El Courel, Buscando el Corazón de la Tierra (III)

12
75

Continuando con nuestro fin de semana en el Courel después de El Courel, Buscando el Corazón del Tierra (I) y (II)

A la mañana siguiente ya descansados, volvemos a la carga. Toca una cueva en la que hay que usar el equipo de descenso y progresión por cuerda, y después del entrenamiento de toda la semana en un castaño, llega el momento de sentir un poco la humedad de la cueva…

En la boca de la cueva nos equipamos y una vez fijados los anclajes nos disponemos a adentrarnos de uno en uno a un abismo desconocido. Las sensaciones que en este momento sentimos son contradictorias pues la adrenalina nos acelera las pulsaciones, pero la cabeza nos pide que los movimientos con las cuerdas sean concienzudos, pues estamos a oscuras y no sabemos lo que nos vamos a encontrar. Pasamos hasta el punto de anclaje, nos fijamos a la cuerda, y de un pequeño impulso nos colgamos en el vacío. A nuestros pies tan solo vemos oscuridad e intuimos la profundidad del pozo por la voz de Marcos que nos espera abajo.

El descenso en rápel. De izquierda a derecha, Sonia, Darío y Xurxo.

Descendemos los primeros metros y de pronto nos encontramos en lo alto de una bóveda a 9 m  de altura (un 3er piso) y nos preguntamos cómo es posible que después de una pequeña boca y un estrecho pasillo pueda formarse semejante cueva.

Ya con los pies en tierra lo primero que nos llama la atención es una inmensa columna. Desde lo más alto de la bóveda se dirige hasta el suelo con un tamaño de casi 15m. Para formar tamaño monumento natural  no podemos imaginar la cantidad de cientos, incluso miles de años que han sido necesarios.

Como un incesante goteo en un lúgubre y húmedo paisaje los Axenas y Mauxos caen en el interior de la cavidad.

Comenzamos a ver que la cueva tiene formaciones más recientes, una de las más llamativas en color rojizo. También los diferentes espeleotemas arcillosos que marcan diferentes niveles de agua y muchas otros de formas curiosas.

Arriba las formaciones en arcilla marcando distintos niveles de agua,de fondo la roca forma espeleoformas de color rojizo y abajo una curiosa forma de la roca.

Pero, sin duda, lo más  interesante fue el hallazgo de un fémur de oso cavernario (extinto hace 27.000 años) que se encontraba encastrado en el suelo y los sedimentos comenzaban a engullirlo. Más adelante nos indican que por un pequeño hueco como el de una gatera había otra cámara interesante, y para allá que nos vamos; literalmente de cabeza, porque era la única forma de pasar. En el interior comprendemos el por qué decían que nos resultaría interesante, ya que en el suelo igual que el fémur, nos encontramos los restos de una cadera y algún otro resto de tamaño considerable aunque difícil de identificar. Todos los hallazgos resultan muy interesantes pero cobran una dimensión especial cuando nos cuentan que han sido datados en 34.000 años. Recientemente, ha salido una noticia en el Faro de Vigo sobre los estudios científicos llevados a cabo en estos yacimientos, podéis ver la noticia aquí.

Un fémur de oso cavernario (Ursus spelaeus)

 

Las jornadas llegan a su fin pero queda el regreso por el mismo camino, cuerda arriba con más o menos esfuerzo, como si de una larva se tratase, ascendemos por la cuerda hacia la superficie.  Y aquí termina un intenso fin de semana… bueno después de todo esfuerzo tiene que haber una recompensa… bocata y cervecita fresquita.

A la salida nos espera la recompensa bajo la sombra de los robles caurelianos. De derecha a izquierda: Raúl, Sonia, Manu, servidor, Darío, Marcos y Rey.

El recuerdo y la experiencia es inolvidable, tenemos que agradecer al “Clube Espeleolóxico Mauxo” (Rosa, Rey, Trus y Marcos) todo lo que nos han enseñado y que nos brindasen esta oportunidad.

De Izq. a Dch. por arriba Rosa, Rey, Darío, Trus, Manu y yo; de Izq a Dch en primera fila Marcos, Sonía, Xurxo y Raúl

12 Comentarios

  1. Muy chulo el post! que ganas de volver al Courel!…en cuanto a la funda gris…todo parecido con la realidad es mera coincidencia…jeje un saludo

  2. Javi, como siempre formidable!, fue una experiencia inolvidable, chicos no veo la hora de repetir, jijiji………

  3. Quiero más salidas de este tipo… en setiembre os toca a vosotros. y en el futuro con suerte por aquí cerca… con suerte.

  4. Hermano cuando aprendiste a escribir así?? un ole por ti. En la foto de grupo en vez de escaladores pareceis pintores, jeje

  5. Bueno en realidad tu conoces mi letra, y yo no se escribir. Y una funda tiene muchas utilidades.

  6. De pequeño querías ir a la G.C. para hacer el curso de montaña (esquí-escalada), ahora de mayor ya eres G.C. y un profesional de la montaña (esqui-escalada y espeleólogo.
    UN ABRAZO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here