Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

Ciclo de muda de crustáceos

En los vídeos que estamos grabando para la serie Mar por dentro y que podéis seguir a través del blog (aquí) pueden verse distintos tipos de crustáceos, animales como las centollas, los bogavantes o las nécoras (que ya veremos en futuras entregas de la serie). De forma general, los crustáceos son animales protegidos por un exoesqueleto de carbonato cálcico, que forma un caparazón rígido protector. El problema básico que todos podemos observar en este sistema defensivo es: ¿cómo crecen estos animales?

El crecimiento de los crustáceos es un proceso discontinuo complejo denominado ecdisis o más concretamente muda o ciclo de la muda. Como hemos dicho es un proceso complejo que comprende varias fases. De forma sencilla, puede definirse la fase de pre-muda, la fase de post-muda, la fase de inter-muda y la propia muda o ecdisis. A lo largo de estas fases ocurren cambios morfológicos y fisiológicos en el organismo que permiten sustituir el exoesqueleto que tienen por uno de mayor tamaño.

caranguexo copia

La muda se origina a partir de la membrana de intersección entre el cefalotórax y el abdomen del animal. Tener en cuenta que en los cangrejos y similares (centolla, nécora) el abdomen está retraído bajo el cefalotórax, por lo que parece que la muda es hacia detrás. Por contra, en las langostas y similares (bogavantes, cigalas) se libera en primera estancia el cefalotórax y sus apéndices y a continuación el abdomen.

El ciclo de la muda se desencadena hormonalmente. El organismo secreta de forma constitutiva en el órgano X (situado en los pedúnculos oculares) la hormona inhibidora de la muda (HIM), que como su nombre indica, evita la muda del animal inhibiendo la producción de ecdisona en el órgano Y (situado en los segmentos de la cabeza). Ante un estímulo específico, interno o externo (como puede ser la pérdida de un apéndice o el aumento de presión dentro del caparazón) la actividad del órgano X se inhibe, descendiendo la concentración plasmática de HIM. Al inhibir el órgano X, el órgano Y comienza la secreción de ecdisona, precursora de la hormona de la muda (HM) que desencadena el proceso de muda. Durante el ciclo, el animal crea un nuevo exoesqueleto sobre la epidermis y bajo el exoesqueleto antiguo, de modo que una vez que el nuevo exoesqueleto está desarrollado (aunque no por completo) se deshará del exoesqueleto viejo. Al desprenderse del exoesqueleto antiguo, el animal posee un nuevo exoesqueleto fino y no calcificado cuyo volumen puede alterar. Lo que el animal hace en ese momento es captar agua para aumentar el volumen de ese nuevo exoesqueleto, y a posteriori eliminará el agua a la vez que forma nuevos tejidos que ocupan ese espacio, permitiendo crecer al animal. A lo largo de este proceso, se fijan sales de calcio en la matriz orgánica endureciendo su cutícula hasta conseguir un exoesqueleto calcificado de mayor tamaño que el original.

En el siguiente enlace podéis ver cómo realiza la muda una langosta:

Molting Lobster – Ocean Realm

Datos del post

Fecha
octubre 29th, 2009

Autor
Navarro

Categoría

6 comentarios a “Ciclo de muda de crustáceos”


  1. Navarro, el exoesqueleto es principalmente quitina y la mayoría de los crustáceos no lo tienen reforzado con carbonato cálcico. En aquellos que presentan estas mineralizaciones de forma notable llegan como mucho a constituir el 40% del exoesqueleto.

  2. Navarro dice:

    Hola Xabi, gracias por el comentario, a lo mejor me exprese mal, a ver si lo corrijo :)

    Los crustáceos tienen un tegumento (cutícula) secretado por la epidermis que se puede dividir en epicutícula y procutícula. La epicutícula es la parte más externa, una capa protéica externa. A su vez, la procutícula se subdivide en 3 capas: exocutícula, endocutícula y capa membranosa. Exocutícula y endocutícula son capas calcificadas mientras que la capa membranosa es una capa con quitina y no calcificada. Durante el ciclo de la muda, la capa membranosa es la que se degrada separando la cutícula completa de la epidermis, que comienza a secretar una nueva cutícula. De forma general, y debido al tamaño de las capas, creo que se puede generalizar que se trata de un caparazón calcificado.

    Adjunto un enlace con una imagen en la que se observan las capas e indica la calcificación de las mismas: http://www.parasitosypatogenos.com.ar/archivos/UNIDAD%202%202da/cuticula%20crustaceo.jpg

  3. xurxo dice:

    Mira que llevo años buceando y muy muy raras veces me tengo encontrado con mudas de necoras.. y ya no digo de centollas o bueyes… porque será? Hay animales que se comen la muda… pero no creo que este sea el caso.. probablemente como es un momento muy delicado lo hagan en sitios muy protegidos y escondidos…

  4. Juan dice:

    Muy interesante el post!

  5. Navarro dice:

    Como bien dices Xurxo, durante la fase en la que ha mudado el animal se encuentra muy protegido, ya que su caparazón está muy debil y no podría protegerse de los depredadores. La verdad es que desconozco si hay animales que se alimentan de la muda, aunque me extrañaría mucho que se desaprovechase ese material. Vaya por delante, que se reabsorbe una parte de la muda para su utilización en la nueva muda.

  6. manuel dice:

    Es un ciclo la mar de curioso e interesante. Como curiosidad y ya que lo comentais, una de las mudas mas fáciles de identificar y encontrar es la del percebe (considerado como un molusco durante mucho tiempo por su forma de vida). Estas se ven en gran número flotando entorno a los bolos de roca a los que permanecen anclados formando racimos, y la gente los suele confundir con plumón por su gran parecido.



Deja tu comentario