Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

Balance de blancos

Cualquier cámara digital, aunque a veces no seamos conscientes de ello, hace automáticamente balance de blancos. ¿Y esto que es? Simplemente que en cada situación la cámara “sabe” cuál es el blanco para la temperatura de color que hay, de forma que ella, automáticamente, calcula el resto de los colores en base a ese dato.
La temperatura de color
Evidentemente no es lo mismo fotografiar en un día nublado que en un atardecer despejado. Ni por la noche ni en el interior de una fiesta, ni en el monte cuando no pasa mas que un rayo de luz entre las hojas, ni en una cueva, ni con un ave a contraluz.
Si comparamos esas fotos veremos diferencias.
Esa diferencia es la temperatura de color. Pero si uno tiene una cámara con elementos básicos, o que uno no sabe que tiene modos de balancear, es probable que estemos tomando todas las fotografías de manera incorrecta o permitiendo que la cámara interprete todas las temperaturas de color como si fueran una sola.
La temperatura de color es el método usado para cuantificar el color de la luz.
Se expresa en Kelvins (K), que no en “grados Kelvin”. Por ejemplo, la luz del día tiene alrededor de 6.500 Kelvins (6.500K).
La luz cálida tiene una temperatura de color baja, este es el caso del atardecer, que tiene alrededor de unos 4.000K. La luz fría tiene una temperatura de color más alta. Las noches con luz azulada tienen alrededor de 7.500K.
Por tanto, cuanto más cálida sea la luz (amarillo-rojo) más baja será la temperatura de color y cuanto más fría (azul), más alta la temperatura de color.
Nuestro cerebro no recibe la información de luz que envía el ojo de manera pasiva, sino que la interpreta. De hecho, lo que los humanos percibimos, es una señal que nuestro cerebro ya ha interpretado por lo que, en ocasiones, no se corresponde exactamente con lo visto directamente por el ojo, es decir, la realidad.

¿Cuando sales de un edificio a la calle al atardecer notas alguna diferencia de luz? El cerebro, simplemente se adapta a lo que ve sin que apenas lo percibamos, tratando de conseguir la constancia. Pero para una cámara esto no es tan fácil y, por tanto, el fotógrafo que está detrás de ella tiene que saber qué hacer. Es decir utilizar el balance de blancos.


Cuándo hacer balance de blancos

A lo largo del día la temperatura de la luz cambia muchas veces, aunque el cielo esté despejado. Cada vez que detectemos un cambio de luz, si trabajamos en modo manual de balance de blancos, y queremos que los objetos aparezcan con sus colores reales deberemos hacerlo.


Balance de blancos automático y presets

Como mencionábamos antes, todas las cámaras digitales hacen balance de blancos automático. Algunas de ellas tienen unos presets que se adecúan “a las diferentes situaciones de luz tipo”.

El uso del balance de blancos en automático es adecuado cuando la aplicación de las fotos no requiere una exactitud total del color, cuando en la escena fotografiada no hay una dominante de color muy evidente y cuando se quiera “ajustar” la temperatura de color a la de la luz existente.

Vamos a comentarlas todas, de menor a mayor temperatura de color.

1- Tungsteno o Incandescente: El balance de blancos se ajusta asumiendo que se encuentra en un espacio iluminado por luz incandescente (bombillas).
2- Fluorescente: Para usar con lámparas de vapor de sodio, fluorescentes blancos o con lámparas de vapor de mercurio.
3- Luz Día: Para los objetos iluminados con la luz del sol directamente.
4- Flash: Se utiliza cuando disparamos con flash. Ya sea el integrado o uno externo.
5-Nuboso: Perfecto para emplearlo con luz de día y cielo nublado.
6-Sombra: Se usa con luz de día y sujetos en sombra.

Como es natural, estos presets funcionarán perfectamente cuando disparemos en las condiciones de luz para las que han sido creados. Pero podemos usarlos para disparar en otras condiciones, obteniendo resultados que pueden resultar interesantes. Aqui un ejemplo práctico

-En el caso de las compactas, muchas veces estos presets aparecen representados con símbolos, lunas, velas, fuegos artificiales, una casita con sombra o un sol. Es mas o menos lo mismo.

Balance de blancos Manual (Manual WB)

El balance de blancos manual es adecuado cuando se necesita la máxima fidelidad al color o cuando queremos que los colores de la escena aparezcan como si estuviesen bajo una luz neutral.
Pero resulta bastante engorroso, al menos para mí que soy aprendiz aun significa andar con la tablita de kelvin a ver qué grados tiene un bosque a tal hora o a tal luz, pero si uno adecúa su cabeza y educa el ojo (lo voy logrando) los resultados son espectaculares.
El formato RAW y el balance de blancos
Entre muchas otras, una de las mayores ventajas de disparar en RAW es la posibilidad de reajustar la temperatura de color de la fotografía después de haberla realizado.
Todos los procesadores de RAW poseen la capacidad para alterar la temperatura de color. Asimismo permite ajustarla a los presets típicos de la cámara, de los que ya hemos hablado.
En cualquier caso, una buena razón para disparar en RAW.

Pero ¿Y si preferimos mostrar una escena con determinado balance de blancos, que no es el real, para expresar un sentimiento? ¿La visión subjetiva de una escena? Sí, también podemos hacer un uso creativo del balance de blancos, como hemos dicho varias veces las reglas hay que conocerlas para sacar mayor partido a nuestra cámara ya sea para usarlas de manera correcta o para romperlas y contar por otros canales

Estas fotografías de Notre Dame, han sido tomadas con variación de balance de blancos con apenas un minuto de diferencia, está exagerada la medición para que se vea la diferencia, habrá quien le guste la medición mas fría ya a quien la mas cálida, para gustos… y siento que esta vez las fotos nos sean de naturaleza, pero Paris me ha atrapado toda la semana en sus calles. Hasta el lunes.

Datos del post

Fecha
diciembre 8th, 2008

Autor
sole

Deja tu comentario