La lamprea, el chupasangre marino

8
57

Es época de lamprea. A estas alturas del año las lampreas remontan los río para desovar y aquí en Galicia aparecen en los restaurantes (manjar para algunos y plato horrible para otros) y también llegan al laboratorio en el que estoy realizando mi tesis, por lo que aproveché para hacer fotillos y os voy a hablar un poco de este peculiar animal (casi merecedor de entrar en la serie de bichos raros). La especie presente aquí en Galicia es Petromyzon marinus, conocida como lamprea de mar, y es de la que voy a hablar en este post.

Boca de lamprea en la que se pueden ver las hileras concéntricas de dientes córneos y la lengua también córnea

Las lampreas son el representante vivo de los vertebrados más antiguo que existe. Hace 450 millones de años ya habitaban nuestro planeta, por lo que estaban presentes mucho antes que los dinosaurios y sobrevivieron desde entonces hasta nuestros días. Esto hace de ellas animales especialmente interesantes para la ciencia. En el caso del grupo de investigación al que pertenezco, estudiamos su sistema nervioso ya que al tratarse de un vertebrado muy antiguo presenta características comunes con nosotros (y otros vertebrados más actuales) pero al mismo tiempo un cerebro mucho más sencillo. Aunque en principio podamos pensar que son peces con un aspecto similar a la anguila, en realidad no están emparentadas con éstos y forman un grupo aparte junto con los mixines.

Ejemplar adulto de Petromyzon marinus, que en su etapa adulta pueden llegar a un tamaño aproximado de un metro

Las lampreas son hematófagas, se alimentan de sangre uniéndose a otros peces o mamíferos marinos gracias a su boca en forma de ventosa. Después utilizan las hileras concéntricas de dientes córneos y su lengua también córnea para raspar los tejidos y chupar la sangre, utilizando para ello la lengua a modo de émbolo. Se dice que son animales agnatos ya que carecen de mandíbula.

Su ciclo de vida es bastante complejo. Se trata de animales anádromos. Esto quiere decir que nacen en el río, migran al mar que es donde pasan su vida adulta y vuelven al río para desovar. En su primera fase de vida las lampreas viven en forma de larvas enterradas en el sustrato del fondo del río, donde se alimentan por filtración de materia orgánica.  Las larvas poseen tan solo unos ojos rudimentarios tapados por piel y no poseen su ventosa oral, siendo bastante diferentes a su fase adulta, por lo que durante años fueron consideradas como una especie distinta. Esta etapa dura de 3 a 5 años y entonces se inicia una fase de metamorfosis, que dura de 3 a 10 meses. Esta metamorfosis consiste en un cambio drástico en la morfología y fisiología del animal (desarrollo de los ojos y aparición de la ventosa bucal entre otros muchos cambios), que lo adapta  al que va a ser su nuevo estilo de vida: un parásito hematófago de vida marina, que es a donde viaja el joven adulto tras completarse todos los cambios.

Joven adulto adherido al cristal del acuario

Debido a su parasitismo, las lampreas pueden llegar a causar grandes bajas en diversos peces teleósteos, como la merluza o el bacalao. Viven entre los 280 y los 650 metros de profundidad en este estadío entre 2 y 4 años. Entonces comienzan una segunda metamorfosis, que implica cambios como el cese de su alimentación (atrofiándose el sistema digestivo), degeneración de los ojos y la aparición de caracteres sexuales secundarios. Las lampreas viajan entonces de nuevo al río, donde los machos comienzan la construcción de nidos arrastrando para ello piedras con su ventosa bucal y siendo posteriormente ayudados por las hembras. Una vez terminado el nido, consistente en una depresión en el fondo del río, la hembra se ancla con su disco a una piedra y el macho se adhiere a la cabeza de la hembra, colocándose encima. Es entonces cuando se produce el desove, expulsando la hembra los huevos mientras el macho los fecunda eyaculando sobre ellos. Los huevos quedan adheridos a los guijarros del nido y eclosionan a las dos semanas aproximadamente, comenzando de nuevo el ciclo.

Lampreas en distintas fases de vida. En la parte superior una larva de un tamaño aproximado de 10 cm. En el medio lamprea en etapa de metamorfosis, de un tamaño aproximado de 20 cm. En la parte inferior lamprea adulta, con un tamaño aproximado de un metro

Compartir
Artículo anteriorAcuicultura XII: cultivo de peces planos
Artículo siguienteLobo en las calles de Suecia
Soy biólogo y realizo estudios de doctorado en el Cuvi en el área de Biología Celular y Molecular. Mi afición por la naturaleza me viene desde pequeño, cuando criaba en casa bichos como renacuajos y hormigas para gran regocijo de mi madre... Mi posición dentro de Axena se podría definir como "El último mono". Intento asistir a todas las actividades que puedo, buceando, metiéndome en cuevas o recorriendo monte. Al blog intento aportar aquello que me interesa, escribiendo sobre temas que me llaman la atención y creo que pueden interesar a la gente, siendo de esta manera el primero en aprender algo. También intento mostrar el mundo de lo microscópico en las serie Micronaturaleza, aprovechando los medios de los que dispongo y la paciencia de mis jefes...

8 Comentarios

  1. Animalicos!! cuando empecé a trabajar con ellos flipé con lo raritos q eran, luego ya te acostumbras a ellos y no te parecen tan peculiares pero la verdad es q lo son!! Eso sí, prefiero verlos en el acuario que dentro de la olla!!

  2. Y cómo es su técnica para parasitar a otros peces? cómo llegan a adherirse? Esperan escondidas en una zona a que pase un hospedador potencial? Por velocidad?

  3. Soy de las que adoro éste bicho , en todas sus manifestaciones gastronómicas. A la bordolesa, ahumada, seca y rellena, en croquetas, con chícharos, en empanada etc.
    Por lo menos en restaurantes éste año la temporada empezó en enero y acabó el 25 de abril.
    Debo reconocer que es un bicho raro… pero mas cosas se comen y son mas feas

  4. Gracias por los comentarios!Es verdsad que la temporada gastronómica comienza en Enero y termina antes de Mayo, y esto es debido a que a partir de ahí la lamprea pierde calidad debido al proceso degenerativo que la llevará a la muerte después de aparearse. Pero lo que es la época de desove en sí se extiende ahora durante la primavera. Quizás me expresé mal al hablar de la temporada de lamprea. Hablando de eso es interesante saber que las lampreas que se coman a partir de ahora posiblemente sean capturadas de modo furtivo, y como ya dije serán de peor calidad (a nuestro laboratorio llegan reproductoras pilladas después de aparearse y están hechas una pena!).
    Hablando de su modo de depredación, la verdad es que poco sé del tema, por no decir nada. Intentaré enterarme aunque creo que de su fase de vida marina poco se conoce.
    Y lo de bonito o feo, objetivamente hablando cosas más feas nos comemos y tan normales nos parece. Ahora mismo yo me cenaba unas centollitas… :)

  5. :) Evidentemente Juan, cada cual mira lo que le interesa, yo de la lamprea me preocupo de cuando está para comer.
    Aunque una vez estuve en un lapreeiro y allí nos explicaron el ciclo, y porqué solo era aconsejable comer hasta finales de abril, porque como bien dices, luego ya es el período de reproducción.
    Tenemos un campo en ésto de combinar bichos y gastronomía, ya lo vimos en mar por dentro, como casi todo pedía pota

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here