Técnicas de apnea: pasaporte para el gran azul (VI)

2
95

inmersion raulAdemás de lo que conté en el post anterior,  hay otra técnica para recoger más aire dentro de los pulmones:

Justo en el momento en el que tenemos los pulmones llenos al máximo de aire, antes de realizar la picada, tapamos las vías respiratorias con la lengua contra el paladar, metemos aire en la boca, la cerramos y ahora abrimos otra vez las vías respiratorias, como “comiéndonos el aire” literalmente. Esta técnica te permite tener un suministro de aire en los pulmones “ilimitado”, poniendo tú mismo tu límite, pero para realizarla hay que estar preparado.

Para disminuir el volumen residual y aumentar el volumen efectivo pulmonar, es muy recomendable estirar bien antes de hacer apnea, aprender a estirar el cuerpo y la caja torácica en general, para ganar elasticidad y poder contraer y estirar el diafragma lo máximo posible. Por otro lado, para mejorar la eficiencia en el consumo de oxigeno que albergan nuestros pulmones, hay una infinidad de ejercicios que ayudan a mejorarlo, como ejercicios de apnea en seco, ejercicios dinámicos de piscina o cualquier otro deporte aeróbico como montar en bicicleta, correr, hacer pesas de forma controlada, o mismamente andar practicando apnea. Si practicamos deportes aeróbicos ganamos resistencia y volumen pulmonar, pero si estos mismos deportes los practicamos de forma anaeróbica controlada, ganamos tiempos en apnea y rendimiento en situaciones anóxicas como el buceo a pulmón. Así, lograremos que poco a poco el gasto de oxígeno corporal sea cada vez menor, realizando el mismo trabajo durante más tiempo.

Hay una tendencia a pensar, en el paso de ventilación, que cuanto más rápido coges aire y mayor número de ventilaciones hagas, más oxigenado estarás y mejores apneas vas a realizar, lo que no es del todo mentira. Pero es una técnica con muy alto riesgo para la salud a todos los niveles. Eso se llama hiperventilar, y es algo que en el mundo de la apnea puede llegar a costar grandes sustos e incluso muy prolongadamente, la muerte, pues provoca una falsa sensación de estabilidad mientras buceamos, provocando que el mismo cuerpo no nos avise de que se está quedando sin oxigeno en músculos y cerebro. Repito que puede provocar secuelas irreversibles, llegando a extremos como síncopes, sambas, o incluso perdida de conocimiento, movilidad…
Nunca hiperventiléis. Para prevenir la hiperventilación solo hay que ventilar de forma tranquila, armónica y continuada, como se ha explicado anteriormente.

2 Comentarios

  1. Hace como tres años me llegó la noticia de que se pretendia crear una piscina de estas características en territorio español, buscando obtener la más profunda del mundo, escasos metros de porfundidad a mayores que la que nos muestras. Debió quedar el asunto en una idea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here