Orquídeas del Castro de Baroña

6
374

El Castro de Baroña es uno de los lugares más impresionantes de la costa gallega. La espectacularidad del paisaje, con el mar chocando contra los acantilados que rodean el antiguo poblado celta, hace que muy pocas personas se fijen en el suelo que pisan. De hacerlo, verían que el camino que lleva hasta este castro de la Edad de Hierro esta salpicado de unas bellísimas flores de color rojo que todos los años, entre los meses de abril y julio, florecen en este lugar. Son las orquídeas del Castro de Baroña.

 

Serapias cordigera Castro Baroña
En pocos lugares del mundo se conjuga una flora y paisajes tan bellos. Viendo la forma de la flor se entiende porque a esta orquídea se la conoce como serapias en corazón (Serapias cordigera).

 

Mucha gente cree que en Galicia no hay orquídeas. Nada más lejos de la realidad. Bien es cierto que esta tierra no es Ecuador ni Colombia, donde las especies de orquídeas se cuentan por miles y puede haber más especies viviendo en un solo árbol que en todo el territorio gallego. En Galicia hay identificadas 39 especies, algunas de las cuales, como las que podemos encontrar en las inmediaciones del Castro de Baroña, muy vistosas.

 

Castro de Baroña
Hipnotizados por la belleza del lugar, muy pocos miran al suelo. Si lo hicieran verían que en esta zona, sobre todo en los meses de mayo y junio, florecen algunas de las orquídeas más vistosas de Galicia.

 

 Se estima que en el mundo puede haber más de 30.000 especies de orquídeas y otras docenas de miles de híbridos y variedades producidas por horticultores. La mayoría son epifitas, es decir, viven adheridas a las ramas o al tronco de los árboles. Sin embargo todas las especies de orquídeas que hay en Galicia, y en el resto de la Península Ibérica, son terrestres, viven en el suelo. Las orquídeas tienen unas semillas muy pequeñas que carecen de tejido nutritivo. La mayoría de ellas nunca germinarán, solo saldrán adelante las que, al dispersarse, consigan unirse a un hongo con el que establecer una relación simbiótica (micorriza) en la que el hongo proveerá de nutrientes a la orquídea.

 

serapias en corazón
Detalle de serapias en corazón (Serapias cordigera). Pueden observarse perfectamente las llamativas pilosidades de su gran pétalo modificado (labelo). Algunos insectos se refugian en el interior de la flor de las inclemencias del tiempo quedando impregnados de polen.

 

Serapias en corazón (Serapias cordigera)

Debe su nombre a la forma del labelo (pétalo modificado situado en la parte inferior de la flor que sirve para atraer a los animales polinizadores y, en ocasiones, como “pista de aterrizaje”). De hecho, “cordigera” significa “con forma de corazón”. En Galicia se la conoce como cresta de gallo grande. Tanto por su forma y tamaño, ya que las grandes flores culminan un tallo que puede alcanzar el medio metro de altura, como por su llamativo color rojo, es una de la orquídeas más vistosas de Galicia. En esta, y en otras especies de serapias, es frecuente que algunos insectos se refugien de las inclemencias del tiempo dentro de la flor impregnándose de polen que mas tarde podrá ser transportado a otra orquídea que queda así polinizada. Está incluida en el apéndice II de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES).

 

 cresta de gallo grande
En las inmediaciones del Castro de Baroña hay zonas con una importante densidad de orquideas en corazón (Serapias cordigera), conocidas en Galicia como cresta de gallo grande.

 

Gallo (Serapias lingua)

 La Serapias lingua o gallo (también conocida en Galicia como cresta de gallo) debe su nombre científico al labelo de la flor en forma de lengua. Es una curiosísima orquídea que no suele sobrepasar los 35 cm. de altura, cuyo principal polinizador, el macho de la pequeña abeja Ceratina curcubitina, es atraída sexualmente por la brillante flor y el olor a feromonas que desprende, e intenta copular infructuosamente de orquídea en orquídea, transportando el polen pegado a su cuerpo. Este engaño sexual para atraer a los polinizadores también es utilizado en Galicia por algunas orquídeas del género Ophrys. No es raro que esta especie hibride con la Serapias cordigera. La Serapias lingua está incluída en el apéndice II de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES).

 

Serapias lingua
La Serapias lingua es evidente que debe su nombre científico a la forma de lengua del labelo. Es más pequeña y no tan llamativa como su pariente Serapias cordigera.

 

La zona del Castro de Baroña es una de las zonas más espectaculares y a la vez sensibles de la costa gallega. Aunque no ha sufrido la enorme presión urbanística que ha arrasado la parte norte del ayuntamiento de Porto do Son, las decenas de miles de visitantes que cada año se acercan a este lugar, atraídos por el castro celta, la playa nudista de Arealonga o las magníficas olas para la práctica del surf, hacen que el equilibrio entre disfrute turístico y conservación ambiental sea difícil. De nosotros depende que las hermosas orquídeas del Castro de Baroña sigan floreciendo otros dos mil años más.

 

ardilla
Es imprescindible que se articulen medidas que permitan un equilibrio entre turismo y la conservación de la enorme diversidad de flora y fauna que habita este lugar. En la foto una ardilla roja (Sciurus vulgaris) comiendo una piña de Pinus pinaster en las inmediaciones del Castro de Baroña. Este esquío (así se llaman en Galicia) me miraba con ojos curiosos mientras fotografiaba las orquídeas y se dejó retratar así de simpático.

Nota del autor: Todas las fotos de este artículo fueron realizadas en las inmediaciones del Castro de Baroña los días 31 de mayo y 1 de junio de 2013.

6 Comentarios

  1. Apéndice II: incluye las especies que, si bien en la actualidad no se encuentran en peligro de extinción, podrían llegar a estarlo a menos que se controle estrictamente su comercio.

  2. En el apéndice II del Cites están incluídas todas las especies de orquidas excepto unas pocas que están en el apéndice I.

    Al parecer, el gran número de especies conocidas (y las que faltan por conocer) y la dificultad que tienen los agentes de aduanas y de protección de la naturaleza para identificarlas y el desconocimiento que se tiene de las poblaciones actuales de muchas especies, hizo que se incluyeran de manera general en ese apendice II.

  3. Estoy deseando pasarme por los castro para poder comprobarlo con mis propios ojos. La verdad es que solemos pasar como bien dices con la tabla de surf o de visita con algún familiar a los castro, pero jamás me había parado a mirar la belleza que tenemos a nuestros pies. Muchas gracias por el articulo me ha parecido muy interesante.

  4. Teníamos ganas de visitar los Castros pues somos de Vigo y muchos amigos nuestros han estado allí y dicen que el entorno es precioso. Pero me ha sorprendido muy gratamente ver que también hay orquídeas pues me encantan las flores y esta en particular siempre pensé que no se daba en esta zona. En el mes que viene espero acercarme y disfruta de esta maravilla. Con la ardilla no me hago ilusiones pero ya seria el no va mas poder verla así de cerca. Como dice Luis gracias por mostrarnos esta maravilla.

  5. La verdad es que tenía ganas de visitar el castro pero el ver esas orquideas tan espectaculares por allí es un motivo más para ir a visitarlo.

  6. Hola Felipe, este pasado sábado 15 de junio estuve en el Castro de Baroña y todavía había muchas zonas con gran número de orquideas. Eso sí, ten en cuenta de que de aquí en adelante irán yendo a menos, pues los mejores meses para verlas por allí son mayo y junio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here