Los opiliones de Calblanque

3
100

Hace un año en una pequeña galería en el Parque Regional de Calblanque en Murcia, al sur de la Manga y Cabo de Palos me llevé una increíble sorpresa cuando entré en ella. Y no, no era la cantidad de basura acumulada en esta antigua galería, por desgracia, en el levante aún persiste la costumbre de hacer un basurero de cualquier sitio del monte. Y esa galería a mis ojos, con muchísima historia detrás no iba a ser menos. Lo que me llamó la atención, se encontraba en el techo, algo que nunca había visto antes en todos los kilómetros recorridos de cuevas y minas en el noroeste peninsular.

Miles de opiliones agrupados en el techo, decenas de miles de patas intrincadas entre sí, tantas, que parecía que el techo de la galería estaba compuesto por miles de pelos o raíces. Pero cuando uno se acerca podía distinguir los rechonchos cuerpos de los opiliones. Un auténtico nido de arañas cavernícolas, al más puro estilo de una peli de Indiana Jones. Mirad este vídeo que grabamos este año, la cantidad de opiliones es menor que el pasado, pero creo que resulta más que sorprendente. Como siempre se recomienda verlo en HD para que podáis apreciar mejor los detalles de los opiliones.

Los opiliones que yo había visto siempre eran individuos solitarios, quietos, estáticos, en las entradas de agujeros, bajo una semipenumbra, con sus patas estiradas esperando alguna presa, o simplemente quietos impasibles.

Aquí no, las dos especies,  Leiobunum cf defectivumCosmobunum granarius al parecer son típicamente coloniales y suelen formar este tipo de colonias o nidos. Según nos comenta Pablo Carballo, nuestro asesor científico en temas de arácnidos cavernícolas, si se confirma la primera especie, se ampliaría su distribución desde Cazorla (Jaén) hasta la costa de Murcia según los datos de la última revisión del 2007.

Ejemplar de Cosmobunum granarius, los rasgos que más me llamaron la atención fue ese abdomen globoso, abultado, y el fondo de color oscuro con una franja amarilla que le da un aspecto “atigrado” .

 

Detalle de Leiobunum cf defectivum, en comparación con el anterior el prosoma (cefalotórax) y el opistosoma (abdomen) es mucho más difícil de distinguir, como en la mayoría de los opiliones y a diferencia de la primera especie. También su coloración me pareció más normal, en cuanto a los otros opiliones que había visto, más oscura y críptica.

Ahora quiero que os fijéis en un detalle del video, curiosísimo, de primeras se podría pensar que cuando deciden salir lo hacen todos a la vez, provocando un tumulto, embrollo de miles de patas, un lio imposible de desliar. Pues no es así, para nada. Son extremadamente ordenados. No hay ningún lío, cada uno es consciente de la posición que ocupa en la maraña. Y uno no se mueve hasta que sabe que el otro se ha movido y tiene sus patas liberadas. Así uno a uno, a un ritmo frenético, deshacen la madeja formada por sus miles de patas entrecruzadas.  Del 37″- 1.01´ y 1.35´- 1.40´ no se aprecia bien, pero si os fijáis en ambas colonias existen unos opiliones del lado de la izquierda que no se mueven mientras que los de la derecha ya están libres, y poco a poco comienzan a liberarse hasta el último…

Colonia de opiliones, fijaros como unos están en movimiento completamente liberados mientras otros, aún con las patas completamente entrecruzadas esperan pacientemente su turno para poder moverse.

Si alguien sabe el por qué de este comportamiento que no dude en contárnoslo, por favor. Prometemos también grabarlo mejor dentro de poco.


 

 

 

Compartir
Artículo anteriorEl desmán ibérico (Galemys pyrenaicus)
Artículo siguienteTaller infantil:”El fascinante mundo de los fósiles”
Desde pequeño siempre fui aficionado a la naturaleza, pasando mis tardes metiendome por donde pudiera en medio del monte y la playa. Así que mi afición traté de hacerla en serio y acabé la carrera de Biología en el año 2003. En la actualidad, estoy realizando la tesis doctoral en el lab. de Biotecnología Vegetal de la Universidad de Vigo. Desde hace tres años presido AXENA, mi trabajo en la asociación está centrado en la coordinación de las diferentes disciplinas que conforman nuestros proyectos, su gestión y claro está, en el área de naturaleza.

3 Comentarios

  1. No inferno dos muiños, os días de calor duro en Pontevedra e Ourense pódese ver agrupacións de miles tamén. Eu o vin coa peculiaridade de moito sol, calor e luz intesa a finais de Xullo fai dous anos. Coa fresca da noite tamén se agrupan pero sen tal espectacularidade, fuxindo do rocio e a xiada, como non deixes ben pechada a tenda de campaña enchesete de opilios. Para min, a intensidade da luz, o calor ou a reproducción, se cadra seña cousa de tipo social, sabe dios.
    Saudos!

  2. As tes no mail, non parece ningunha das duas especies. Alguns opilios teñen zonas vermellas¿?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here