Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

Alimentación eléctrica en campo (II)

No hace mucho tiempo, contábamos qué hacemos en Axena. Una de las actividades “típicas” en la campaña actual de estudio de carnívoros. Lo que implica grabación nocturna de imágenes. Esto nos obliga a tener el sistema funcionando toda la noche, y las noches son largas.

En estas circunstancias, el almacenamiento de energía es una pesadilla. Para nosotros, es “la” pesadilla. Desde los walkie-talkies hasta el “Bicho”, todo consume energía.

Como comentábamos en la primera parte de este artículo, en general, cuanta más capacidad más peso. Y aún por encima, esta norma, además de incómoda, deja de ser útil en el momento en que las baterías van incluidas en los aparatos. En estos casos la autonomía de los aparatos ya ha sido decidida por el fabricante.

Como ejemplo, un repaso a las opciones de grabación de vídeo que hemos usado.

El sistema más básico de grabación que podemos utilizar se compone de una única pieza: una cámara, digamos, por ejemplo, una miniDV doméstica. ¿Duración de la batería? Con suerte, 1 hora. La nuestra no llega a tanto. (Pero la nuestra no se la recomendamos a nadie…)

El siguiente sistema de grabación, para situaciones un poco más interesantes, es de dos piezas: una microcámara y un dispositivo de grabación. El dispositivo de grabación puede ser desde un PVR a un portátil, pasando por todo lo que se os ocurra. (Incluso lo intentamos con un vídeo VHS… No resultó bien. Ahora estamos evaluando el usar un mini-PC.)

Batería del PVR: 40 minutos. Batería del portátil (codificando vídeo): 2-3 horas. Batería de la microcámara: vaya, las microcámaras no llevan batería. La energía para la microcámara se le suministra externamente. Desde algo tan sencillo como una pila de 9V (sí, de esas que si las tocas con la lengua “hacen cosquillas”) hasta baterías de coche. Dependiendo de la microcámara, una pila de 9V puede dar para una sesión completa o quedar sin energía en un par de horas.

El lector crítico se dará cuenta de que la tensión de una batería de coche es de 12V y esa no es la misma tensión que la de la pila de 9V. Afortunadamente, para todo hay solución. La más sencilla es comprar una microcámara que funcione a la tensión correcta. La no tan sencilla es comprar/fabricar un conversor de tensión. Y la más habitual es ignorar el problema, conectarlas de todos modos y “a ver qué pasa”.

Que nadie se crea que es una tontería. Esta táctica funciona mucho más a menudo de lo que debiera. Quizás sea por eso que luego lo que debería funcionar, a menudo no lo hace…

Datos del post

Fecha
agosto 1st, 2008

Autor
iago

Deja tu comentario