Cova do Chacal, una nueva cueva granítica en la ría de Muros-Noia

0
799

Muchos ya conocéis nuestra pasión por las cuevas, en concreto, con las cuevas graníticas que son las que se pueden encontrar en la costa gallega. En comparación con las típicas cuevas calcáreas (que se forman por el efecto del agua en la roca calcárea que disuelve el carbonato cálcico), Galicia occidental es de naturaleza granítica, y los componentes del granito no se disuelven en agua. Sin embargo, no por ello no existen cuevas.

El grupo de espeleología CETRA, hace muchos años que nos pica con que encontremos una cueva de importancia granítica en el Barbanza. Todas las otras penínsulas de las Rías Baixas tienen alguna cueva de este tipo y con cierta entidad. Pero en el Barbanza desde hace años se nos resiste.

Vista general de A Cova do Chacal
Una de las múltiples entradas del caos de bloques graníticos.
Explorando una de las entradas que permiten el acceso al río subterráneo.

Aún así, unos compañeros del grupo, le han echado unas cuantas horas de pateada por el monte, revisando el terreno por Google Earth y acaban de encontrar una cueva granítica no catalogada cerca! En el lado norte de la Ría de Muros-Noia (no publicamos su ubicación para proteger su conservación). De nuevo un caos de enormes bloques graníticos colapsados en el fondo de un pequeño valle con gran pendiente. En esas zonas donde es imposible cultivar el eucalipto, aún quedan especies de árboles autóctonos que genera un paisaje espectacular. Un pequeño riachuelo se cuela entre las piedras, generando un par de cascadas de menos de 4 m de altura dentro de la cueva. En el interior, diferentes cámaras muestran formaciones muy interesantes, como coladas de pigotita (mineral orgánico que se forma sobre el granito al descomponerse la materia orgánica del bosque), o incluso ópalo biogénico (excreciones de una bacteria que degrada incluso el silicio del propio granito) nos dan la bienvenida a este inframundo.

Parte del río subterráneo que atraviesa la cueva.
Colada de pigotita, los ácidos húmicos que provienen de la degradación del humus del bosque superior acaban formando estas bonitas estructuras que recubren el granito.
Colada de pigotita al contraluz.
Opalo biogénico
Detalle del ópalo biogénico.
Cascada subterránea de unos 4 m de altura.

Esperamos que disfrutéis con las fotos, y seguro que aún quedan muchas cuevas por descubrir.

Compartir
Artículo anteriorObjetivo 11.000m Cueva Rei Cintolo
Desde pequeño siempre fui aficionado a la naturaleza, pasando mis tardes metiendome por donde pudiera en medio del monte y la playa. Así que mi afición traté de hacerla en serio y acabé la carrera de Biología en el año 2003. En la actualidad, estoy realizando la tesis doctoral en el lab. de Biotecnología Vegetal de la Universidad de Vigo. Desde hace tres años presido AXENA, mi trabajo en la asociación está centrado en la coordinación de las diferentes disciplinas que conforman nuestros proyectos, su gestión y claro está, en el área de naturaleza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here