Memoria actividad infantil II: “El cerro de las mariposas”

0
36

Amaneció  el Domingo, y tras una breve charla y explicación de cómo iba a transcurrir la jornada, iniciamos la excursión. La blanquita (Pieris rapae) comenzó dándonos la bienvenida, en número de cuatro o cinco. Los niños sugestionados los días previos se asombraban del peculiar vuelo de la más común de nuestras mariposas, pero sólo era el principio de una mañana imborrable y maravillosa, sin demora ni espera, una explosión progresiva de licénidos (Callorhys rubi y Glaucopsyche melanops) inundaban la imaginación de cada uno de esos jovencitos y jovencitas, su cercanía, su confianza o su inocencia hacían las delicias de nuestros improvisados fotógrafos.

Cerro de las Mariposas
    Magnífico mural compartido por padres y niños en el afán de descubrir a estos voladores insectos.

                                                                                                                           

Todo transcurría con una ligera brisa del oeste y una temperatura ambiental de más de 20 grados, así interactuaban padres, niños y criaturas mágicas, con respeto y admiración. Por el bien que la naturaleza ha puesto a nuestro alcance, por el bien de todos y por el futuro que debemos de construir con todo el sacrificio y esfuerzo con el que podamos contribuir. Es por eso, que debemos de enseñar y educar, para que conozcan y desarrollen las virtudes que esconde cada uno de estos niños en presencia de nuestra grandiosa  naturaleza.

Cerro de las mariposas
Sin parar de ayudar, los progenitores continúan la senda trazada y unida  por lazos estrechos de sangre y amor.

                                                                                                                    

Un mural de mariposas coloreadas y recortadas por los menores de 7 años, breves charlas explicatorias a cerca del ciclo vital de estos insectos, láminas a rellenar con sus nombres y, hasta un pequeño examen de 5 preguntas, hicieron posible ahondar un poco más en las peculiaridades vitales de estos magníficos seres alados.

Tras las actividades didácticas y una comida campera y breve, reanudamos la marcha al encuentro de Papillio machaon y Vanessa atalanta, la reina y el almirante rojo, así llamados vulgarmente.

Cerro de las Mariposas
Algunas niñas y niños no aguantaron la tentación y, sin un guión establecido, decoraban con sus recortes de papel.

                                                                                                                      

Mis agradecimientos a Susana Molina y Jose  Maria Caballero, sin ellos no hubiera posible nada de esto, y tampoco puedo olvidarme de la enorme predisposición de todos los presentes para conseguir una mañana en perfecto equilibrio con el medio natural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here