Asesinos de Lobos en el Barbanza (XXXII): ¿POR QUÉ ASESINARON A LOS LOBOS DEL BARBANZA?i

53
1573

Hasta el año 2011, la Sierra del Barbanza presumía de albergar una auténtica joya natural, una pequeña población de lobos ibéricos, probablemente la más occidental de Europa, que la Xunta de Galicia estimaba, en 2010, en unos 20 ejemplares.

Por desgracia ya no es así, después de una campaña de cacerías emprendida por ganaderos y cazadores, todo ello con el visto bueno y autorización de la Xunta de Galicia, cuyos medios personales y técnicos, lejos de servir para proteger a los animales, sirvieron para conducir a los cazadores a las manadas, posiblemente, el último lobo ibérico del Barbanza ahora sea historia.

 

Año 2011: primeras matanzas autorizadas de lobos en el Barbanza por quejas de los ganaderos

Todo comenzó en el verano de 2011, cuando ganaderos y comuneros del ayuntamiento de Porto do Son protestaron por unos ataques, supuestamente cometidos por lobos, a reses que se encontraban, en su mayor parte, sin unas mínimas condiciones de protección, y obtuvieron permiso de la Xunta de Galicia para hacer cacerías. Se realizaron varias batidas en el mes de julio en los montes de Baroña y alrededores en los que incluso mataron cachorros con dientes de leche. Un adulto también fue decapitado y su cabeza la llevaron de trofeo.

 

Cachorro de lobo asesinado en las batidas de 2011 en el Barbanza. La Xunta de Galicia, desconocedor de que se habían filtrado fotos e incluso autópsias de varios cachorros (ver autopsias), respondería posteriormente por escrito a preguntas del PSdG, “la Xunta de Galicia no tiene constancia de cánidos muertos en acciones cinegéticas” (ver documento).

 

En septiembre hicieron esperas para matar más lobos, la persecución al cánido parecía no tener fin. En diciembre de 2011, grupos de ganaderos, a los que se habían sumado agrupaciones del ayuntamiento de Boiro, pedían a la Xunta permiso para hacer más batidas, según ellos, “era necesario reducir la cabaña de lobos”, todavía más.

Volver a autorizar batidas justificándolas en ataques a ganado no era cómodo para la Xunta de Galicia. Las organizaciones ecologistas estaban recordando a la administración autonómica que el exterminio de los lobos no es la solución. Lo que debían hacer los ganaderos era cuidar sus reses, sobre todo en los primeros meses de vida, y no dejarlas totalmente desamparadas en el monte.

En los montes y caminos barbanzanos cientos de potros y terneros vagan  día y noche sin ningún tipo de protección por parte de sus propietarios

 

Año 2012: exterminio total de los lobos del Barbanza

Pero la Xunta de Galicia encontró en una supuesta, y probablemente falsa, existencia de híbridos (cruce de lobo y perro), una nueva coartada para continuar con las matanzas de lobos en los montes barbanzanos. Aprobó un plan, que se puso en marcha en marzo de 2012, es decir, en plena época de cría, en el que encargaba a los cazadores del lugar el exterminio de la supuesta población de híbridos. Según ellos, no lo hacían para liquidar a los molestos lobos, sino para proteger “la pureza de la especie”. La Xunta de Galicia justificó este plan de aniquilación en un estudio publicado en la revista Molecular Ecology sobre los híbridos entre perros y lobos del noroeste peninsular en el que habría participado Carlos Muñoz, jefe del Servicio de Conservación da Natureza de la Xunta de Galicia. Sin embargo, ni Carlos Muñoz había participado en ese estudio ni existía ningún dato de hibridaciones en el Barbanza, como posteriormente declaró su principal autora Raquel Godinho del instituto portugués en Oporto, el CBIO/CMT.

Por supuesto, los responsables de la Xunta no explicaron, ni parece que les importara, como harían estos cazadores para distinguir, en medio de una batida o una espera, a un lobo de un supuesto híbrido, toda vez que incluso los expertos necesitan análisis genéticos para hacerlo. Asimismo el Director Xeral de Conservación da Natureza Ricardo García-Borregón reconoció que tecnicamente era posible capturar vivos a los animales, pero preferían dejar el asunto en manos de los cazadores.  La consigna parecía clara, disparar y listo. Evidencia de que la existencia de híbridos no había sido más que una treta y el verdadero objetivo eran los “molestos” lobos ibéricos del Barbanza que fueron cayendo como piezas de dominó.

Ricardo García-Borregón, D.X. de Conservación da Natureza reconoció que, en las cacerías contra supuestos híbridos, los lobos ibéricos también corrían el riesgo de ser disparados y que técnicamente era posible capturar a los ejemplares vivos. Pero ni siquiera lo intentó, demostración evidente de que el verdadero objetivo eran los “molestos” lobos ibéricos. A su izquierda lobo ibérico anestesiado en el Barbanza al que le acaban de poner un collar gps. Este lobo fue abatido, posteriormente, junto a otros dos compañeros de manada, según la Xunta de Galicia, en una “actuación ilegal”. Difícil creer que unos furtivos puedan matar tres lobos ibéricos de una vez a no ser que tuviesen “información privilegiada”.

 

Hubo una gran contestación social por estas matanzas. Los protestas ocuparon multitud de titulares en prensa, radio y televisión. Se organizó una manifestación en Ribeira para pedir a la Xunta que diera marcha atrás. En un intento desesperado por salvar a los últimos lobos ibéricos del Barbanza,  33 asociaciones ecologistas y animalistas de Galicia presentaron un escrito, ante el Consellería de Medio Ambiente, solicitando el cese de las cacerías. Fue inútil. El Conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, declaró en un medio de comunicación que el tema estaba en buenas manos, ¡y tanto!!! La suerte de los animales estaba echada.

Manifestación en Ribeira pidiendo a la Xunta de Galicia el cese de las matanzas. Abril de 2012.

 

Al mismo tiempo que los cazadores salían al monte con sus escopetas a ejecutar la sentencia de muerte autorizada y organizada por la Xunta de Galicia y asesorados por Luis Llaneza y su empresa ARENA Asesores en Recursos Naturales SL, empezaron a aparecer lobos ibéricos (Canis lupus signatus) en el borde de caminos, que probablemente habían escapado heridos de  las batidas, y otros atrapados en lazos de acero que habían sido colocados en un cierre ganadero en la localidad de Boiro (Sierra del Barbanza). Entre marzo y agosto de 2012, recordemos, en plena época de cría, los cazadores y ganaderos realizaron continuas cacerías y aguardos que exterminaron a todos los lobos de la sierra.

En 2011 asociaciones de ganaderos solicitaron a la Xunta de Galicia un plan para reducir el número de lobos ibéricos del Barbanza (ver noticia). En la actualidad ya no queda ni un solo lobo en toda la sierra.  (Foto de la izquierda) en abril de 2012, poco después de la realización de varias batidas, fue encontrado por la asociación animalista Vox Anima el cadáver de un macho de lobo ibérico (realizado análisis de ADN) en el borde de un camino, a donde probablemente logró llegar después de escapar herido de una batida. (Foto de la derecha) hembra de lobo ibérico (realizado análisis de ADN), encontrada en esas mismas fechas por Axena ,enganchada en un lazo de acero que alguien había colocado en un cierre ganadero en Boiro.

 

Uno de los mayores expertos en lobos ibéricos, Felipe Bárcena, indignado por este exterminio, legal e ilegal, declaró en mayo de 2012, “En Barbanza hay intereses que nadie quiere explicar. En el Barbanza se quiere imponer la proliferación de ganado ovino. Por eso, las autoridades, o quien sea, tendrían que ser mucho más claras para evitar sospechas.

Felipe Bárcena, uno de los mayores expertos en lobos ibéricos de España, indignado por las matanzas de lobos, declaró, “En Barbanza hay intereses que nadie quiere explicar”. El mismo Bárcena declararía tiempo después, “lo de los híbridos del Barbanza fue un montaje para poder matar a los lobos. En esos montes solo mataron lobos puros y perros”.

Poco después de estas palabras de Felipe Bárcena, en las dependencias de la Agencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader), el 1 de junio de 2012, se firmaba un acuerdo de cesión de 200 hectáreas de terreno de la Comunidad de Montes de Baroña (que habían solicitado batidas contra los lobos) al empresario austríaco Andreas Rohregger para la cría ecológica de ganado ovino, vacuno, porcino y avícola.

En julio de 2012 este ciudadano austríaco constituía, con un capital social de 3.006 euros, la empresa Ganadería Tierra Celta SL para la cría de ganado en esos 2.000.000 de metros cuadrados cedidos por la Comunidad de Montes de Baroña. Ahora, muy cerca de donde hicieron batidas para matar a los lobos, han colocado carteles con la leyenda:  “Tierra Celta, Gandería ecolóxica”.

 

Año 2013: los responsables del exterminio intentan ocultar su responsabilidad

Meses después de las matanzas, el 14 de junio de 2013, el Director Xeral de Conservación da Natureza, Ricardo García-Borregón, declaraba en el Parlamento de Galicia que, a pesar de que en ese momento había cientos de potros y terneros vagando por los montes barbanzanos, “no se había producido, en lo que iba de año, ningún ataque de lobos a ganado“, aunque García-Borregón no lo reconoció, ésta era la prueba evidente de que la operación de exterminio llevada a cabo en 2012 había sido total.

 El 1 de agosto de 2013, dimitía García-Borregón, tras haber mentido descaradamente sobre la matanza de los lobos del Barbanza tanto a los diputados del PSdG (ver noticia) como de Esquerda Unida-Anova (ver noticia), llegando incluso a negar, en el propio Parlamento de Galicia, que en las innumerables batidas y aguardos contra los lobos llevados a cabo desde marzo a agosto de 2012 hubiesen matado a ningún animal, cuando todo el mundo sabía que ya no quedaba ni un solo lobo vivo (ver noticia dimisión Borregón). Con él se iba uno de los máximos promotores del exterminio de los lobos del Barbanza. Otros responsables del lobicidio todavía siguen en el cargo…

También fue imputado, y está pendiente de juicio, por la presunta concesión de licencias de caza ilegales (ver noticia), el guarda forestal de la Xunta de Galicia que había solicitado las primeras batidas contra lobos en el Barbanza por presuntos “daños al ganado”, este mismo guarda supervisó las cacerías y permitió que decapitaran lobos en su presencia para llevar la cabeza de trofeo.

Todos los lobos del Barbanza, da igual que fuesen machos o hembras, adultos o cachorros, fueron exterminados, víctimas inocentes de intereses ganaderos y cinegéticos que contaron con el apoyo una Xunta de Galicia cuya ética dejó mucho que desear. El milenario lobo ibérico de la Sierra del Barbanza, que vivía aquí desde mucho antes de que los hombres levantaran los primeros dólmenes en las cumbres de estas montañas, es historia. Para vergüenza y horror de la humanidad. Esperemos que algún día vuelvan a colonizar estos montes. Si es que les dejan…

53 Comentarios

  1. Nosotros no tenemos nada de hacer con ese “lobos”…. siempre Ganaderia Tierra Celta cuida la naturaleza !
    Deje ese tonteria con nuestro nombre !
    Y cuando tienes problemas con nosotros – habla con migo directamente !
    Gracias
    Andreas

  2. Andreas, en el artículo solo dice que hubo una matanza ilegal y bárbara de una especie orgullosa y milenaria, e informa que luego te vendieron las tierras a ti. Igual tu solo eres una pieza de un plan mayor de codicia ciega.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here