Salamandras gigantes

2
57

Andrias japonicus es una salamandra que se sale de lo habitual por un “pequeño” detalle: Puede alcanzar los 1,5 metros de longitud. Este urodelo es endémico de Japón, pero en el continente podemos encontrar a un pariente todavía mayor: Andrias davidianus, la salamandra gigante china que puede llegar al metro ochenta de longitud.

Ambas especies son muy similares: Poseen una cabeza grande en la que se ven unos ojos muy poco desarrollados y una morfología corporal muy parecida. Dependen muy poco del sentido de la vista, y en cambio poseen sensores alineados a lo largo del cuerpo desde la cabeza hasta la cola que le permiten detectar vibraciones en el agua y de este modo capturar a sus presas: peces, insectos, ranas y crustáceos.

Son especies longevas, que pueden llegar a los ochenta años. En cautividad se han tenido ejemplares hasta los 52 años. Al contrario que las salamandras comunes no tienen hábitos terrestres y viven en el agua también en su fase adulta donde respiran sacando la cabeza fuera del agua. Necesitan aguas ricas en oxígeno.

Un dato curioso es que Andrias significa imagen del hombre, ya que en 1726 el físico sueco Johan Jakob Scheuchzer descubrió los restos de una Andrias japonicus que identificó como los restos de un hombre testigo del diluvio universal, creyendo que se trataban los restos de un hombre que se había hundido en este fenómenos bíblico. En 1812 Georges Cuvier (un naturalista francés) examinó los restos de nuevo y los identificó con los de una salamandra de grandes  proporciones a la que denominó Andrias scheuchzeri en honor a las creencias de Scheuchzer.

Ambas especies están amenazadas, aunque el caso de la salamandra china es peor debido a su uso en la medicina tradicional. A continuación os dejo un vídeo para que veáis una salamandra gigante en movimiento:

Compartir
Artículo anteriorRumbo a la Antártida (II)
Artículo siguienteQuadrotors constructores autónomos
Soy biólogo y realizo estudios de doctorado en el Cuvi en el área de Biología Celular y Molecular. Mi afición por la naturaleza me viene desde pequeño, cuando criaba en casa bichos como renacuajos y hormigas para gran regocijo de mi madre... Mi posición dentro de Axena se podría definir como "El último mono". Intento asistir a todas las actividades que puedo, buceando, metiéndome en cuevas o recorriendo monte. Al blog intento aportar aquello que me interesa, escribiendo sobre temas que me llaman la atención y creo que pueden interesar a la gente, siendo de esta manera el primero en aprender algo. También intento mostrar el mundo de lo microscópico en las serie Micronaturaleza, aprovechando los medios de los que dispongo y la paciencia de mis jefes...

2 Comentarios

  1. Cuando empezamos la serie de herpetología con el gallipato, ya nos parecia un “bicho grandote”, pero esto… en fín. Precioso animal.

  2. si me meto en el río y me encuentro de sorpresa con un bicho como este con su careto… me puede dar un infartoooo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here