Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

Amor Natura (I)

Os presento mi primer post que constará de dos partes debido a su extensión, se trata de un cuento que escribí hace unos siete años para un centro de educación ambiental. En este centro los fenómenos ecológicos se les explicaban a los niños mediante una bella historia para hacerlo más atractivo y mejorar así su comprensión, pero no me termino de gustar el cuento que narraron y me puse a redactar un nuevo relato. Por aquella época me encontraba en fase de prueba para un contrato como educador ambiental, pero muy a pesar mío no fui seleccionado y me quede un poco desilusionado y con medio cuento sin terminar. De todas maneras lo terminé y hasta día de hoy no había sido divulgado, muchas gracias Axena.

El bosque

Hace muchísimos años, en un lugar desconocido, en una noche gris, fría y lluviosa, tuvo lugar el encuentro más inesperado y grandioso jamás recordado en la naturaleza. El joven hijo de la lluvia, “Flavio”, se encontró con una de las más bellas y esplendorosas hijas de la naturaleza. Ella era de tez blanca y suave, de una sonrisa tan maravillosa que dejaba hipnotizado sin poder reaccionar  y de una presencia tal que manaba una gran sensibilidad y fortaleza. Sí, sin duda, era ella, la bella hija de la Roca, “Cali”.

Flavio se quedo inmóvil frente a ella, perplejo a tal belleza, no podía hablar, sólo miraba. Miraba a sus ojos blanco-grisáceos con tal profundidad que llego a sentir su alma. Cali no pudo frenar tal mirada y se mostró ante sus ojos tal y como era, fue imposible ocultarse ante tales ojos. Unos ojos grandes, brillosos, de color azul lluvia, mirar su iris era como mirar a través de una catarata, su mirada desprendía paz, calma y tranquilidad.

El encuentro de Flavio y Cali

Entonces, allí, bajo una lluvia torrencial se encontraron uno en frente del otro, paralizados, silenciosos, sin pronunciar palabra alguna, sólo hubo miradas. El tiempo se detuvo para ellos, pasaron toda la noche inmóvil mirándose el uno al otro, y hasta que de pronto, con los primeros rayos de luz de la mañana, finalmente, el tiempo comenzó andar de nuevo para ellos, y empezaron a correr a la vez como viento enfurecido al encuentro el uno del otro y se fundieron en un fuerte abrazo. En ese instante por sus venas empezaron a sentir un Amor tan fuerte, mágico y poderoso, que hizo que Cali y Flavio fueran uno. Sí, Uno, no solo espiritualmente, sino también físicamente. De hecho ahora, cuando los miras, ves a una persona que tienen los caracteres físicos de ambos y además, cuando oyes su voz, se aprecia las voces de ambos superpuestas una a la otra.

Era un Amor tan mágico, que eran capaces de atravesar rocas, de crear cuevas, pasadizos y grandes cataratas por allí por donde pasearan, se divertían danzando y riendo libremente por multitud de aguas y cuevas ocultas.

Musho

Pero de pronto un día, el viejo mago “Musho” mientras merodeaba alrededor del bosque, vio de lejos a la pareja que bailaba cerca de las aguas de una cueva que hacia linde con el bosque. El mago se quedo asombrado y maravillado de la magia que los envolvía. Fue tal la admiración que por un rato no pudo apartar la mirada, era una magia que desconocía y quería probarla…

 

Datos del post

Fecha
septiembre 22nd, 2011

Autor
Vicente Gimeno

Categoría

Etiquetas

5 comentarios a “Amor Natura (I)”


  1. javi dice:

    Bienvenido Vicente, un cuento con mucha pasión espero el leer el final con impaciencia.

  2. Vicente Gimeno dice:

    Gracias Javi, espero que te guste el final del cuento…

  3. Domingo dice:

    Muy bien, creo que todo lo que sea aplicar la natulareza a un cuento es beneficioso, los niños cuando les hablas de rios,montañas,aves prestan atencion.Yo lo he comprobado en varios Talleres infantiles de natulareza, y claro los niños son el futuro, son la base del cambio.Enhorabuena Vicente y bienvenido.

  4. Carmen dice:

    Ay Tin! Cuanto vales! 1 besazooo!

  5. Bea dice:

    Enhorabuena Vicente!



Deja tu comentario