Un nido singular

2
44

nido-hornero
Éste nido está en el árbol que tengo en la puerta de casa.
De todas las aves del Uruguay, una de las más queridas y a la que más poemas y canciones se le han escrito es al Hornero (Furnarius leucopus). Es un ave muy particular. Por su forma de vida, el hombre realiza paralelismos con la suya.
horneros-barro
La pareja construye el nido que le da su nombre en un promedio de una semana. El mismo se realiza mediante la recolección y mezcla de elementos como barro, pelos, paja, raíces, estiércol de caballo, solamente utilizando el pico para formar una masa que se deposita cuidadosamente en el lugar elegido. Su peso final promedia los 5 kg, y adquiere una dureza considerable una vez seco. Posee forma exterior redondeada con una abertura oval a la derecha, dando acceso a un pasillo que separa mediante una pared interna al lecho o “habitación” en donde se incubarán los huevos. Es de los pocos casos de nido con compartimentos.
El nido es tan seguro y resistente que es usado durante años.
horneros
Horneros trabajando en pareja construyendo en un pino
La pareja emite un canto cuyo sonido se complementa con los trinos del otro. Están juntos toda la vida y los tres o cuatro huevos que la hembra suele poner cada setiembre u octubre son incubados alternativamente por uno o por otro.
Es una ave que habita varios países de América Latina, pero varía en características y colores.
Es un ave simpática, que no teme a las cercanías del hombre. Se instala en un árbol o en un poste telefónico, sin problemas.

Sus vuelos son, generalmente alrededor del nido, para buscar materiales para su construcción o alimento para los pichones, nunca se aleja, en el suelo, anda a los saltitos.

Mide entre diecisiete y veintidós centímetros de largo y pesa unos setenta y cinco gramos. Sus alas son cortas y redondeadas; tiene cola larga y pico en general más largo que la cabeza; presentan un comportamiento nervioso y ligero.

Su color es pardo, con cuello rojizo, garganta blanca, pecho pardo claro, vientre blancuzco y cola rojiza.

Son grandes insectívoros, buscan su alimento en la tierra, entre las hojas o en los campos arados. Comen sobre todo insectos: mariposas y larvas de mariposas, hormigas, arañas, gusanos, langostas, escarabajos, de esta manera colaboran con el agricultor, ya que eliminan los insectos perjudiciales para las plantas y añaden a este régimen: semillas, bayas y, a veces, brotes vegetales muy tiernos.

De pequeños en la escuela siempre nos ponían de ejemplo al Hornero, que trabaja sin cesar, siempre cantando y compartiendo las tareas.
Es el ave nacional de Argentina.

Compartir
Artículo anterior¿A qué escala nos movemos? Microcosmos acuáticos: parasitismo de sanguijuelas sobre anfibios
Artículo siguienteHome (la tierra es nuestro hogar, seguiremos destruyéndolo?)
Actriz, cuentera, fotógrafa, cocinera,amante del vino y las charlas largas,eterna optimista, apta para los toxos (resistencia confirmada en Capítulo 0) miedosa al agua turbia, las cuevas oscuras y las personas de mala fe (aunque si hay que fotografiar desafía lo que haga falta) Mi vida seria y responsable (la que deben leer suegros,cuñados y empleadores) aquí. Axena ha sido para mi un soplo de aire nuevo, de frescura y ganas de hacer "conloquehaya" en medio de un montón de gente que no hace nada teniendo todo. Creo que aporto muy poco a la asociación, solo cuando puedo intento ir a fotografiar en que andan y por sobre todo a aprender a no perder la capacidad de asombro. Los lunes y algún extra, me pueden ver por el blog. Suelo hablar de mi gran pasión, la fotografía, intentando compartir de manera sencilla , algunas herramientas, conceptos y enlaces que ayuden a contar a través de las fotografías el mundo que nos rodea.

2 Comentarios

  1. Si que lo es José Luis. Mucha gente los usa de adorno(?) después de que son abandonados, ya que su resistencia es de años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here