Los caracoles, esos letales cazadores II

1
100

Hace tiempo, en la serie de bichos raros, hablábamos de un género de caracoles gigantes que, además de ser carnívoros, son cazadores activos. Hoy os voy a hablar de otro grupo de caracoles, esta vez marinos, que también son cazadores. Se trata del género Conus (conocidos comunmente como conos), gasterópodos marinos presentes en todos los mares tropicales y subtropicales y que son venenosos. Las especies más pequeñas se alime gusanos marinos o pequeños moluscos, pero las especies más grandes cazan peces de fondo. Todo el género se caracteriza por tener los dientes de la rádula (estructura localizada en la base de la boca y la concha de la mayoría de los moluscos especializada en raspar el alimento) modificados a modo de jeringuilla o arpón y una glándula con una toxina que le permita paralizar a la presa y engullirla. En la siguiente imagen podéis ver una imagen de cómo un cono engulle un salmonete:

Cada uno de estos arpones es un diente modificado que está hueco y se almacena en el saco de la rádula (un bolsillo evaginado en la pared posterior de la bucal cavidad), excepto el diente que está  listo para ser utilizado.  Cuando el caracol detecta una presa cercana, se extiende un tubo largo y flexible llamado probóscide hacia la presa. El diente cargado con el veneno de la glándula venenosa, que todavía está unido a la rádula, es despedido de la probóscide contra la presa mediante una potente contracción muscular. El veneno es capaz de paralizar un pez pequeño casi al instante, aunque dependiendo de la especie poseen diferentes venenos con diferentes efectos. A continuación la probóscide se retrae engullendo a la presa. Una vez que la presa ha sido digerida, el cono regurgita cualquier material que no sea capaz de digerir, como espinas o escamas, y coloca en posición un nuevo diente para ser utilizado. Siempre hay un dardo almacenado en el saco de la rádula que puede ser utilizado en defensa propia cuando el caracol se siente amenazado. Os dejo a continuación un vídeo para que veáis la captura completa del salmonete:

 

Compartir
Artículo anteriorBear 71
Artículo siguiente2000 veces más potencia para alcanzar Matrix
Soy biólogo y realizo estudios de doctorado en el Cuvi en el área de Biología Celular y Molecular. Mi afición por la naturaleza me viene desde pequeño, cuando criaba en casa bichos como renacuajos y hormigas para gran regocijo de mi madre... Mi posición dentro de Axena se podría definir como "El último mono". Intento asistir a todas las actividades que puedo, buceando, metiéndome en cuevas o recorriendo monte. Al blog intento aportar aquello que me interesa, escribiendo sobre temas que me llaman la atención y creo que pueden interesar a la gente, siendo de esta manera el primero en aprender algo. También intento mostrar el mundo de lo microscópico en las serie Micronaturaleza, aprovechando los medios de los que dispongo y la paciencia de mis jefes...

1 Comentario

  1. Muy interesante, me encanta este tipo de post Juan, es increíble al cantidad de formas de adaptación que existen en los seres vivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here