado es como calificar de montón de carne a una manada de venados.

Este artículo de opinión ha sido escrito por (excepto fotos y pies de foto): Rolando Rodríguez Muñoz, investigador de la Universidad de Exeter (Reino Unido).

 

18 comentarios a “¿”Limpiar” el monte para evitar que se queme?: un contrasentido”


  1. Alfonso dice:

    Una cosa es tener unas áreas controladas para evitar q el fuego no se extienda y otra cosa es pensar q el monte debe estar desbrozado como una pista de tenis hierba. No hay dinero para mantener esta propuesta q además tien un coste ambiental muy elevado. Hablan de limpiezas pero eluden hablar de conservar los corredores fluviales y los humedales para q actúen como cortafuegos naturales. Y no digamos de regular las repoblaciones de pinos y eucaliptos, los verdaderos problemas de este asunto. Mientras no las regulen, no habrá una solución neta para los incendios

  2. Alecrín dourado dice:

    El presidente de la Mancomunidade de Montes Serra do Barbanza, en una entrevista publicada ayer en La Voz de Galicia dice tener la solución para acabar con el matorral, “El ganado no es una alternativa, es una necesidad. Si no hay reses el monte crece asalvajado, como lo lleva haciendo 50 años, y esto es imposible pagarlo con salarios, desbrozadoras o tractores. Tenemos que meter miles de cabezas de animales (debe pensar que ya hay pocas reses en los montes barbanzanos) que pisen, coman, trituren, enreden y rasquen el monte bajo para limpiarlo de forma natural”: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/barbanza/2013/09/05/os-incendios-e-necesario-apagalos-durante-inverno/0003_201309B5C3991.htm

    A propósito de las quemas de matorral, verás en ese artículo que también las defiende.

    No parece que la defensa del matorral esté entre sus prioridades.

  3. José Carlos dice:

    Lamentablemente la tradicional visión simplista de que hay que quemar el matorral y sotobosque para evitar los incendios continúa siendo la referencia a la hora de que los políticos apliquen sus medidas contra los incendios forestales. Pienso que los políticos saben de qué va el asunto y conocen este tipo de estudios (no por su inteligencia, sino porque se supone que los asesores científicos de las consejerías y ministerios, hacen mínimamente su trabajo), pero no les interesa aplicar un nuevo sistema de “gestión” forestal que implicaría menos “dividendos” para los diferentes colectivos que ahora se benefician del monte. Interesa mucho más el “rendimiento económico” que el “rendimiento natural”. La gestión del monte hace tiempo que no es más que una gestión empresarial, y eso es un problema muy difícil de solucionar en una sociedad tan capitalizada como la nuestra.

    Después está el problema de la gente, del público en general, al que únicamente le llega el mensaje de que hay que limpiar el monte para evitar los incendios. Una idea muy simple y fácil de entender. Esta es una visión tan generalizada que incluso entre los mismo ecologistas apenas se oyen las voces contrarias al desbroce de los montes y las quemas controladas. Y este es un problema muy grave. Debemos hacernos conscientes de que este tipo de actuaciones empobrecen primero nuestra naturaleza y acabarán por destruirla a continuación. Nuestro trabajo es, cómo lo ha sido siempre, transmitir a las “personas de a pie” qué está sucediendo, qué intereses se ocultan y cómo podemos evitarlo, porque la concienciación es prácticamente la única arma que tenemos los que defendemos cualquier postura contraria al poder establecido. Y si no transmitimos nosotros este mensaje, ¿quién lo hará?

    Creo que ya va siendo de hora de reformular un nuevo paradigma, no sólo en lo que se refiere a los bosques, sino también a los mares y océanos y a los animales de todo tipo. Incluidas aquellas especies que pueden suponer un problema para los intereses de los humanos, como los lobos, pero también para toda aquella fauna a la que apenas le damos importancia y cuya existencia para la conservación y el equilibrio de un sistema es indispensable, como las musarañas, las ardillas o los lagartos.
    Palabras como gestión y conservación cuando hablamos de las diferentes especies de animales y de la naturaleza en general, han quedado totalmente obsoletas. El hombre no puede “gestionar” las diferentes especies y el espacio natural según su conveniencia, ni puede “conservar” la Naturaleza como una especie de museo, primero porque no es ético y segundo porque eso va siempre a conducir a desequilibrios. No quiero, que se me malinterprete, porque es muy fácil, quedarse con la parte del mensaje que a uno le conviene. Es evidente que en nuestra sociedad tan peligrosamente industrializada y desarrollada es indispensable algún tipo de “intervención”, pero hagamos que está sea la mínima posible y siempre teniendo en cuenta los intereses de la Naturaleza y no los nuestros.

    Un artículo refrescante por las ideas que transmite. Creo que puede suponer un “mazazo” en la cabeza de alguno de nosotros. Lo cual, sin duda, nos vendrá muy bien. Gracias.

  4. javi dice:

    Confieso que el post me ha hecho entender una prespectiva que veía, gracias Manuel.

    Y digo yo, si en zonas del mediterráneo se prohíbe edificar en zonas quemadas como medida para evitar la especulación. ¿Por qué no se propone lo mismo para la especulación de madereros y ganaderos? 15 años con el terreno paralizado para hasta que se recupere.

  5. xurxo dice:

    De los ecosistemas deberíamos conseguir dos sencillas cosas:
    1-Su respeto por su valor ambiental
    2-Ese valor ambiental también puede ser productivo

    Todo esto mediante una gestión y estrategia ambiental razonable a largo plazo, diversificando la explotación sin agotar los recursos. Es posible, sólo hay que mirar otras zonas con un sentido de la conservación mucho mayor y con cierto parecido climatológico, veáse, País Vasco y otras zonas de Centro y Norte de Europa. Y no viven nada mal.

  6. María dice:

    Me ha gustado leer este artículo porque demuestra que el verdadero valor del monte no tiene nada que ver con el rendimiento económico que le puedan sacar unos comuneros y unos políticos que intentan exprimir la naturaleza como un limón en beneficio propio. Estamos hipotecando la naturaleza en beneficio de cuatro aprovechados.

  7. Mae dice:

    Muy buen artículo chicos, como siempre.

    Y por si os interesa: http://biologia-en-red.blogspot.com.es/2013/09/mundo-blogger.html

  8. cesar dice:

    En teoria hay unas limitaciones de uso tras incendio para cazadores, y para ganaderos creo que tambien porque salio una noticia diciendo que habian multado a los que tenian el ganado suelto y entraba en esas zonas (si fuese verdad en el Suido arruinaban a mas de uno, si se supiese de quien es el ganado..)
    El problema es el lenguaje (limpiar/no productivo). Si tu tienes un souto de castaños no es productivo? para Ence supongo que no, si tienes una zona micorrizada no es productiva?, si tienes colmenas? si tienes un sendero interpretativo? repetid conmigo para XX no..
    Se quema porque no es productivo? cuanto eucaliptal se quema? pinar? robledal? bosque de galeria?.
    Si fuese tan blanco/negro como nos venden seria muy sencillo solucionarlo, lo unico blanco que veo yo es que incendios “naturales” no creo que superen el 10% siendo muy generoso.

  9. Germán dice:

    Saludos. No estoy muy de acuerdo con éstas opiniones. Por supuesto que el sotobosque es un ecosistema valioso, imprescindible. Pero de ahí a decir que no hay que intervenir, que debe dejarse aumentar practicamente sin control ninguno…creo es un error. El abandono de la ganaderia extensiva y el despoblamiento rural ha llevado a un aumento inmenso del crecimiento de todo tipo de vegetación arbustiva, eso es un hecho. Y sí es cierto que cualquier fuego (por rayos, causas naturales o intencionados o del tipo que sean, llevará a un aumento enorme de la dimensión del incendio. Me parece innegable. Por ello, como siempre, la cuestión es encontrar la justa medida. ¿Vaciar de sotobosque cada hectarea de monte? Obviamente que no. ¿No intervenir y por miedo a intereses económicos (que no dudo que los hay, y de todo tipo), dejar una masa de sotomonte creciendo sin control? Tampoco. Al margen, las zonas “limpias” (valga la expresión) son también imprescindibles para un gran número de especies, tanto animales como vegetales.

  10. Mae dice:

    Los incendios causados por causas naturales (rayos) son ínfimos. La mayoría de incendios en Galicia son provocados. Habrá zonas explotadas donde se limpie el monte por interés, y eso está bien. Pero eso no implica que otras zonas donde no hay silvicultura, sea peligroso dejar el monte crecer libre. Así que al final el verdadero problema es cómo luchar para evitar que la gente provoque incendios.

  11. Manuel Forcada dice:

    Estoy de acuerdo con lo dicho por Xurxo y totalmente en la línea de lo que dice Germán. Creo que hay que buscar el equilibrio, las energías renovables son necesarias, o ¿…queremos todo energía núclear…?
    La naturaleza hay que cuidarla, pero ni todo a monte ni todo asfaltado, a mi me gusta la diversidad y en ella está la riqueza, el tema es hacerlo todo con sostenibilidad y los extremos no son buenos.
    El fuego fue uno de los mejores inventos del hombre….bien empleado hace mucho bien, crea sostenibilidad, riqueza y placeres (o acaso es mejor comer carne cruda que un buen churrasco).
    El bosque bien cuidado da riqueza…ciertos parajes con su vegetación necesitan de limpiezas, quemas controladas y cuidados especiales.
    El mundo funciona gracias a la diversidad y las cosas no pueden ser todo negras, ni todo blancas, en la combinación de tres colores tenemos miles de gamas de colores, los cuales son el regocijo de nuestros sentidos, en especial de la vista.
    Hasta en el desierto que es precioso, da gusto ver de vez en cuando un oasis….
    SALUDOS

  12. La maté porque era mía dice:

    Los incendios de monte bajo que hace la Xunta de Galicia, llamados eufemísticamente quemas controladas, para nada benefician al medio ambiente, aparte de constituir un gravísimo caso de maltrato animal ya que quema viva a muchísima fauna.

    ¿Quiénes están interesados en hacerlas? Básicamente ganaderos para crear pastos para el ganado y cazadores para destruir los matorrales espesos donde se resguardan muchos animales y que estos se desplacen a otros lugares más accesibles para así poder cazarlos con más facilidad.

    Así que no confundamos, estas quemas controladas solo benefician a determinados intereses privados pero a la naturaleza no la benefician en lo más mínimo.

  13. Jorge dice:

    He leído el artículo y me ha parecido interesante. Es cierto que el sotobosque es un ecosistema por sí mismo y hay que protegerlo. Pero el problema de los incendios forestales, sean de masa arbórea desarrollada o sotobosque sigue ahí. Y es que la única, la verdadera causa de los incendios forestales es el abandono. El abandono a cualquier actividad económica, el abandono de los habitantes colindantes, de las autoridades, de la cultura y de la memoria. Hay un pensamiento erróneo en la cultura natural de España y es que los bosques son “naturales”. Son su mayoría obra humana, de generaciones de silvicultores que han hecho uso del bosque fuente de recursos. Son muy pocos los ejemplos de bosques indígenas españoles, y la gran mayoría de los bosques son fruto de siglos de explotación forestal (madera, caza, recolección, etc). Por ello una vez abandonados están a merced de las llamas. Una de las mayores extensiones forestales de España es la Tierra de Pinares, o Montes de Urbión, entre Burgos, Soria y Rioja. Desde Alfonso X El Sabio sus habitantes tienen “derecho de pino” y gran parte de su economía gira entorno a la explotación forestal. ¿Y que ocurre? Que esta zona es la de menor número de incendios forestales de la península. Pienso que el problema de los incendios no es el sotobosque, ni los árboles, es el abandono.
    A los interesados recomiendo la serie de documentales “El bosque protector” de la UPM y su Escuela de Montes.
    Adjunto 2 enlaces:
    El bosque protector. Incendios forestales: quemar el futuro
    http://www.youtube.com/watch?v=wIRwhJgfBlA
    El bosque protector. Tierra de pinares: un mar de pinos
    http://www.youtube.com/watch?v=eQWGDQr_Mdo

    Un cordial saludo

  14. Jorge dice:

    P.D.

    He encontrado un resumen de los Montes de Urbión, de cómo sus gentes viven del bosque y cómo lo protegen.
    http://www.youtube.com/watch?v=XtMxBwxxPvQ

  15. Manuel dice:

    Estimado Jorge,

    Esa teoría de que los montes aprovechados forestalmente no arden o lo hacen menos, simplemente no es cierta. La Sierra del Barbanza es una zona con un intenso aprovechamiento, tanto ganadero como forestal, lo que no ha impedido que este año 2013, como también sucedió en 2006 y otros muchos años anteriores, fuese pasto de las llamas por los cuatro costados. Entre agosto y septiembre de 2013 ardieron en la Sierra del Barbanza (provincia de A Coruña) muchísimos montes repoblados, desbrozados e incluso cercados con cierres perimetrales. En este enlace puedes la noticia de uno de los muchos montes que ardieron en el Barbanza que estaban dedicados a la explotación forestal o ganadera y como este hubo muchos otros: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2013/09/12/controlado-incendio-afecto-monte-barona/00031378984581659801866.htm

    Otro ejemplo. El segundo mayor incendio de este año 2013 en Galicia, el de Oia (Pontevedra), arrasó unas 2.000 hectáreas de terreno, muchas de ellas dedicadas a la explotación forestal, totalmente desbrozadas como así reconoció la Consellería de Medio Rural, tanto que, incluso los propietarios de los montes quemados afirmaron que “estaban tan limpios que solo les faltaba barrer el suelo”. Y ardieron como una antorcha. http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2013/09/08/apagar-incendio-oia-costo-medio-millon-euros/0003_201309G8P5993.htm

    Así que permíteme que te diga que en problema de los incendios no es el “abandono”. De hecho todavía no se ha visto al primer lobo o jabalí con el mechero prendiendo el monte. Los montes arden, en su mayoría, porque hay gente que les prende fuego. Y en un día de norte, que es cuando los mecheros salen a relucir, no hay quien pare el fuego. ¿Y porque le prenden fuego al monte? Por que el fuego es un negocio o una perspectiva de negocio para mucha gente y porque hay total impunidad.

    También permíteme decirte que hay zonas, como pasa con el Monte Pindo y muchas otras, en los que no hay apenas árboles ni ganado, y no por ello dejan de tener un altísimo valor ecológico. Muchísimo más cualquier plantación de pino o eucalipto.

    Un saludo.

  16. fernando dice:

    Tengo a mi cargo unas hectareas de terreno en un acantilado frente al cantabrico.El matorral que alli tenemos no es sotobosque, son capas sobre capas de maleza muerta por encima de la cual crece aun màs matorrales. Por debajo es una zona negra, muerta, intransitable para ningun animal excepto serpientes. Limpiar esos matorrales abandonados por siglos, hace que se revitalice la zona y vuelvan los animales. Una cosa es sotobosque que hay que reconocer como parte viva de la naturaleza, y otra cosa es la densa capa de matorral hacinado que crece por encima del matorral muerto. Limpiar ese matorral, al menos en mi acantilado, lo agradecen todos los seres que alli habitan, aguilas, martas, buhos, pajaros, y hasta los topos y ratones. El matorral abandonado es un infierno sin vida, una buena limpieza con maquina hace que alli rebrote de nuevo todo tipo de especies.


2 Trackbacks/Pingbacks

  1. Monte Pindo, el fuego no quemó la esperanza | Los Bloggers de Axena 17 09 13
  2. ¿”Limpiar” el monte para evitar que se queme?: un contrasentido 25 09 13

Deja tu comentario