Bugallos, carrabouxos, cocas, bullacas, carragouchos, mazacucas…

10
366

Todos los que caminamos por el monte conocemos estas estructuras que se ven muy a menudo aquí en Galicia en los robles, pero creo que poca gente conoce exactamente qué son y sobre todo cómo se forman. Técnicamente las mazacucas (las voy a llamar así, pues es como las conozco yo) son cecidias o agallas vegetales;  que son estructuras que podemos encontrar en múltiples especies vegetales con variadísimas formas.

mazacuca

Las agallas son estructuras anormales que se originan a partir de tejidos vegetales por la inducción de algún tipo de parásito. Estos parásitos pueden ser virus o bacterias, pero la mayoría de las agallas están producidas por ácaros e insectos. La gran diferencia entre las agallas y otro tipo de crecimientos anormales de las plantas (como los tumores) es que se desarrollan según unos patrones establecidos, siendo en algunos casos estructuras bastante complejas. Un ejemplo de estas estructuras complejas son las mazacucas, que como podemos observar poseen una cubierta diferenciada de su interior, y hasta en algunos casos coronas de espinas en dicha cubierta.

agalla-1

¿Pero cómo se producen y para qué sirven? Las agallas son una habitación de lujo para el parásito. Le proporciona protección frente al exterior y un interior rico en alimento. Los parásitos asociados a cada tipo de planta son muy específicos, y provocan agallas muy diferentes. Esta es una relación compleja con la planta del tipo de las simbiosis. La razón de que la planta gaste recursos  en una especie que no ha sido invitada parece ser una inducción por parte del parásito. Es decir, que el parásito utiliza el tejido vegetal para inocularle genes que hacen que se desarrolle la estructura compleja que son las agallas. Los mecanismos de cómo se produce esto no son aún muy conocidos. Otras teorías dicen que la planta acomoda a su huésped como mal menor para que no invada otras zonas, aunque está menos aceptado.

agalla2

En el caso de las mazacucas, las producen insectos véspidos que depositan sus huevos debajo de la cáscara de los nuevos brotes. Como se puede observar en el monte, presentan mientras se forman un aspecto verdoso (y son muy pegajosas) para acabar siendo posteriormente estructuras leñosas.

Compartir
Artículo anteriorHomo… ¿sapiens?
Artículo siguienteAxena en el Encuentro de Asociaciones Galicia – Norte de Portugal
Soy biólogo y realizo estudios de doctorado en el Cuvi en el área de Biología Celular y Molecular. Mi afición por la naturaleza me viene desde pequeño, cuando criaba en casa bichos como renacuajos y hormigas para gran regocijo de mi madre... Mi posición dentro de Axena se podría definir como "El último mono". Intento asistir a todas las actividades que puedo, buceando, metiéndome en cuevas o recorriendo monte. Al blog intento aportar aquello que me interesa, escribiendo sobre temas que me llaman la atención y creo que pueden interesar a la gente, siendo de esta manera el primero en aprender algo. También intento mostrar el mundo de lo microscópico en las serie Micronaturaleza, aprovechando los medios de los que dispongo y la paciencia de mis jefes...

10 Comentarios

  1. Buen post!. No tenía mu claro yo el asunto de esas “bolas” XD.
    Un apunte, aun pudiendo equivocarme (otra vez XD): ¿no se les llama también Gaias?. Es que recuerdo que me explicaron esto mismo hace tiempo, y les llamábamos así (por lo menos, en tierras castillo-leonesas les llaman así).
    Y otra pregunta, quizás un poco estúpida: ¿estos bugallos, carrabouxos… son lo mismo que los famosos “peidos de lobo”?.

  2. Hola Boni!
    La verdad es que además de todos los nombres que puse aquí en Galicia se les llama de un montón de maneras más. lo que pasa es que me quedaría un título kilométrico… :). En el resto de españa se les llama agallas, gállaras, gallarones… aunque supongo que al igual que aquí según la zona se les llamará de una manera.
    Los peidos de lobo que yo sepa son unos hongos con forma de pelotilla blanca que se van secando con el tiempo (el exterior adquiere un aspecto acartonado) hasta que llegado un momento al pisarlos emiten un humillo verde (supongo que de ahí el nombre…). Pero estoy hablando de mis propios conocimientos, así que no te fíes demasiado…

  3. Por aclarar el tema de los “peidos de lobo”, no, no es lo mismo (como dice la canción). Estos son hongos: Lycoperdon perlatum. Más información en la (enorme) página de la Asociación Micológica Errotari.

  4. Ok!Mil gracias por paliar mi ignorancia XDD.
    No sabía que fueran hongos. Curioso. Andaré con cuidado de no pisarlos.

  5. No hay que olvidar que estas agallas nos servia de pequeños, por lo menos a mi, para andar a “xogar” con ellas. O simplemente para lanzarlas al que tenias mas proximo, jajaja

  6. hola!!
    quisiera saber donde conseguir las bolas de carrabouxos. por favor respondanme a este mensaja,los carrabouxos me traen suerte gracias

  7. Hola Mari Carmen!
    Pues la verdad es que yo creo que todos los robles tienen, unos más y otros menos pero fijándose un poco los encuentras seguro. Lo que sí que es verdad es que no se suelen encontrar en el suelo debajo de los robles y si quieres cogerlos tendrás que buscar una rama accesible o subir al árbol.
    Muchas gracias por el comentario, saludos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here