La leyenda de los “Choita” (Chotacabras pardo, I)

4
126

Pronto Axena desvelará la vida y costumbres del chotacabras pardo (Caprimulgus ruficollis ) en su próxima webserie ibérica, pero hasta entonces y con este post, se pretende contrarrestar antiguas leyendas y representaciones que en nuestra humilde opinión no caracterizan en absoluto ninguna de las cualidades que  ha convertido al chotacabras pardo en una especie singular y diferente.

En la huerta de Murcia, la gran mayoría de personas asocia al chotacabras con un mal augurio, seguramente por sus hábitos crepusculares y su cuerpo extraño, en comparación con los patrones establecidos de belleza dentro de las aves. Otro caso nefasto, es la representación del pintor holandés “El Bosco” en su pintura “El jardín de las Delicias”, no sé en qué estaría pensando… ya que parece que en sus delirios eligió una cabeza de chotacabras para representar el demonio que devora a los seres humanos.

Pues bien, el chotacabras es algo más además de los mitos y leyendas sobre su persona en este ancho mundo. Un mundo antiguo ya, cuando el jefe indio Seattle de la tribu Suwamish expresó a través de una carta al presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce su respuesta a la oferta de compra de las tierras de sus antepasados. Un fragmento extraído de la famosa carta expresaba: ¿Y qué vivir, si el hombre no puede oír el adorable lamento del chotacabras o el argumento de las ranas alrededor de una charca en la noche?

Fotografía mostrando patrones de camuflaje similares en adulto y un pollo de 48 horas de vida.

A día de hoy, no sé de la existencia de ningún escrito sobre el chotacabras y las tribus indias. Pero, aprovecharé mis conocimientos sobre la cultura y tradiciones de estos pueblos para completar con mi imaginación el relato titulado “La leyenda de los Choita” dejando así en evidencia la oscura sombra proyectada sobre esta ave tan extraordinaria como mística.

Quizás su desproporcionada boca fué lo que le causó tanto asombro al pintor El Bosco como para plasmarlo como la representación demoniaca del devorador de hombres.

Continuará…

4 Comentarios

  1. Es que las primeras veces que ves como de un pequeño pico se abre semejante boca, da un buen susto.

  2. la verdad es que cuando tienes la boca abierta delante de ti impresiona, si la boca del chotacabras es gigantesca en comparación con su diminuto pico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here