Bolonia, un oasis en medio del desierto sur…

6
57

Un día como otro cualquiera, preparo mi mochila, me hago un bocata y cojo “carretera y manta”… Dirección: Bolonia, la preciosa aldea gaditana en Tarifa, remanso de paz y tranquilidad. Este lugar es un capricho de la naturaleza, una hermosa vista en la Costa de la Luz. Una de las últimas playas salvajes y vírgenes del sur ibérico, en el Parque Natural del Estrecho, dónde se puede apreciar, si no hay neblina, la ciudad marroquí de Tánger.

Ciudad de Tánger (Marruecos). Foto: Andrés Tardío Erdozaín.

Junto a esta hermosa playa, podemos contemplar las Ruinas de Baelo Claudia. Esta antigua ciudad romana nace a finales del siglo II a.C., sobre un asentamiento fenicio-púnico, estando relacionada su existencia con el comercio con el norte de África.

La playa de Bolonia está limitada al oeste por el Cabo Camarinal y al este por Punta Paloma. En el interior, está bordeada por la Sierra de la Plata, la Sierra de la Higuera y la Loma San Bartolomé. Cuenta con una longitud de 3800 metros y una anchura media de 70 metros. La ocupación humana es escasa, lo que ha propiciado su conservación.

En la parte oeste de la playa, se encuentra la duna de Bolonia, monumento natural declarado en 2001 y de gran importancia ecológica. Este sistema dunar es tremendamente móvil e impide de forma natural el establecimiento de especies vegetales salvo el Barrón, especie adaptada al enterramiento que ayuda al mantenimiento de la duna.

 

Duna de Bolonia (Tarifa). Foto: Javier González del Prado.

En la parte más interna de la duna se encuentra el Pino piñonero, procedente de repoblaciones con un sotobosque de Sabinas, Lentiscos y Enebro marítimo. El continuo avance de la arena provoca la muerte por sepultamiento de los pinos, sin embargo este avance es natural y la actuales medidas conservacionistas aconsejan que no sea impedido.

En el Parque natural del Estrecho, existen un total de 18 hábitats naturales diferentes que van desde bancos de arenas cubiertos de agua marina, con Cymodocea nodosa, pasando por dunas móviles con Ammophila arenaria, hasta bosques de galería de Salix, Olea o alcornocales.

También hay que destacar las pequeñas piscinas que quedan al descubierto al bajar la marea y que constituyen ecosistemas con una buena diversidad de crustáceos, moluscos, etc.

Piscinas naturales de Bolonia (Tarifa). Foto: Andrés Tardío Erdozaín.

En cuanto al paisaje, se han definido 17 unidades paisajísticas en el ámbito terrestre y 7 más en el marino. Esto hace que el paisaje sea uno de los recursos naturales más destacables de esta zona. También se puede observar elementos geológicos interesantes insertos en el paisaje, como rocas espectacularmente erosionadas o incluso elementos artificiales como ruinas de antiguas defensas, canteras abandonadas o cayucos varados en la playa.

Esta playa salvaje de arena blanca está considerada como el paraíso de deportes acuáticos por el fuerte viento que reina junto con la playa de Valdevaqueros, cuna por excelencia de deportes acuáticos como el surf.

Este lugar es ideal para los amantes de la naturaleza….para los que disfrutan como si de una taza de un buen chocolate fuera, de paisajes salvajes y hermosos cubiertos por el agua de un mar embravecido por el viento predominante de la zona, rey de aquel enorme castillo de belleza que es la playa de Bolonia…

6 Comentarios

  1. Lo del levante….lo veo complicado….sea poco o sea mucho….siempre hay…..zona de Tarifa, del Estrecho….es lo que tiene…

  2. aaahh, Bolonia en Cádiz… ya me parecía que a Italia “carretera y manta” con esa ligereza no se organiza un viaje, jejejejej

    Muy interesante, tendremos que abrir una sección de rutas con encanto.

  3. Patricia, que bonitos paisajes y muy completitos con restos de una ciudad romanica.Eso siempre le da un encanto especial.Que suerte que puedes disfrutarlos un dia cualquiera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here