Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

El tiburón cocodrilo

El tiburón cocodrilo (Pseudocarcharias kamoharai), único miembro hasta ahora de la familia Pseudocarchariidae, es el más pequeño de los Lamniformes, orden del que forman parte, entre otros, el tiburón blanco, el marrajo, los zorros marinos y el tiburón peregrino, con quienes no puede evitar guardar un cierto aire de familia: cuerpo cilíndrico y cabeza cónica con un morro corto, ojos sin membrana nictitante, cinco pares de aberturas branquiales largas, etc. No sobrepasa los 110 cm de longitud, por fortuna para nosotros, porque es un tiburón de una fiereza extraordinaria, además de un depredador audaz y muy obstinado (en Cape Point, Sudáfrica, una vez capturaron uno porque había saltado fuera del agua tratando de dar caza a un cebo). Su nombre, al parecer, es una traducción parcial del japonés “Mizu-wani”, algo así como ‘cocodrilo de agua’, quizá debido a sus dientes largos y afilados, y quizá también porque, como los cocodrilos, cuando se les captura se revuelven y lanzan dentelladas a diestro y siniestro produciendo un chasquido similar con sus poderosas mandíbulas.

Su cara refleja muy bien ese carácter indómito: enormes ojos oscuros y dientes grandes y prominentes, encajados en una mandíbula de potente musculatura y extremadamente protráctil. El cuerpo es esbelto, pero reciamente musculado, como todos los grandes cazadores. Las aletas son pequeñas, excepto la caudal, que está bien desarrollada. Posen un enorme hígado rico en escualeno, que llega a representar el 20% de su peso corporal, lo cual le confiere una flotabilidad neutra. Todo ello apunta, por un lado, a un nadador activo e impetuoso y, por otro, a una técnica de caza que tal vez podría ser la emboscada: esperar inmóvil en la columna de agua a que se acerque una presa y lanzarse entonces sobre ella con toda la velocidad y potencia que su fuerte musculatura le puede proporcionar.

Esta ferocidad e instinto depredador la despliega el tiburón cocodrilo ya dentro del seno materno llevándola casi hasta las últimas consecuencias. Son vivíparos aplacentarios (ovovivíparos), como todos los lamniformes, y no sólo practican la oofagia, sino también el canibalismo intrauterino, dando lugar a camadas de hasta cuatro crías, dos por útero (que el que no se acaben matando entre ellas hasta quedar una sola es, para algunos científicos, un misterio).

Su dieta consiste fundamentalmente en calamares, peces medianos o pequeños, y también crustáceos. Por su tamaño no supone una amenaza para el hombre, aunque si se le molesta o infravalora es capaz de causar heridas de consideración.

El tiburón cocodrilo es una especie mesopelágica que suele vivir lejos de la costa a profundidades que rondan los 300 m, pudiendo llegar hasta los 600 m. Se cree que realiza movimientos nictamerales, es decir, asciende a la superficie durante la noche para regresar a las profundidades con la llegada de la claridad del día. Su distribución es mundial en aguas oceánicas cálidas y tropicales, de ahí que sus registros en aguas españolas se limiten a Canarias. Fue allí, por cierto, donde años atrás, a finales de 1985, este pequeño tiburón fue capaz de poner en jaque a la todopoderosa ATT, obligándola a gastarse miles y miles de dólares en proteger con acero inoxidable y neopreno el primer cable de fibra óptica de la historia tendido en aguas profundas con el fin de evitar los constantes cortes de comunicación causados por sus mordiscos. Nunca pudieron capturar uno durante los muestreos que se llevaron a cabo a distintas cotas de profundidad. Lo único que encontraron fueron sus dientes clavados en los tramos de cable que habían resultado dañados.

Datos del post

Fecha
abril 14th, 2011

Autor
Toño

Categoría

9 comentarios a “El tiburón cocodrilo”


  1. Navarro dice:

    Muy interesante, pero por voraz que sea no creo que fueramos (como no lo somos para ningún otro tiburón por grande que sea) una presa potencial ;)

  2. Toño dice:

    Eso es evidente, Navarro. Sin embargo, los tiburones, por distintos motivos, muerden. Y convendrás conmigo en que un mordisco de un bicho de 1 m no es igual que el de uno de 2 metros para arriba. En todo caso, lo único que pretendía era subrayar la potencia y ferocidad de este pequeño tiburón, no seguir colgándoles a los de su especie el sambenito de asesinos.

  3. Navarro dice:

    Eso es exactamente a lo q m refería. Un tiburón puede ser peligroso, igual que un tigre o cualquier otro bicho, pero no somos parte de su dieta ni nos ven como un alimento potencial.

    Además, para mí (subrayo el para mí), la naturaleza del mordisco también tiene importancia, ya que si bien un tigre puede verte y olerte y saber si eres o no dieta, un tiburón te muerde por curiosidad (creo yo)

  4. Toño dice:

    En general (porque aquí hay mucha tela que cortar y el tema merecería más desarrollo), los tiburones muerden, efectivamente, por curiosidad: saber qué eres y, sobre todo, a qué sabes. Son bichos muy curiosos, lo cual demuestra que son también -y a su manera- inteligentes, pero también cazadores sumamente oportunistas, unas especies más que otras, dato importante a tener en cuenta (un jaquetón toro, por ejemplo, mucho más que un tiburón blanco) a la hora de analizar este tipo de cosas. Como los tigres, te huelen perfectamente, te ven bastante bien, etc., etc., pero aun así no pueden resistir el impulso de obtener información más precisa. Y como no tienen manos, usan la boca. Un mordisco mal dado y en lugar más inoportuno pueden causarte la muerte en cuestión de minutos, y cuanto más grande sea el bicho, mayor será la gravedad de la herida.
    Pero lo tiburones también muerden para defenderse: bien porque se sienten amenazados físicamente, bien para defender su territorio o su espacio vital.
    Y finalmente pueden morder con un objetivo trófico bien claro. Por suerte, este tipo de “mordiscos” (en realidad, ataques en toda regla) representan un porcentaje mínimo del total.

  5. Darío dice:

    Muy interesante! algo había oido de la percepcepción de lo que les rodea a traves de la boca, pero tan clarito no.

  6. Patricia dice:

    La verdad que no sabía que la familia de los tiburones fuera tan amplia…me encantan los nombres comunes:cerdos marinos, tiburón cocodrilo…no tienen personalidad propia?¿ tienen que parecerse a otros bichejos?¿? jejej…Interesante animalillo!

  7. evelyn dice:

    gracias me ha servido mucho, pero me gustaría por favor que me indiquen la bibliografia, principalmente de quien dijo que es un pez casi amenazado

  8. Toño dice:

    Básicamente: Leonard J. V. Compagno. Sharks of the World. Volume 2. Bullhead, mackerel and carpet sharks (Heterodontiformes, Lamniformes and Orectolobiformes). FAO Species Catalogue for Fishery Purposes. Roma: 2002.


1 Trackbacks/Pingbacks

  1. Resumen actividad en Axena curso 2010-2011 | Los Bloggers de Axena 29 07 11

Deja tu comentario