Meterse en la boca del guepardo…

3
99

Asombrosamente, el fotográfo Michel Denis-Huot tomó estas fotografías en el Masai Mara. Un joven antílope se acercó a tres jóvenes guepardos machos… y no se lo comieron!

guepardo_lamiendo_antílope

Guepardo lamiendo cariñosamente al joven antílope.

antílope_acariciando_guepardo

Y antílope buscando el cariño del guepardo.

Estos tres hermanos guepardo no parecían tener mucha hambre. Al parecer, los guepardos cazan al amanecer y al atardecer, tras el titánico esfuerzo que realizan para la caza, el resto del día lo pasan holgazaneando y descansando… sobre todo si han comido. Ésta parece ser la explicación según comentan.

guepardos_jugando_con_antílope

Como diría Piolín.. ay! qué lingo gat.. antilopito!

Pero finalmente a los guepardos se les debió agotar la paciencia, o se les acabó la broma, y ya uno intentó morder en el cuello al antílope con la fortuna de que éste decidió ya no tentar más a la suerte y poner tierra de por medio, o así lo asegura el fotográfo que presenció la escena.

antílope_y_guepardo_corriendo

La noticia al completo la podéis ver aquí.

Muchas gracias Gonzalo por el chivatazo!

Compartir
Artículo anteriorAcuicultura I
Artículo siguienteFototrampeo en el Suído
Desde pequeño siempre fui aficionado a la naturaleza, pasando mis tardes metiendome por donde pudiera en medio del monte y la playa. Así que mi afición traté de hacerla en serio y acabé la carrera de Biología en el año 2003. En la actualidad, estoy realizando la tesis doctoral en el lab. de Biotecnología Vegetal de la Universidad de Vigo. Desde hace tres años presido AXENA, mi trabajo en la asociación está centrado en la coordinación de las diferentes disciplinas que conforman nuestros proyectos, su gestión y claro está, en el área de naturaleza.

3 Comentarios

  1. Muy curiosas las fotos pero… creo que la del lameton era para ver a que sabia… jejeje

  2. Yo creo que estaban probando un disfraz de antílope…por aquello de las misiones de infiltración y tal XDD.
    Quizás ya tenían el estómago lleno (qué pereza oyes); quizás eran demasiado jóvenes y aún no saben del hambre que podrán llegar a pasar o quizás estaban jugando cruelmente con la futura víctima (la tercera foto es genial). Pero ¿en un futuro estos felinos recordarán a este antílope y serán clementes? (ya te digo yo que no XD).
    Estas fotos son de echar quiniela; cosas así no se ven siempre (como aquella del oso polar y los Huskies).
    Y hablando de este tipo de fotos y encuentros emotivos, me acaba de venir a la mente el vídeo ese del león que se reencuentra años después con sus cuidadores cuando no era más que un cachorrillo..
    La naturaleza, lo que tiene de cruel (en ocasiones) lo tiene de increíble (siempre).

  3. Este lo que pasa es que era huerfano, y nadie le explico que los de lunares fueron los que se comieron a su familia. Pero al final, por el spring que hecha, creo que ya sospecha algo. jaja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here