A la hora de componer

0
164

En el post anterior hablamos de reglas que son solo eso, sencillas reglas geométricas que, cuando uno está aprendiendo las tiene que tener en cuenta, pero a medida que se adquiere experiencia, uno las olvida de manera consciente, puesto que es un concepto que acaba asimilándose y siendo algo natural. Así que hoy veremos algunos pequeños consejos para aplicar la composición y lograr imágenes que funcionen.


Simplificar. Es sin duda lo más importante. Hay que desechar aquellos elementos que distraen la atención del encuadre, eliminar lo que no contribuye a transmitir el mensaje de la imagen. Para lograr esta simplificación, lo mejor es encuadrar en el momento del disparo, aunque podemos apoyarnos para mejorarlo en el proceso digital posterior en el ordenador. Muchas veces jugar con el recorte en distintos lugares de la imagen tomada, permite que aparezcan incluso fotografías inesperadas.

Utilizar líneas. Podemos utilizar las líneas naturales que nos encontramos en cada escena: una carretera, una sombra proyectada, un edificio,… Ya sean horizontales, verticales, diagonales, curvas o rectas, con ellas se consigue transmitir fuerza, dinamismo y ayudan al ojo del espectador a recorrer la imagen, a modo de guía visual. Lo lógico es que se logre converger las imágenes en los puntos fuertes, que no se crucen y generen profundidad (como los puntos de fuga en pintura).

Usar formas básicas. A la hora de fotografiar nos encontramos formas y, a menudo, si nos fijamos bien, podemos apreciar que existen geometría en ellas, Por ello combinarlas y jugar con ellas ayuda a mejorar la composición. Por supuesto, hay que tener en cuenta la textura, la iluminación y el color que son elementos que complementan las formas, las generan y las destacan.

Primer plano, plano intermedio y fondo. Hay que cuidar especialmente la profundidad de campo. Para ello, además de utilizar la perspectiva, la iluminación y el encuadre, tenemos que prestar especial atención al enfoque. Un enfoque selectivo destacará el elemento en la composición, quedando desenfocado el resto, lograremos captar la atención sobre el motivo que queremos destacar.

Compartir
Artículo anteriorCortegada: Tres islas en una
Artículo siguienteLos lobos de Mazaricos
Actriz, cuentera, fotógrafa, cocinera,amante del vino y las charlas largas,eterna optimista, apta para los toxos (resistencia confirmada en Capítulo 0) miedosa al agua turbia, las cuevas oscuras y las personas de mala fe (aunque si hay que fotografiar desafía lo que haga falta) Mi vida seria y responsable (la que deben leer suegros,cuñados y empleadores) aquí. Axena ha sido para mi un soplo de aire nuevo, de frescura y ganas de hacer "conloquehaya" en medio de un montón de gente que no hace nada teniendo todo. Creo que aporto muy poco a la asociación, solo cuando puedo intento ir a fotografiar en que andan y por sobre todo a aprender a no perder la capacidad de asombro. Los lunes y algún extra, me pueden ver por el blog. Suelo hablar de mi gran pasión, la fotografía, intentando compartir de manera sencilla , algunas herramientas, conceptos y enlaces que ayuden a contar a través de las fotografías el mundo que nos rodea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here