Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

Técnicas de apnea: Pasaporte para el gran azul (IV)

La apnea se basa en sensaciones, en jugar con los sentidos y aprender a conocerse a uno mismo. Como curiosidad, no hace muchos años cuando empezaba la apnea como deporte y su práctica no estaba relacionada con la relajación (con técnicas como el pranayama o el yoga), los récords de profundidad rondaban los 50 metros de profundidad en la disciplina peso constante. Después de estos cambios, que se centraban más en la relajación y las sensaciones dentro del agua (la línea que se sigue hoy día), los récords ya rondan los 122 metros en esa misma disciplina, y se pasa de los 214 metros de profundidad en otras técnicas.

Apnea peso constante

Practicar apnea precisa de elasticidad y estiramiento. Algo muy importante antes de empezar a practicar apnea, tanto en seco como en el mar, es estirar. Todo tipo de ejercicios de estiramiento son adecuados, pero hay que centrarse sobre todo en el tronco. Aunque trabajamos con el tren superior, es recomendable estirar todo el cuerpo, ya que ayuda a relajarnos.
Una de las partes del cuerpo más importantes que hay que tener bien estiradas es el diafragma y la caja torácica en general. Para estirar la caja torácica hay varios ejercicios:

  • Agarrarse las manos por detrás de la espalda con los brazos bien estirados, y echar el cuerpo hacia atrás, tanto con los pulmones llenos de aire como vacíos.
  • Otro ejercicio muy típico en el mundo de la apnea es, en posición erguida con las manos apoyadas en las rodillas, vaciar los pulmones del todo, tapar garganta con la lengua contra el paladar e intentar así coger aire. Lo que conseguimos el estirar el diafragma hacia dentro de la caja torácica. Repetir todos los ejercicios varias veces.

Para proceder en el mar vamos a dividir la situación en tres momentos:
Ventilación y completa oxigenación del cuerpo, última inspiración (algo distinta a las inspiraciones anteriores), y por ultimo el golpe de riñón (picada).
Lo primero que debemos hacer antes de realizar la última inspiración y luego el golpe de riñón, es ventilar. Al principio ventilar parece complicado y no espontáneo como debería ser una respiración normal, pero hay que intentar interiorizarlo con la práctica y llegar a provocar que el mismo cuerpo lo realice involuntariamente. ¡Si conseguís esto es un gran paso! La técnica para conseguirlo la veremos en el próximo post.

Datos del post

Fecha
septiembre 18th, 2009

Autor
Manuel

3 comentarios a “Técnicas de apnea: Pasaporte para el gran azul (IV)”


  1. Juan dice:

    Cada vez acumulo más mono de bucear…

  2. alba dice:

    no termino de entender lo de tapar la garganta con la lengua…. que conste que lo he intentado! :P
    yo también tengo mono, a ver si vamos antes del 30!!!!

  3. Oscar dice:

    Eso, eso, que entre liada y liada estamos oxidándonos en tierra. Tenemos que volver a centrarnos!!!!!!!



Deja tu comentario