Imagen de la resurreción de un animal extinto

0
168

En el año 2000 nos levantamos con la muerte de “Celia”, no fue una muerte cualquiera sino que se trataba del último ejemplar de bucardo (Capra pyrenaica pyrenaica), una subespecie de la cabra montesa que dominaba las laderas pirenaicas, y que destacaba por su espléndida y lucida cornamenta.

Hace unos años le dedicamos un artículo en el que trataba su muerte y los intentos por resucitar la especie a través de los tejidos de Celia, de aquellos intentos se logro que un retoño naciese aunque el mismo falleció al poco tiempo, lo que concedía a esta subespecie el honor de ser el primer animal en extinguirse dos veces.

bucardo
Imagen del retoño de Bucardo,el cual falleció mas nacer

Recientemente ha salido publicado un artículo muy interesante en el periódico El Mundo, donde se muestra por primera vez las imágenes de aquel inverosímil parto, que trajo a la vida de nuevo a un Bucardo haciendo uso de las células madres de Celia y usando como gestante a una cabra domestica. El nuevo Bucardo falleció a los pocos minutos, pero ha sido un hito en la ciencia moderna, que pronto vivirá su segundo intento en los laboratorios del CITA (Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria, de Aragón).

Uno se plantea le carácter ético de esta medida que parece mas propia de Parque Jurásico. A todos nos ilusionaría volver Bucardos y osos en el Pirineo (osos que no sean eslovenos claro), pero el tema es que resucitar especies es muy vistoso desde el punto de vista político pero yo no creo que tanto desde el punto de vista conservacionista, ya que se da la paradoja de que se va a proceder a gastar una cantidad ingente de recursos, que se podrían utilizar en conservar otras especies que desgraciadamente van en camino de acabar como Celia y sus amigos bucardos.  Además se puede producir la paradoja de que se produzca una tercera extinción ya que el plan de reintroducir la especie conlleva un aporte económico a muy a largo plazo, que ya veremos si los gobiernos tanto de Aragon como de España son capaces de mantener y no lo abandonan en la mitad de la partida cuando el mismo ya no sea electoralmente rentable.

Por eso bajo mi opinión apoyó que la ciencia busque alternativas y desarrolle técnicas novedosas en la materia y se las apoye con el dinero necesario, pero que no sea la excusa para desviar la atención de los problemas reales y actuales de la conservación en nuestro país, porque a nuestra naturaleza le llueven amenazas por todas las esquinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here