Namibia, un paraíso de la naturaleza (II)

0
26

Esa primera noche dormimos en un hotel tipo camping, en una especie de bungalow, que por cierto revisé con detalle, dado que en Windhoek no es la primera vez que se introducen en las casas extraños sin invitación, como puede ser una de las serpientes mas conocidas: la mamba negra. Por suerte (o por desgracia) no había ninguna y solo pude encontrar una araña interesante pero que no pude identificar y además tampoco pude fotografiar por que estaba en un hueco muy oscuro en el cuarto de baño.
Por la mañana madrugué para ver si encontraba algo interesante antes de desayunar, y efectivamente, en las acacias de varios tipos que había en los jardines, pude observar unos cuantos pájaros, entre los que destacaba algún tejedor, que siempre son fáciles de localizar por estos lares.

Bueno, conseguimos desplazarnos hasta nuestro destino, en Walvis Bay, e ir a nuestros puestos de trabajo antes de comer. Por la tarde nos fuimos para casa ya bastante tarde, aún así fui a dar un paseo por el borde de la laguna, que no es mas que una bahía que tiene muy poca profundidad y está cerrada por un brazo de arena. Bueno, esto es un verdadero paraíso, imaginaos un área inmensa con grupos de aves limícolas de todo tipo, grandes grupos de flamencos rosa, flamencos enanos, pelícanos, etc., pues ahí los tienes a tiro de piedra. Lo único que echas de menos en ese lugar es disponer de material de vídeo y fotografía que te permitan traerte miles y miles de imágenes.

Flamencos enanos de camino al dormidero.
Flamencos enanos de camino al dormidero.

Los siguientes días dediqué todo el tiempo libre disponible a tratar de obtener fotos interesantes de la flora y la fauna de la zona. Torcaces, tórtolas, los omnipresentes gorriones, distintos tipos de lavanderas, gallina de guinea, etc. De todas las aves, una de las que mas satisfacción me produjo fue una avoceta que estaba alimentándose casi delante de donde yo estaba, salió del agua, me bordeó por detrás y se fue a una zona en la que había mas arena para descansar. Más tarde se acercó otra más, e intentaban dormir muy cerca de donde yo estaba. Si yo me movía, se alarmaban un poco, se alejaban pero en cuanto yo me quedaba quieto, volvían a acercarse y se relajaban de nuevo. Les hice fotos hasta que me cansé por que no les preocupó lo mas mínimo mi presencia.

Avoceta (Recurvirostra avosetta)
Avoceta (Recurvirostra avosetta)
Compartir
Artículo anteriorCiudades sostenibles
Artículo siguienteNikon D300. Hay nueva niña en casa
Biólogo frustrado, fascinado por Africa y Sudamérica, muy interesado en el conocimiento de las aves, artrópodos, flora, etc., pero muy en particular me interesan los reptiles. Por otra parte, me interesa la fotografía, la etnografía y los viajes. También soy un aficionado a las motos desde hace muchos años, y ahora he vuelto a las andadas. Mi profesión actual tiene que ver con la informática, soy jefe del dpt. de informática de un importante grupo pesquero gallego. En cuanto a Axena, además de alguna salida con Xurxo, estuve presente en alguna de las sesiones de grabación del reportaje de las avelaionas. Algo que para mi fué muy emocionante y emotivo. Gracias al cruce entre las aficiones a la fotografía y al viaje, mis colaboraciones en el blog suelen estar dedicadas a la etnografía, tratando de ilustrarlas con las mejores fotografías que consigo sacar. Un primer ejemplo es: Namibia I

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here