Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

Manual de supervivencia: El cuerpo humano

En esta entrega, nos centraremos en un pequeño estudio, muy básico sobre uno de los elementos más importantes en nuestro encuentro con la naturaleza: nuestro propio cuerpo.

En lo que se refiere a este gran protagonista, hay que tener en cuenta una serie de factores: resistencia física inherente a cada individuo, capacidad de adaptación, resistencia a las temperaturas extremas, al hambre, sed…

He aquí una serie de “curiosidades” sobre “nuestra máquina” a tener en cuenta:
• Un ser humano normal no aguanta más de 3 minutos sin aire, si bien hay casos en que este lapso de tiempo es mayor, fruto de entrenamiento.
• No podemos estar más de 3 días sin beber agua (u otro fluido).
• Nuestro cuerpo aguanta hasta 3 semanas sin probar bocado. Durante este tiempo sufriremos desnutrición, anorexia y la caquexia (en este estadío el cuerpo humano se “come” los propios músculos para sobrevivir).
• La temperatura máxima que puede soportar el organismo, oscila entre los 45-50ºC, por encima el riesgo de colapso y deshidratación es muy elevado.
• La temperatura mínima ronda entre los 0-10ºC.
• El rango de temperatura interna debe encontrarse entre los 34-39ºC. Temperaturas por debajo de 32-31ºC se consideran hipotermias graves; y temperaturas por encima de los 41ºC (aunque puede llegar a soportar 45ºC) pueden provocar fiebres muy fuertes que, de prolongarse, pueden desembocar en daños cerebrales irreparables e incluso la muerte.

Viendo esto, os plantearéis las gripes y los baños en el mar en invierno de otra manera. Sacad vuestras propias conclusiones sobre la importancia de la ropa adecuada y ropa de recambio por si acaso.

Nadie mejor que uno mismo para conocer el límite de su propio cuerpo; algo fundamental para organizar cualquier travesía o aventura. Si por cualquier causa o razón, la “aventura” será superior a lo que tu cuerpo está habituado, mejor hazlo acompañado y en situaciones controladas con riesgos mínimos.

Así mismo, nada de heroicidades. Hay que tener mucho respeto a la montaña, mar o río. Más vale una retirada a tiempo para una nueva batalla que perecer en el intento.

Y ya que sale el tema de las batallas: el cuerpo humano adulto tiene alrededor de 5 litros de sangre (depende del sexo, el volumen, la talla, la estación en la que nos encontremos…); pero perder un 10% de ese volumen ya puede empezar a crear serios problemas (aunque también depende de si se trata de sangre venosa o arterial; pero ya lo trataremos en otro tema). Así que cuidado con las heridas.

Y si os lanzáis a correr o a sentir emociones intensas, tenéis que sabed diferenciar un subidón de adrenalina de una taquicardia. Las pulsaciones normales (un baremo para hombres y mujeres) oscilan entre los 70-90 por minuto. Normalmente, una persona joven puede llegar a alcanzar las 200 puls/min ; pero no se recomiendan superar el 75% de las mismas, es decir, las 150. Así que cuidado con las emociones fuertes, que igual nos quedamos en el sitio.

Datos del post

Fecha
febrero 5th, 2009

Autor
boni

5 comentarios a “Manual de supervivencia: El cuerpo humano”


  1. xurxo dice:

    la verdad es que ya me empieza a dar miedo salir al monte…

  2. iago dice:

    Lo de “3 días sin beber agua (u otro fluido)”, ¿a qué fluidos te refieres? Lo que importa es que tenga agua, ¿no? Léase, vale agua, leche, zumo, cerveza, vodka… No vale aceite de oliva, alcohol de 96º… ¿Me equivoco?

    Hay otro límite importante, el de tiempo sin dormir. Por lo visto, a partir del tercer o cuarto día de privación de sueño se empiezan a tener alucinaciones. Y eso sin que haya drogas involucradas.

    Por otra parte, me llama la atención lo de la pérdida de sangre. Un 10% de 5 litros es medio litro, ¿no? ¿Sabéis cuánta sangre se extrae en una donación de sangre? 450 ml. Al menos, eso dicen aquí: http://www.donarsangre.org/donacion_proceso.htm

  3. Boni dice:

    En lo que se refiere a los fluídos, mejor fluídos que hidraten. El alcohol deshidrata. Te echas unas risas y entras en calor, pero al final pasas más sed. También es porque, una forma de encontrar agua, es “beberla” de algunas raíces de determinados árboles, que forman como unos bulbos ricos en líquidos.
    Otra opción (creo que común en África, en esas interminables praderas) es beber el “agua” que escurre de las bostas de ñúes u otros animales.
    Eso si puede claro XD (aunque antes de morir de sed…..).

    Lo de sangre depende de la complexión de cada uno. Pensemos que, después de una donación, te dejan un rato reposando y te dan un bocata chorizo o cualquier cosa además de bebidas ricas en azúcar. En breve el cuerpo empezará a regenerar el volumen de sangre perdido.
    Si te despeñas por un terraplén y te abres una señora brecha la cosa es más bien distinta (pero no hay nada que un buen trozo de fixo no arregle).
    Además, luego están los superhombre (como Chuck Norris) que pueden perder esa cantidad de sangre y seguir “tan panchos”. Como dije, depende de mil factores, como el estado anímico, además de la complexión.

    En cualquier caso: prevenir antes que curar!

  4. mora07 dice:

    muy bueno la verdad q pienso q me van a servir de mucho por cierto q tipo de entrenamiento me recomendarías por q par el año estoy planeando ir a Colombia y bueno quiero en pesar a entrenarme para adentrarme en sus selvas

  5. Guillermo dice:

    En situaciones de ausencia de agua, se puede entre otras cosas beber la orina. Hay muchos relatos de situaciones extremas en las que se narra. Y es menos asqueroso que la bosta de ñu. Hay muchas frutas y tengo entendido que el pescado (pero no sé que variedades) conservan agua en su cuerpo, con lo que también se puede “ir tirando” un poco más.

    ah… ¿en qué país les dan un chorizo después de donar sangre? A mí me dan un trozo de chocolate! (No me mudaría por un chorizo… pero dieron ganas)



Deja tu comentario