Composición y encuadre

3
51

Teniendo en cuenta que los últimos post han sido muy técnicos, aunque necesarios, hoy pasaremos a un poco de acción.
Hemos estado conociendo como funciona y que partes tiene nuestra cámara, conocimiento que perfeccionaremos con la práctica, con el trabajo de campo, ya que evidentemente la mejor manera de aprender fotografía es fotografiando.
Pero a la hora de salir al campo con nuestra cámara, debemos tener en cuenta que aunque la fotografía digital abre nuevas posibilidades, las reglas de toda la vida siguen siendo las mismas. Es decir que hay que prestar atención a la composición, la luz y el color.
Una buena fotografía nace en el ojo y se hace tangible con la mente. El ojo ve y la mente selecciona o imagina lo que podría ser. La yuxtaposición de forma y espacio, la disposición y el movimiento de las líneas, como interaccionan el tono y el color, así como el ángulo y la calidad de la luz, evocan respuestas emocionales y logran que un simple disparo se convierta en una composición.
La composición no puede reducirse a una serie de reglas como la “Media dorada” o el uso de colores complementarios. La disonancia, al igual que en la música, también tiene un lugar en la fotografía. La composición va mucho más allá de limitarse a encuadrar elementos.
Así que veremos algunas consideraciones teniendo en cuenta que todas las reglas, en arte, están para conocerlas, utilizarlas y… romperlas.
Escalar
Para lograr el impacto deseado, un fotógrafo debe decidir cómo utilizar la escala y la colocación de su sujeto y de los elementos que le rodean es decir:
Encuadrar
El ojo humano observa un espacio sin límites, pero en la cámara el encuadre está limitado por cuatro lados. Por lo tanto el encuadre es elegir lo que se quiere incluir y lo que vamos a excluir desde nuestro marco fotográfico, es decir dentro de nuestro fotograma, y tomar la posición respecto de los demás. El encuadre sirve para concentrar la atención del espectador en la imagen, por lo que la correcta selección del motivo es un primer y fundamental paso en el proceso fotográfico. Tenemos que pensar en el motivo a mostrar en base a las proporciones del marco de nuestro visor o nuestra pantalla LCD
Utilización de la Regla de los Tercios
Emplear la regla de los tercios nos ayudará a desviar la atención del centro de la imagen (fotografías de ojo de buey) para central la atención en cualquier otro punto. Esto evitará imágenes estáticas o excesivamente desequilibradas, aportando dinamismo. La regla divide a una imagen en nueve partes iguales mediante dos líneas imaginarias iguales de forma horizontal y dos más de forma vertical.
Esta regla no es aplicable a fotografías de texturas y tramas ya que ellas mismas son un tema en sí mismas.

Esta foto hace convivir tramas y reglas de tercios, podía ser una foto hipnótica estática pero al ubicar el cuerpo del pavo real a un lado, se transforma en una hipnótica imagen en movimiento

Cuando la regla se aplica a paisajes, hay que utilizar también la regla del horizonte. Es decir que hay que ubicar el horizonte en la línea inferior, a 1/3 para darle prioridad al cielo o en la línea horizontal superior, a 2/3 para darle prioridad a la tierra. Un horizonte en el centro de la fotografía resta movilidad, mientras que un primer plano o un cielo dominantes que ocupen dos tercios del encuadre, combinan equilibrio y dinamismo.
Para entender un poco más les invito a practicar.
Cojan un mismo tema (mar, campo, una carretera), y coloquen el horizonte en distintos puntos de la fotografía, superior, inferior o medio.
Para practicar la regla de los tercios, busquen un sitio con bastantes elementos, una plaza por ejemplo y coloquen, uno de esos elementos en los cuatro puntos que se forman en una imagen si se utiliza la cuadrícula imaginaria (algunas cámaras permiten ver a través del visor esas líneas) muevan dicho elemento y comparen las fotografías.
Espero que me lo cuenten. Acepto imágenes en mi correo (correo@soledadfelloza.com)
En la segunda parte de éste tema hablaremos de diferentes encuadres que permitan contar las mismas cosas con enfoques diferentes. Y ejercicios por supuesto. Buena semana.

Compartir
Artículo anteriorEslizones, esgonzos o “¡Cuidado, una serpiente!”
Artículo siguienteMurciélagos y demás Criaturas
Actriz, cuentera, fotógrafa, cocinera,amante del vino y las charlas largas,eterna optimista, apta para los toxos (resistencia confirmada en Capítulo 0) miedosa al agua turbia, las cuevas oscuras y las personas de mala fe (aunque si hay que fotografiar desafía lo que haga falta) Mi vida seria y responsable (la que deben leer suegros,cuñados y empleadores) aquí. Axena ha sido para mi un soplo de aire nuevo, de frescura y ganas de hacer "conloquehaya" en medio de un montón de gente que no hace nada teniendo todo. Creo que aporto muy poco a la asociación, solo cuando puedo intento ir a fotografiar en que andan y por sobre todo a aprender a no perder la capacidad de asombro. Los lunes y algún extra, me pueden ver por el blog. Suelo hablar de mi gran pasión, la fotografía, intentando compartir de manera sencilla , algunas herramientas, conceptos y enlaces que ayuden a contar a través de las fotografías el mundo que nos rodea.

3 Comentarios

  1. Pues sabiendo esto y aprovechando que me voy de viaje a Venecia, practicaré en la piazza de san marco, la laguna y los canales… jjej. A la vuelta espero poder enseñaros unos buenos resulados.

  2. Yo había escuchado en algún sitio que lo de la regla de los tercios es propia de la fotografía “artística”, de esa fotografía que busca ser agradable para el espectador; pero que cuando se hace fotografía “informativa”, el objeto de interés sí debe colocarse en el centro. Por la misma, en este tipo de fotografía, cuestiones como luz, color, profundidad de campo, etc. pueden (o deben) ser sacrificados por la mejor visualización del objeto.
    ¿Qué opinas? ¿Crees que ambos planteamientos son compatibles?
    (¿Vas a poner deberes? Eso no me lo pierdo. ;D )

  3. Xurxo, ya te evaluaremos las fotos. Aunque con la combinación Lumix-Venecia, es imperdonable no traer buenas fotos.

    Iago, metiendo el dedo en la llaga!!!.
    Las reglas de fotografía estan todas inspiradas, basadas, tomadas, de las reglas del arte, pero no necesariamente deben reducirse a ése sector.
    Un sujeto debe estar en el centro de la imágen si quien toma la fotografía considera que la fuerza o lo que quiere decir se dice mejor de esa forma. Por eso lo primero que hay que recordar de las reglas, es que estan para romperlas. La regla de los tercios no siempre es agradable, de hecho muchas veces la elección del punto donde ponemos algo, es incómodo, pero lleva la mirada (algo que veremos para la semana) a lo que queremos destacar.
    La fotografía informativa, no debe nunca sacrificar la luz (léase la adecuada-que no quiere decir mucha o poca sino la que “pinte” el sujeto de la información) y si tener en cuenta que si es un retrato, los elementos que aparezcan no distraigan la atención del protagonista o en su defecto que la presencia de un color, o de una profundidad de campo enriquezcan al sujeto.
    Te debe de pasar que muchas veces abrimos el periódico y nos encontramos fotos informativas deslumbrantes. Una prueba evidente son las fotos año a año premiadas que generalmente son informativas, de una guerra, catástrofe o noticia.
    Creo que ambos planteamientos son compatibles.
    Intentaré poner enlaces a páginas de un estilo y otro, asi entre todos educamos el ojo y cada uno se forma su propio criterio (que es el mejor)
    Y si, habrá deberes….:)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here