Un nuevo súperpalangrero

5
13

Esta es la imagen de un súperpalangrero que va a construirse por encargo de una compañía pesquera de Alaska con base en Kodiak, Alaskan Leader Fisheries. Se llamará Northern Leader y será uno de los palangreros más grandes del mundo, con 56 m de eslora, 12 m de manga y más de 1000 m cúbicos de cámaras con capacidad para almacenar 850.000 kg de pescado. Costará la friolera de 25 millones de dólares y estará operativo a partir de abril de 2013; es decir, preparado para poner algo más que un granito de arena en la destrucción del Pacífico Norte, puesto que podrá cebar y largar hasta 76.000 anzuelos diarios gracias a su Mustad Autoline Super Baiter y procesar hasta 70.000 kg de pesca.

Paradójicamente, el buque va a obtener una green credential (una especie de “carnet verde”) gracias a su innovador sistema diésel-eléctrico de propulsión que evitará la emisión de grandes cantidades de CO2. Pues ya nos ha quitado un enorme peso de encima. Sus diseñadores presumen, además, de que estará equipado con sistemas de procesamiento de pescado de última generación que permitirán aprovechar la totalidad de cada pez, desde la cabeza hasta la cola: nada será desechado y devuelto al mar. Cuando recojan sus cientos de kilómetros de palangre de fondo repletos de bacalao y quién sabe qué otras especies, en el mismo barco extraerán el aceite de sus hígados y fabricarán productos y subproductos con lo todo demás, sin necesidad de esperar a llegar a puerto.

Hace un tiempo hablábamos de cómo los métodos altamente destructivos de la pesca industrial han arrasado la mayor parte de los océanos de la Tierra (I y II). Pues bien, aquí tenéis un ejemplo sumamente descorazonador. ¿Realmente hacía falta un buque con semejante capacidad pesquera, cuestiones de pura rentabilidad económica aparte? Estamos tomando el camino equivocado, y cuando nos demos cuenta de ello será demasiado tarde. En modo alguno el océano podrá soportar el descomunal esfuerzo pesquero que barcos como este siguen realizando infatigable e insistentemente, día tras día, año tras año. Y es que los seres humanos estamos actuando como un virus, que crece y crece a costa de los recursos que va robando de su huésped cada vez con más avidez, hasta que termina matándolo… y matándose a sí mismo. Y lo que más nos llena el corazón de amargura es que esto lo sabemos y no somos capaces de evitarlo, como si una segunda naturaleza, latente bajo el disfraz de seres racionales de que tanto nos gusta presumir, nos estuviese empujando, ciega e inexorablemente, hacia nuestra propia destrucción.

5 Comentarios

  1. De hecho, o mucho me equivoco, o bacalao ya no pescará mucho, ya que la pesquería del Norte esta agotada ¿no?

    A pesar del avance hacia una pesca menos contaminante y el aprovechamiento total del pescado, la pregunta sin duda es si ese beneficio es intercambiable con una sobrepesca debida a la extrema capacidad que tiene el barco en cuestión. Sin duda, la sobreexplotación pesquera es un problema aún por resolver

  2. Pues seguro que los ingenieros pensaron que esta era la solución para acabar con flotas de cientos de barco, con tres como este se arregla. Si es por no colapsar las vías marinas, jejejeje

  3. El problema Javi, es que cuando se hace algo asi, no funciona como tu dices. Me explico: cuando se invento el motor diesel, era mejor que el carbón y se podía ir y vovler más rápido, pero nosotros lo usamos para ir más lejos, o para arrastrar a mayor potencia,….

    Con este barco, no habrá dos que hagan el trabajo de 100, si no que habrá 100 que harán el trabajo de 1000, con lo que las reservas (si quedan) se agotarán antes aún de lo previsto… yo estoy más de acuerdo con Toño en que es un avance… peligroso

  4. Creo que el caladero al que te refieres, Navarro, es el de la NAFO, en el que parece que el bacalao está empezando a levantar cabeza (creo recordar). El del Pacífico no ha llegado al límite extremo de su primo el bacalao Atlántico.

  5. Yo también me lo planteé, el asunto es que habrán echado cuentas, e ir uno, y más grande saldrá más rentable que que vayan muchos barcos, habrá un momento en que el esfuerzo pesquero por muy grande que sea no será rentable, y probablemente eso suceda cuando muchas de las poblaciones de ciertas especies difícilmente se puedan recuperar, empezando por los depredadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here