El hombre y el cambio climático

6
151

Extinción de especies, hidrología natural y ciclos químicos alterados, millones de toneladas de suelo superficial perdidas, diversidad genética afectada… son la consecuencia de un crecimiento exponencial de la población humana en nuestro planeta. El gigantesco cambio ambiental que se nos avecina viene dado por el gran número de personas que vivimos en el planeta, siendo actualmente cerca de 7000 millones, según los últimos datos.

Vistas desde la cima del Torreón, Cádiz

La principal consecuencia de este cambio climático, es la disminución alarmante de la biodiversidad. ¿Y qué es la biodiversidad? Esta palabra proviene de la unión “bio”, que significa vida, y la palabra “diversidad”. Teniendo en cuenta esto, podemos decir que la biodiversidad es la amplia variedad de vida que hay en la Tierra.

Destrucción de hábitats, introducción de especies exóticas, sobreexplotación de especies… todo esto, da lugar a cambios globales en el medio ambiente provocando cambios de temperatura, homogeneización de especies y aceleración del cambio climático.

Carpobrotus edulis, planta alóctona de carácter invasivo.

La importancia de la biodiversidad reside en la fuente de recursos que nos aporta, los beneficios que nos proporcionan los ecosistemas, el placer que se obtiene de los organismos y razones éticas, ninguna especie tiene el derecho de hacer desaparecer a otra especie.

El cambio climático es la variación del clima con respecto al historial climático a una escala global. Tales cambios se producen a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros climáticos, como pueden ser temperatura (aumento de la temperatura global), precipitaciones, nubosidad, etc. Es debido a causas naturales pero también por la acción del hombre, el cuál, con su actividad frenética y los residuos que ésta provoca, agravan las consecuencias de este cambio.

El cambio climático nos afecta a todos.  El impacto es enorme: subidas de la temperatura global y del nivel del mar (simulación subida del nivel de mar), predicciones de falta de agua potable, disminución de lluvias en primavera y verano, alteraciones en los ecosistemas terrestres con riesgo de aumento de plagas, reducción de la productividad de las aguas marinas, pérdidas de la vegetación, reducción de la riqueza de especies animales, mayor virulencia de los parásitos, aumento de la desertización por la pérdida de propiedades de los suelos y un aumento de los riesgos naturales, entre otros.

Si observamos las últimas noticias, vemos que esta verdad se hace cada vez más clara. Terremotos, inundaciones, lluvias torrenciales… nuestro planeta nos pide ayuda a gritos y nosotros hacemos oídos sordos a sus llamadas…

El aumento de estos riesgos naturales se hace cada vez más evidente, debido a que nuestro planeta intenta compensar el aporte extra de energía que le damos, intentando que el equilibrio terrestre no se desestabilice…tarea que cada vez es más difícil.

El cambio climático no es un fenómeno sólo ambiental, sino también económico y social. Los países más pobres están peor preparados para enfrentar cambios bruscos y, por tanto, serán los que sufrirán las peores consecuencias.

¿Existe realmente el cambio climático? ¿Podemos frenarlo? Frenar el cambio climático supondría empeorar nuestra calidad de vida… ¿Estamos dispuestos a ello? ¿Tú puedes? Yo no puedo…. ¡Yo ya lo hago!

6 Comentarios

  1. En eso también tienes razón; aunque, creo que lo que una persona individualmente puede hacer (y a mayores la sociedad) siempre esta limitado por lo que los gobiernos (de todos los colores y países) nos dejan hacer, no te parece?

  2. Pues si… aunque nosotros podemos poner de nuestra parte….si los gobiernos no ponen de la suya….poco podemos hacer…mientras el dinero sea más importante que la vida misma….que en definitiva es eso en lo que se basa el cuidado del planeta…en poder seguir disfrutando de lo maravilloso que es vivir…la naturaleza es vida…es nuestra vida…no tenemos nada que hacer…

  3. Yo creo que vivimos tan comodamente que no vemos oportuno enfrentarnos con fuerza a un problema de tal calibre como es este, el cambio climático, que nuestra descendencia más cercana no tenga tierra suficientemente “saludable” para comer lo que planta, aire suficientemente limpio para respirar gratis, fuentes como para beber, costas y montes para cazar y pescar y lugares sin un alma para soñar e imaginar. Creo que después de tantos 100s de años sembrando el mal allí donde fuimos esta claro que esto nos da mucho igual y no va a mejorar, al reves empeorará, somos idiotas. En algún momento de nuestra historia, en casi todas las partes del mundo, una generación le dió la espalda a la naturaleza, y a partir de ella lo fuimos pagando y arrastrando los que vinimos más tarde. Ni defiendo la sobreprotección ni la sobreexplotación, solo el equilibrio natural de las cosas.

  4. Estoy de acuerdo contigo Meu… entre los extremos siempre hay más espacio…ni una cosa ni la otra, si se hacen las cosas bien…estaríamos todos contentos!Creo que no le damos la importancia que tiene…las personas creo que piensan que eso no va a pasar, que no va a haber problemas que hagan que cada vez lo tengamos más crudo para sobrevivir…creo que no se hacen a la idea de la importancia que tiene…tampoco quiero ser catastrofista, pero si lo dejamos en manos de nadie…pongámonos en lo peor!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here