El taray de lo Santero

0
71

La Región de Murcia es una de las zonas más áridas de todo el continente europeo, su régimen pluviométrico muy limitado y que no llega a alcanzar en años de sequía ni los 100 mm o litros por metro cuadrado al año, hacen irrisoria la idea de obtener bosques densos y tupidos como los que se dan en el resto de la Península Ibérica. Aunque su aridez alcance a casi todo el territorio existen zonas relícticas, lugares que debido a la altitud y a una menor insolación permiten la existencia de notables y centenarios ejemplares. Pinos carrascos, piñoneros,  negrales, encinas o quejigos permanecen entre nosotros ocultos en lugares umbrosos unas veces, y otras en zonas de cultivo donde los labores tradicionales han favorecido su desarrollo y existencia hasta el día de hoy.

El taray (género Tamarix) es un arbusto que hace acto de presencia en zonas de inundación temporal; margenes de embalses, ríos, o los cauces intermitentes de ramblas. Su porte, no superior a 3 metros, no le permite convertirse en un auténtico árbol. Pero siempre tenemos excepciones y una de ellas es el taray de lo Santero. Situado en la localidad murciana de Torre Pacheco esta especie  nombrada en latín Tamarix canariensis posee un tronco hueco de más de 5 metros de cuerda a la altura de pecho.

El árbol se eleva 6,5 metros y desde que fue domesticado, se ha utilizado como árbol de sombra: en principio, para caballerías, como lo demuestran los restos de clavos y posteriormente, para vehículos. Las ramas del taray tiene numerosas aplicaciones en labores tradicionales; sin embargo, el porte actual no aclara que se haya utilizado para este labor. Es más que probable que sea un ejemplar solitario, una reminiscencia de un antiguo humedal donde abundaban numerosos ejemplares de la especie.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here