Lobo vs homo zopenco

3
214

La cultura arraigada en el medio rural, alimenta una forma de pensar peculiar. En el vídeo que ha llegado a mis manos, y seguro que a otros muchos, podemos ver como dos afortunados se cruzan con lo que aparenta ser un lobo.

lobo

 

Un encuentro de este tipo siempre tiene un componente emocional muy intenso. Esto se debe a que se trata de un animal emblemático, carismático, fascinante…

La diferencia se haya en el tipo de emociones que suscita a cada cual según si forma de ver. Para la mayoría de nuestros lectores este encuentro sería una primicia, nos llenaría de fascinación, nos sentiríamos muy afortunados y como mucho nos hubiese gustado tener tiempo para fotografiarlo con detalle.

Otros con la misma fascinación y emoción; incomprensiblemente, solo echan de menos una escopeta.

¿Por qué si los sentimientos son tan parecidos, yo pienso en fotografiarlo y él en matarlo?

3 Comentarios

  1. Lo más jodido es que cazadores-túzaros como este, que intenta atropellar al lobo y se lamenta de no tener una escopeta para matarlo, hay muchos. ¿Acaso alguien se cree que los lobos no son víctimas de muchas batidas de jabalíes?, ¿acaso alguien se cree que muchos cazadores no están disparando a especies protegidas cuando se le ponen a tiro? lo que pasa es que no suelen ser tan retrasados mentales como este del video y no lo van grabando y subiéndolo a la red. http://www.naturalezacantabrica.es/2013/12/masacre-de-lobos-en-cantabria.html

  2. Una vez más, demuestran lo que son. De la misma forma que a un amante de la pintura no se le ocurre emborronar o destrozar un lienzo de Goya o de Van Gogh, o a un amante de la literatura no se le pasa por la cabeza arrancar las páginas de libros como La Odisea o Crimen y catigo, a un amante de la Naturaleza y de la vida animal no se le ocurre plantar fuego a un robledal o disparar a un lobo. Por lo tanto, y por mucho que estos matarifes de fin de semana, en un despliege de hipocresía y cinismo verdaderamente pornográfico, insistan en presentarse como amantes de la Naturaleza, es decir, de lo VIVO, yo seguiré teniendo muy claro que con semejantes sujetos no tengo nada, ABSOLUTAMENTE NADA, que ver.

    “Pena de escopeta”, dicen ellos. No es la escopeta, memos. Es la falta de sentido común, de valores, de conciencia medioambiental, de leyes destinadas a proteger nuestro entorno natural… es, en definitiva, la falta de algo que tiene mucho que ver con la CULTURA y la EDUCACIÓN, la auténtica pena. Vuestra pena no es que os dejarais la escopeta en casa. Vuestra pena, que es nuestra tragedia, mamarrachos míos, es que nunca llegaréis a comprender vuestra propia estupidez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here