¿Duermen los animales?

8
90

Una cosa que la mayoría de la gente da por hecho es que todos los animales duermen, o por lo menos que aquellos que poseen un sistema nervioso duermen. Todo el mundo asume que dormir es una necesidad vital, y que la falta de sueño puede llevar incluso a la muerte. ¿Pero es esto realmente así?

Antes de empezar a hablar de si los animales duermen o no, es importante saber distinguir qué es el sueño y dormir y no confundirlo con otros estados como la hibernación, el descanso, el letargo, etc. El sueño se define generalmente como un estado fácilmente reversible de inmobilidad y respuesta sensorial reducida. Una característica del sueño es que durante éste se produce una fase caracterizada por movimientos rápidos del ojo acompañados de un aumento de la presión sanguínea, la respiración y las pulsaciones. Esta fase se denomina REM (del inglés rapid eye movement). Otro detalle importante que caracteriza el sueño es que está regulado de manera que si se duerme poco, se tenderá a dormir más la próxima vez para recuperar el sueño perdido. También se ha observado que la gente que duerme poco tiene un sueño más profundo.

Dicho esto vamos a ver qué es lo que ocurre en los distintos grupos animales:

Insectos:

La estructura del sistema nervioso de insectos no permite que exista el sueño con las características con la que lo conocemos los humanos. Lo que sí que se ha observado en insectos son estados de reposo. En estudios analizando la privación de reposo se ha visto que no hay un aumento en el tiempo de recuperación, aunque se han observado que sí que provoca cambios en el movimiento y en la respuesta sensorial. En ningún caso se ha observado algo parecido a la fase REM.

Peces:

A pesar del gran número de especies de peces existentes (unas 30.000), solo se han realizado estudios analizando el sueño en unas diez. Y lo que se ha visto es que existe un estado de reposo similar al sueño, pero la anatomía de los sistemas cerebrales que controlan este estado de “vela-reposo” son totalmente distintos a los conocidos en mamíferos. En algunos casos se ha visto que en peces a los que se ha privado de reposo aumentan el tiempo de este estado posteriormente. Ningún estudio afirma que en peces exista un estado de sueño.

Anfibios:

Hyla arborea. Foto de Darío tomada en Arribes (Zamora)

En el caso de los anfibios se han observado casos de distintos tipos. Así, en algunas especies de rana (como por ejemplo Rana catesbeiana) se ha observado que no existe sueño. Estas especies tienen una capacidad de respuesta incluso mayor cuando están en reposo que cuando están activas. Se cree que esta capacidad de vigilancia mientras se descansa es un mecanismo que ha evolucionado ya que de otra manera serían muy sensibles a los depredadores. En otras especies de anfibios (como en la rana arbórea Hyla septentrionalis) sí que se ha observado que existe un estado de sueño, aunque sin que haya evidencia alguna de que exista una fase REM.

Reptiles:

Los estudios en reptiles son bastante contradictorios en un aspecto: los autores no se aclaran en si estos animales tienen una fase REM o no. Estas discrepancias se deben a que hay estudios que consideran que en reptiles existe una fase REM con características distintas a la de los humanos (por ejemplo no se vieron movimientos oculares), mientras que otros consideran que no existe fase REM en reptiles. Lo que sí que se ha visto es que en este estado similar a la fase REM existe una disminución de la respuesta sensorial (por ejemplo en tortugas esta disminución es del 29%).

Aves:

En aves se ha observado que existe sueño tanto en fase REM como en fase no REM. Lo que no se han observado son las patologías asociadas a la falta de sueño que sí que se vieron en experimentos por ejemplo con ratas. Tampoco se observó en aves que necesitaran de una etapa de recuperación de sueño después de estos experimentos de privación.

Mamíferos terrestres:

En los estudios realizados en diversas especies domésticas, como gatos, perros, ratones, etc. y otras como los monos se ha observado que poseen un estado de sueño tal como lo conocemos los humanos. Pero la cosa cambia en otras especies como los grandes herbívoros. En el caso de los elefantes o las jirafas se ha visto que en zoos poseen un estado de sueño tal como lo conocemos, pero en condiciones salvajes la cosa cambia. Se ha observado que estas especies tienen muy pocas horas de sueño, y todavía no se tiene muy claro si verdaderamente en este estado de sueño realmente se ve reducida la respuesta sensorial, o si estos animales permanecen en un estado de alerta frente a depredadores.

En todas las especies de mamíferos terrestres se ha observado que existe fase REM, pero las propiedes del sueño cambian bastante de unas especies a otras. Así, por ejemplo cambian los estados del sueño en los que se secretan hormonas de unas especies a otras y las áreas del cerebro que se activan. Y otras cosas curiosas: en humanos y en ratas se producen erecciones durante la fase REM, y en cambio en otros animales como el armadillo se han observado en fase no REM.

Mamíferos marinos:

El caso de los mamíferos marinos es bastante peculiar. Así, se ha llegado a decir que son capaces de dormir con la mitad del cerebro y sin dejar de nadar. En realidad se han observado dos comportamientos inusuales, por una parte en otarios y focas, y por la otra en cetáceos.

En focas se han observado dos tipos de sueño distintos. Cuando se encuentran en tierra el sueño es igual al del resto de mamíferos, pero en el agua la cosa cambia: una de las aletas está activa y se encarga de mantener la posición corporal, mientras que la otra está inactiva. También se ha visto que mientras un ojo está cerrado, el otro se mantiene abierto o semicerrado. Por lo tanto es como si la mitad del cerebro y del cuerpo estuvieran dormidos mientras la otra mitad está despierta. En el agua también se ha visto que la fase REM del sueño se acorta considerablemente.

En cetáceos se produce una situación diferente. El estado de sueño es indistinguible de los estados de reposo. En estos animales los sistemas motores siguen activos en estado de sueño, produciéndose de este modo movimiento. En delfines se ha visto que pueden estar cinco días en estado de vigilancia continua sin consecuencia alguna y sin que sea necesaria una recuperación. También pueden quedarse flotando en una fase de sueño más profundo en la que cierran los ojos. El caso de los recién nacidos es bastante peculiar: al contrario que en el resto de mamíferos que necesitan muchas horas de sueño después de nacer (se cree que esto es importante para su desarrollo tanto del cerebro como del cuerpo), en este caso permanecen activos de forma continuada durante 4-6 semanas después de nacer. Del mismo modo, las madres también cesan el estado en el que flotan con los ojos cerrados (de sueño más profundo) durante esta etapa. En muchas especies las migraciones ocurren en este período de postparto.  Aunque hay gente que considera este estado como sueño cordinado entre la madre y el hijo, en realidad no es considerado como sueño.

En total, solo se conocen unas 50 especies de animales que duerman en las condiciones que lo conocemos nosotros. De estos, no todos lo cumplen durante todo su ciclo de vida. Por lo tanto, el sueño se considera un comportamiento cuya presencia, intensidad, calidad e incluso funciones varían entre especies y ciclos de vida. Y esto choca con la idea que generalmente tenemos de que el sueño es algo universal y necesario.

Compartir
Artículo anterior“Blue hole”
Artículo siguienteRanita de San Antón (Hyla arborea)
Soy biólogo y realizo estudios de doctorado en el Cuvi en el área de Biología Celular y Molecular. Mi afición por la naturaleza me viene desde pequeño, cuando criaba en casa bichos como renacuajos y hormigas para gran regocijo de mi madre... Mi posición dentro de Axena se podría definir como "El último mono". Intento asistir a todas las actividades que puedo, buceando, metiéndome en cuevas o recorriendo monte. Al blog intento aportar aquello que me interesa, escribiendo sobre temas que me llaman la atención y creo que pueden interesar a la gente, siendo de esta manera el primero en aprender algo. También intento mostrar el mundo de lo microscópico en las serie Micronaturaleza, aprovechando los medios de los que dispongo y la paciencia de mis jefes...

8 Comentarios

  1. Muy interesante el post juan!!eso sí, a estas horas leer sobre sueño….t dan ganas de volver a la cama y continuar en fase REM!!!!

  2. Muchas gracias! Me gustó buscar información sobre el tema porque no tenía ni idea y me pareció interesante.

  3. Muchas gracias Rubén! Muy interesante el enlace, no tenía ni idea de que los vencejos tuvieran esa capacidad.
    Saludos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here