Plantas guardaespaldas: una eficiente barrera entre depredadores y presas

2
121

Como norma general, las presas tratan de evitar a sus depredadores. Sin embargo, depredadores y presas pueden coexistir en lugares que resulten beneficiosos para las presas cuando sus oportunidades de supervivencia tras un encuentro con el depredador son elevadas. Ésta es la principal conclusión de un estudio recientemente publicado en la revista Behavioural Processess, titulado “Bodyguard plants: Predator-escape performance influences microhabitat choice by nightjars”.

Visión esquemática del sistema de estudio, mostrando la forma habitual de ataque del zorro, obligado a sortear la vegetación que protege al chotacabras y ofreciendo a éste la oportunidad de escapar.
Visión esquemática del sistema de estudio, mostrando la forma habitual de ataque del zorro, obligado a sortear la vegetación que protege al chotacabras y ofreciendo a éste la oportunidad de escapar.

Para completar este trabajo, Carlos Camacho, de la Estación Biológica de Doñana (EBD–CSIC), ha estudiado durante dos años la selección de hábitat y el comportamiento de los chotacabras (Caprimulgus ruficollis) en cazaderos frecuentados por zorros (Vulpes vulpes), simulando ataques sobre las aves como si de un depredador real se tratase.

Secuencia de captura de un chotacabras en sus zonas de alimentación.
Secuencia de captura de un chotacabras en sus zonas de alimentación.

Los resultados mostraron que la arquitectura de la vegetación determina en gran medida el comportamiento de los chotacabras en sus cazaderos. Invariablemente, los chotacabras se situaron de espaldas a la vegetación, siempre próximos a árboles y arbustos altos y densos que incrementaron notablemente las oportunidades de escape tras los ataques.

Eficiencia de escape del chotacabras pardo a ataques nocturnos simulados con protección (n = 25 intentos) y sin (n = 40 intentos) protección de la cobertura vegetal.
Eficiencia de escape del chotacabras a ataques nocturnos simulados con protección (n = 25 intentos) y sin (n = 40 intentos) protección de la cobertura vegetal.

Estos resultados sugieren que la interacción microhábitat-comportamiento podría constituir una eficiente barrera entre depredadores y presas en las zonas donde cazadores y cazados conviven. En el caso de los chotacabras, la preferencia por zonas de alimentación frecuentadas por los zorros, un depredador ocasional de aves, sugiere que los criterios de selección de hábitat no dependen tanto de la probabilidad de encontrarse con los depredadores, sino de la probabilidad de sobrevivir a los encuentros.

Forma habitual en que los chotacabras se posan junto a los arbustos del borde de los caminos en los que se alimentan. En el caso de la foto, la planta es un romero (Rosmarinus officinalis) de porte medio.
Forma habitual en que los chotacabras se posan junto a los arbustos del borde de los caminos en los que se alimentan. En el caso de la foto, la planta es un romero (Rosmarinus officinalis) de porte medio.

Autor: Carlos Camacho

 

2 Comentarios

  1. Muy interesante. En la finca de domingo guardan también este mismo patrón en las decenas de horas de imágenes que tenemos?? es decir siempre los tenemos con las espaldas “cubiertas”?

  2. Esto viene a demostrar, una vez más, la enorme importancia que tiene el matorral y el sotobosque para la supervivencia de numerosas especies animales.

    Los matorrales no solo protegen a unos animales de otros animales sino también de los humanos. Por esto, todos los años la Xunta de Galicia hace innumerables quemas “controladas” de matorral en nuestros montes, a petición de los cazadores (otras veces las hace a petición de los ganaderos), precisamente para que la fauna se quede sin los refugios más inaccesibles y así quedar a merced del colectivo de la escopeta que puede disparar a placer.

    Nuestras “toxeiras”, “silveiras”, “xesteiras”… son verdaderos tesoros y refugios para la fauna y no meros depósitos de combustible para quemar en una planta de biomasa como pretenden hacer creer algunos que solo valoran el monte por el dinero que pueden sacar él, y dejan de lado su principal valor, el ecológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here