AMUS, acción por el mundo salvaje

0
65

Lo recuerdo como si fuera ayer, en plena adolescencia, tuve la suerte de compartir con futuros y prometedores científicos un censo de cabra montes en la sierra de Revolcadores. No quedo ahí la cosa, y a finales de mayo del mismo año, entusiasmado, me dieron la oportunidad inolvidable de anillar águilas perdiceras (Hieraetus fasciatus )

Logo de AMUS.

Cuando eres joven es difícil distinguir, por eso, ahora miro atrás y agradezco cada segundo que pude disfrutar en compañía de estos expertos conocedores, y hoy, eminentes doctores y reconocidos científicos en el campo de la ornitología.

¿Y a cuento de qué les cuento todo esto? pensaran que he enloquecido convirtiendo el blog en los delirios de un nostálgico, en parte, podría ser así, pero queda lejos de mi verdadera intención… así  que, déjenme continuar, por favor…

Aguila real en mesa de operaciones.

A los pocos meses estaba en un quirófano con una hembra de águila real, de un tono negro casi azabache e inmovilizada por medio de una cinta adhesiva (me refiero a las garras y uñas). A continuación, el veterinario procedió a realizar una radiografía, recuerdo, ingenuo de mí, la pregunta que le formule… ¿se recuperará? me dijo que no, que era irrecuperable. Qué tristeza, un águila real sin ningún rasguño en apariencia, estaba ahí, como atontada por la indeseable actitud de algún escopetero, solo un perdigón del numero ocho era el causante de esa situación. En efecto, se habia alojado a una distancia infima del cerebro y no seria posible la extracción por el consiguiente riesgo de muerte para el ave…

Buho real en las manos salvadoras de un componente de AMUS.

En la Región de  Murcia sigue existiendo el Centro de Recuperación de Fauna del Valle. Antes, sus visitas eran restringidas pero ahora  su visita es guiada y gratuita mostrando a sus invitados todo el repertorio de aves irrecuperables como águilas perdiceras, buhos reales, águilas calzadas… pero sean duros de corazón, porque yo no pude entonces aguantar, ni ahora tampoco, el hecho de ver búhos reales con las alas amputadas, tuertos, con una sola pata… la sensación es terrible , horrible casi insufrible…

Por eso desde AXENA, nuestro más sincero reconocimiento a todos los veterinarios que salvaguardan y protegen, con su trabajo y tesón, la vida de tantas rapaces, aves, mamíferos, reptiles…y cualquier ser vivo que resulte malherido.

Mustélido en pleno proceso de recuperación.

Ahora que nuestra nación se viste de remiendos usados y llora la seda que engalanaba sus ropajes, las asociaciones independientes dedicadas a la conservación de la naturaleza sufren, ¿por qué no aunar  esfuerzos y objetivos entre todas ellas? ¿No resultaría más pragmática toda la información que se publicara? Desde AXENA, apoyamos todas las asociaciones que se esfuerzen por conservar el patrimonio natural a través de cualquiera de los caminos que existen para ello, excepto, por supuesto, uno, un tipo de camino tapiado y en contra de nuestros principios, simple y llanamente, el egocentrismo que terminará por destruir toda esperanza que resida en el ser humano.

Como comenzé quiero terminar, anudando esta historia con unas siglas, las de AMUS, les invito a que visiten su pagina web. Hoy, les dedico este post pasado en el tiempo y basado en mi admiración. Desde aquí, nuestro apoyo por vuestro trabajo tan digno de alabanza como lleno de nobleza:  www.amus.org.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here