Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

La ribera de Molina y su alcornocal

Pertenecemos a la naturaleza, somos parte de ella. Más tarde o temprano todos nos daremos cuenta de esa realidad. De la tierra emana la vida y a la tierra vuelve la vida, volveremos a formar parte de su esencia cuando nuestra vitalidad se esfume para siempre.

naturaleza

La espectacular belleza de la naturaleza

 

El otro día de nuevo,  y de forma irrepetible, volví  a  sorprenderme por las infinitas maravillas que nos rodean y, a veces, somos incapaces de apreciar. Admiro a la naturaleza de una forma espiritual y cuando me regala momentos como el de ese día,  no puedo decir otra cosa, más que, seguiré defendiendo a la naturaleza  hasta el  final.

Alcornoque

Areas con Alcornoques en la península Ibérica

El sureste español vive en una isla climática aislada del resto de la península. Mientras en el resto de la península las precipitaciones son regulares, cuantiosas y generosas en épocas benignas, el sureste español vive al margen de esta situación, es como el hermano desheredado, y se caracteriza por sus días soleados y ausentes de  precipitaciones. En verdad, sería una locura pensar que un árbol emblemático como el alcornoque ( Quercus suber ) podría habitar estas tierras.

Para los que desconozcan los requerimientos del alcornoque vamos a esbozar sus principales necesidades. El  alcornoque es un árbol de media luz, ¿qué quiere decir esto? Que para la su adecuado crecimiento necesita días nublados combinados con días soleados, sobre todo, en las primeras edades de sus  brinzales o plántulas.

Las  precipitaciones, como mínimo, deben ser superiores a 500 mm, muy por encima de los mejores años hidrológicos del sureste español. No gusta de los suelos calizos, en cambio, es amante de los suelos ácidos.No ayuda mucho este  parámetro a la hora de pensar en localizar zonas de alcornoques en la región murciano almeriense, recordemos que la mayoría de terrenos son calizos por esa región.

alcornoques

Alcornoque

Cualquier botánico con un poco de cordura al responder a la pregunta de si en la Región de Murcia existe un núcleo relíctico de 98 ejemplares de alcornoque a una altura de 150 metros sobre el nivel del mar, se llevaría las manos a la cabeza y negaría  su existencia, mal entonado y jaspeado por tal barbaridad.

Pues que se ate las manos para no llevárselas a la cabeza cuando conozca la existencia del alcornocal de Ribera de Molina. A mediados del  siglo pasado se efectuó una repoblación de alcornoques en unos montes cercanos a  la Ribera de Molina, tan sólo a unos poco kilómetros de la capital murciana. Noventa y ocho intrépidos supervivientes, elegidos predilectos, representantes de tan noble estirpe… han sobrevivido. Un ejemplo más de la fuerza y tenacidad de la que la naturaleza es capaz con un solo empujoncito por nuestra  parte.

Del estado, de la protección y conservación, así como del futuro de estos ejemplares dependerá de la capacidad del ser humano de encontrar los verdaderos valores, los  que  son imperecederos y transgreden el tiempo. Si no es de esa manera esos alcornoques sucumbirán, antes o después, a la voracidad, ambición y codicia humana.

 

Datos del post

Fecha
mayo 9th, 2013

Autor
Domingo

Categoría

1 comentarios a “La ribera de Molina y su alcornocal”


  1. Maria dice:

    Hola, estoy segura que durante los primeros años de vida, esos ejemplares de alcornoque fueron regados periodicamente. El problema de este tipo de árboles y también de carrascas y robles son los tres primeros de vida. Si plantas un ejemplar de estas especies en Murcia puede salir adelante el solito si se dan excelentes condiciones durante al menos 3 años consecutivos, sino no pasarán los veranos. Lo mejor es regarlos mensualmente si no llueve ese mes y hacerles algo de sombra en verano si no se han plantado cerca de algo que les cobije.
    De todas formas, estaría bien saber el objetivo de la persona que plantó estos alcornoques. Igual pensaba en aprovechar el corcho. Yo personalmente si quisiera repoblar esos montes plantaría primero coscoja y luego a su sombra con unos suelos ya mejorados ya plantaría carrascas o lo que fuera. Me olvidaría de los pinos salvo en casos extremos de muy malas condiciones.

    Por otra parte plantar alcornoques en esa montaña es un poco como poner unos osos polares en Almería. Igual va y sobreviven, pero no deja ser una actuación humana de dudoso sentido. Se pueden plantar especies arboreas más adaptadas a Murcia y no buscar singularidades absurdas.



Deja tu comentario