Coche-hyde para fotografía de aves rapaces

13
206

La verdad es que estoy muy cansado de las esperas en el monte, a la lluvia, al frío, al calor, al sol. Que si viento, que si no viento, que si se te clava todo y no sabes cómo ponerte ya… como por ejemplo las fotos que sacó el año pasado Kiko Arcas de halcón peregrino, que le costaron una luxación en el hombro tras 8 horas apostado en el canto de un acantilado…

Así que me he decidido, (debe ser que ya voy viejo) a evitar en la medida de lo posible todo este despliegue de sufrimientos varios.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que en general, los bichos a lo que tienen miedo y respeto es a la presencia humana, y más aún a la presencia humana haciendo algo fuera de lo común. Me explico:

-Un ratonero en un poste de la autopista. Los coches pasan por debajo suya a ciento y pico km/h con todo el ruido, viento y molestia que eso conlleva. El bicho sigue allí más ancho que pancho. Ahora bien, un coche para y sale una persona. Se escapa al momento. Acaso hizo más ruido? Molestó más?

O en una carretera comarcal un coche disminuye la velocidad, salgo yo para sacar una foto y el mismo bicho también se marcha corriendo. Ahora bien, sale un obrero con los capachos y las herramientas y ya no lo tengo tan claro…

-Otro ejemplo sobre lo que es natural y lo que no para los bichos: Yo estaba en el monte rozando un pinar. Pues petirrojos, carboneros, chochines, herrerillos y pájaros carpintero a mi lado todo el rato. Al día siguiente llevé la cámara de fotos y era parar de rozar, coger la cámara y parece que lo sentían… No se acercaban nada o se marchaban corriendo (frustración).

La mayoría de las técnicas de fotografía salvaje se basan en conocer un punto donde habitualmente se colocan los animales o atraerlos con comida o agua. En este último caso, uno controla un poco la localización.

Por el medio de la seca marisma de la Uve (ver post de ayer) aún queda un canal con agua (bueno una poca), donde siempre vi agrupados a los milanos pescando. En este lugar acaban acumulados miles de peces cuando se retira el Guadalquivir tras las inundaciones. El olor es insoportable con el calor.

Se distinguen, en medio de la grasa, peces como maragotas enormes de más de 1 kilo!!!, y multitud de peces pequeños. Gaviotas, garzas y milanos tienen aquí una fuente de alimento para una temporada breve. Hoy ya no queda mucho para que se seque y los últimos supervivientes fallezcan. Así que éste es un buen punto para saber que tenemos individuos en las proximidades a los que podamos llamar la atención.

Ahora viene el hyde. En mi opinión el hyde da exactamente igual lo que sea, sólo tiene que cumplir un único requisito:

-Que no se detecte la presencia humana!.

Existen diferentes estilos, algunos de una gran complejidad que yo considero exagerado para la gran mayoría de los casos (porque lo principal que les importa a los bichos para estar tranquilos es el no vernos delante). En este caso hemos preparado un coche-hyde. Para ello me he ido a la ferretería de Rota, (y sí, finalmente les tuve que contar para qué era.. qué más dá si total voy a volver por allí con historias muy raras… es mejor que me vayan conociendo…) y compré una malla marrón de jardín de 6×3 metros. También un spray negro. Entre Manuel y yo el viernes pasado la estiramos en la calle y comenzamos a pintarla para romperle un poco el aspecto. Me decanté por manchas en forma de lagrima verticales, como el plumaje de los pollos de peregrino (sí, esto es mu friki), expertos en el camuflaje en paredes rocosas… (ay! cómo echo de menos los acantilados y los halcones.. snifff).

Malla de jardín de 6x 3m antes de pintarla.


Pintando el hyde en modo lagrimado pecho de pollo de peregrino.


Aquí Manuel dándole el acabado al hyde (repasando algunas lágrimas).


Manu cómodamente como se puede apreciar en el interior del coche hyde .



Y aquí podéis ver el acabado final tan profesional del coche-hyde versión llanura reseca estilo “pecho de pollo peregrino”.


Hay que comentar que para el camuflaje de los coches “cada maestrillo tiene su librillo” y diferentes métodos probablemente tan válidos como el que hemos utilizado en esta ocasión pueden ser aplicados. He aquí el que en la actualidad está practicando Manuel en Doñana, sus resultados nos los mostrará en breve.


Manu señalando su técnica puntera de camuflaje, y Iago mirando asombrado el cuidado y perfección del método.

Compartir
Artículo anteriorLos milanos de La Uve en Cádiz
Artículo siguienteAcuicultura VII: Cultivo de peces
Desde pequeño siempre fui aficionado a la naturaleza, pasando mis tardes metiendome por donde pudiera en medio del monte y la playa. Así que mi afición traté de hacerla en serio y acabé la carrera de Biología en el año 2003. En la actualidad, estoy realizando la tesis doctoral en el lab. de Biotecnología Vegetal de la Universidad de Vigo. Desde hace tres años presido AXENA, mi trabajo en la asociación está centrado en la coordinación de las diferentes disciplinas que conforman nuestros proyectos, su gestión y claro está, en el área de naturaleza.

13 Comentarios

  1. muy bueno xur, el de la ferreteria tubo que flipar un poco pero los que te vieran pintando la malla no te quiero contar. El acabadado da un aspecto de puta madre, ya nos cantareis que tal funciona

  2. Jejejeje!!Debes tener a los vecinos acojonados!! seguro q ya t conocen en el pueblo todos!!juas,juas!! teneis unas ideas…..y anda q ya Manuel….estais jamaos!! bss ;)

  3. Muchas gracias! Para la semana prepararemos un post con lo que fotografiamos en el mismo sitio y con la misma técnica de camuflaje, unos bichos bastante más desconfiados y avezados que los milanos: los garrapateros (nombre gaditano del bicho jejejej)

  4. El coche-hyde dio un buen resultado,os felicito!yo creo que le vais a sacar un muy buen partido.Manu,el camuflaje de tu coche es un tanto guarrillo pero no quita de que no haga el mismo efecto,jajaja.

  5. Muy buena la idea! Yo creo que vais a sacar un montón de material de ahí!
    Manuel, eres un crack! La mejor escusa que escuché para no lavar el coche!!
    Un abrazo!

  6. Buenisima la idea, buenisima la forma de llevarla a cabo :) Esperamos con ansia las fotazos que sacareis jeje

    Manuel, segun he visto tu camuflaje… Juan lleva el mismo aquí en Vigo :P

  7. La verdad que os perdisteis un finde genial. Este método es muy práctico, cómodo, limpio, discreto y sobretodo efectivo. También hay que decir que no es fácil que se den las condiciones necesarias para poder realizar esto, tuvimos suerte de que xurxo encontrara el lugar(buenisisisima luz, perfecta profundidad de campo, sin sombras, espacios abiertos para que detecten la comida más rápido, inmensa colonia de rapaces y otras aves que diariamente sobre vuelan el lugar…que más se puede pedir)
    Imaginaros esa llanura de la penúltima foto donde aparece el coche-hyde llena de miles y miles de flamencos, cercetas, cucharas, espátulas, garrapateras, anades, cigüeñuelas, moros….y repleta de agua…es difícil de imaginar pero asi es, que pasada de contrastes!!!
    Fuera coñas, cada día que paso en Doñana el coche esta más sucio, y la fauna me aguanta más tiempo al lado del coche!jabalies, venados, gamos, mochuelos, chotacabras, perdices…haber si lo ensució un poco más y aparece el lince que ya me está tardando.
    Nos vemos!

  8. ya no vuelvo a lavar el coxe nunca más.

    Con este tipo de “movidas” no vamos a tardar en tener otro buen grupo de axenas con acento andaluz.

  9. Si, ese camuflaje casero es habitual, aqui tendria un toque mas arcilloso, y siempre lo puedes complementar pillando algunos helechos al abrir y cerrar puertas y ya lo tienes full tuneado bijain de musgo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here