Series televisivas de “supervivencia”: con licencia para matar animales

6
611

En los últimos años están proliferando programas televisivos denominados eufemísticamente “de supervivencia” en el que unos participantes, en solitario, en pareja, en grupo, e incluso desnudos, recorren bosques, selvas o desiertos y, con la excusa de que podrían morir de hambre o sed, matan a los animales que van encontrando a su paso. ¿Puede alegar que corre peligro de morir de inanición quien tiene a su lado, en todo momento, un cámara con una cantimplora a rebosar y los bolsillos llenos de barritas energéticas? Por supuesto que no, la muerte de estos animales simplemente es parte del espectáculo.

 

bear grylls comiendo ranaPor si alguien tenía dudas de como matar a una rana, Bear Grylls, protagonista de series como El último superviviente, y experto matarife, te enseña a hacerlo incluso a mordiscos. La muerte de animales convertida en espectáculo forma parte central de este programa.

 

Los sistemas que emplean para matar a los animales que tienen la mala suerte de cruzarse en su camino, o que el equipo técnico que les acompaña les va suministrando, son de lo más variado: a mordiscos, a golpes, con rústicas lanzas de madera…, incluso se ha llegado a hacer una hoguera dentro de una cueva, esperando en la entrada de la misma a que salieran los murciélagos asustados por el humo para matarlos a garrotazos y patadas (ver video). Cualquier método de muerte es válido para el espectáculo. En ocasiones también utilizan técnicas indiscriminadas como lazos corredizos “de fabricación casera” u otro tipo de trampas que pueden causar una larguísima agonía al animal. Estos actos son ilegales en territorio español, pero los canales de televisión, alguno de los cuales pretende dar una imagen de “buen rollito”, los emiten con total desparpajo, incluso en horario infantil.

 

bear grylls en una balsaBear Grylls, supuestamente en riesgo de muerte en una balsa a punto de zozobrar. El peligro de muerte por inanición de los participantes de estos programas de supervivencia, por el que justifican la muerte de animales, simplemente no existe.

 

Tampoco la fauna protegida, o en periodo de cría, está a salvo. Hace unos días, sin ir más lejos, Discovery Max emitía un capítulo rodado en Bolivia de la serie Aventura en Pelotas (Naked and Afraid), donde uno de los concursantes capturaba una cría de halcón murcielaguero (Falco rufigularis), lo estrangulaba y se lo comía asado. Esto provocó las quejas de asociaciones zoológicas y botánicas de varios países que señalaban a las televisiones que producen y emiten estos programas que, “la profanación de los hábitats y de los recursos naturales protegidos internacionalmente, con propósitos de entretenimiento, es abominable. Solicitamos la prohibición inmediata de los programas en los cuales la fauna amenazada sea capturada para fines de “subsistencia” de los participantes”.

 

Aventura en pelotas - Halcon murcielagueroNi la fauna protegida ni las crías están a salvo. En la foto de la izquierda participante de la serie Aventura en pelotas (Naked and afraid) estrangulando a una cría de halcón murcielaguero mientras sigue hablando a la cámara. En la foto de la derecha el halcón ya asado. Diversas asociaciones defensoras del medio ambiente han denunciando la matanza de animales por mero espectáculo televisivo.

No parece lógico que las cadenas de televisión, aprovechando el vacío legal que existe al respecto, sigan emitiendo programas grabados en otros países en el que se cometen violaciones en materia ambiental o de protección de los animales que en España serían constitutivos de infracción administrativa o incluso delito. Estas acciones no pueden justificarse ni en supuestos fines educativos ya que la ejecución de animales, aparte de morbo, no aporta ningún otro valor,  ni de supervivencia porque la posibilidad de muerte por inanición de sus voluntarios protagonistas no existe. Son meros circos donde la crueldad con los animales forma parte del espectáculo.

 

6 Comentarios

  1. Me sorprende lo que nos cuentas, yo realmente no sigo este tipo de programas, es más, creo que no he visto ninguno, pero me parece abominable que se favorezca todo este tipo de actos de violencia al fin y al cabo, y como tu dices, sin necesidad ni justificación. Así que creo que voy a seguir sin verlos.

  2. Daniel, ciertamente considero que este tipo de programas deberían estar encuadrados en la categoría de “telebasura”.

    María José, no te pierdes nada por no ver programas que utilizan la muerte y el sufrimiento injustificado de animales como instrumento para conseguir audiencia.

  3. Lo que estamos haciendo con los animales es tan cruel que, en mi opinión, no hay nada que se le equipare en estos momentos. En mi opinión, es la injusticia más grande de nuestra época. Cuando hago una afirmación de este tipo, enseguida se genera un montón de preguntas en forma de reproche: pero ¿y los niños que se mueren de hambre? ¿y la violencia de género? ¿y los niños esclavos de Nike? … Claro que me preocupan mucho todas estas causas. Pero no puedo dedicarme a todo. Cuando me replican así, siempre pregunto: “¿estás haciendo algo por esas injusticias?” y entonces intentan salir por “peteneras”. Parece que no podemos hacer nada por los animales mientras haya injusticias con las personas. Vivimos en una sociedad muy hipócrita, que se intenta justificar a sí misma criticando o intentando evitar que los demás hagan algo que ellos no están dispuestos a hacer, porque es demasiado cómodo “mirar hacia otro lado”. Nos tocó vivir una época en la que no hay Principios ni Ética y nuestra sociedad es el reflejo de esto.
    Los que ayudamos a los animales no humanos lo hacemos porque son los más desfavorecidos e indefensos, y podemos hacer con ellos prácticamente lo que nos plazca. Por eso casi siempre acabamos destrozados por la impotencia de no poder hacer nada, ante abusos como el que nos cuenta Manuel. Eso de los derechos de los animales es una gran mentira, porque en realidad los animales no tienen derecho a nada, ni siquiera a la vida.
    Muy bueno el artículo, Manuel. Mis felicitaciones

  4. Estimado José Carlos, esto que cuentas me recuerda una conversación, hace años, con un amigo, que se indignaba al ver que la gente gastaba dinero en el veterinario o en la comida para su perro mientras había gente que se moría de hambre. Lo que no parecía indignar a este chico eran los 30 o 40 euros que se llevaba gastados en cubatas de whisky o los 50 o 60 euros que pagaba cada vez que iba a ver el fútbol.

    También coincido contigo en que los animales, en este país, están totalmente desprotegidos. Por ello es impagable el trabajo que hacen en defensa de “los que no tienen voz” asociaciones como la que presides, Vox Anima.

    Por si alguien no la conoce, permite que ponga un enlace a vuestro blog: http://redencionanimal.com/

  5. Totalmente de acuerdo con el texto…Por cierto yo vi lo del halcón y me quedé con la boca abierta.Ese halcón no sé como lo habría cogido,del nido lo dudo, si es que está totalmente emplumado!…Que yo sepa están todos protegidos menos el toro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here