Paseo otoñal con setas

1
55

Estas fotos son de Sole, tras un paseo otoñal que uno se pudiera dar por los bosques gallegos. En esta época del año, las setas aparecen por todas partes, son los frutos de los hongos, como las manzanas de un manzano. Y no la seta en sí, y hay diferentes tipos, formas y colores… Con lo que hace falta una buena formación para su reconocimiento, sobre todo si tiene fines culinarios. Yo no controlo mucho, pero desde mi afición, puedo comentar un par de detalles sobre el mundo de las setas.

Estas setas pertenecen a un hongo saprófito, es decir se alimenta de madera en descomposición, por ello es típico que sus setas surjan apelotonadas sobre un cacho de corteza, o una piña… No me sé la especie pero seguro que alguien por ahí nos lo puede comentar.

Y aquí tenemos la famosa y glamurosa seta de los pitufos!! La Amanita muscaria, que aparece en todos los brebajes y embrujamientos que se precien. Hace honor a su fama, y la cantidad de muscarina que tiene en la cutícula roja del sombrero, es una potente alucinógeno que afecta a nuestras conexiones sinápticas neuronales, vamos que nos hace flipar. Típica amanita, con restos del huevo inicial de la seta, en el sombrero (esas escamitas blancas), anillo en el tronco (y no, el anillo no indica que una seta sea tóxica), y volva en el pie.

Y esto parecen boletos, la parte fértil de estas setas (debajo del sombrero) en vez de tener láminas donde guardar sus esporas, tienen como pequeños poros. La primera parece que está seca pero es que se la habrán comido las babosas, la de abajo es como sería normalmente.

Las babosas, esas grandes competidoras de los seteros.

Una de mis preferidas! las macrolepiotas, características de los prados donde pasta el ganado, resulta apasionante su cacería desde un coche viejo descapotado con prismáticos, probadla! (no conduzcáis y busquéis a la vez! trabajad en equipo y por turnos…)

Lactarius vellereus!! En medio de un pinar o un robledal, aparecen grandes setas blancas y duras del suelo. Si las partes, un látex blanco y picante (no hace falta probar fiaros de mí), hacen honor al género Lactarius, setas con látex! Al parecer en Siberia, tienen valor culinario, las conservan en sal y secas por el frío. Para consumirlas muchos meses después.

Y éstas son muy bonitas, me recuerdan a naves espaciales extraterrestres con ganas de hacer saltar por los aires alguna ciudad estadounidense. Pero no tengo ni idea de lo que son. Si salís a por setas, hacerlo conscientes del peligro que conlleva, y con una buena formación en este ámbito. Y ya aprovecho para una recomendación de guías, cualquiera de las de Marisa Castro son perfectas para Galicia. Las recuerdo con gran cariño, ya que eran las que cogíamos el primer año de la facultad para ponernos las pilas en este tema, y salir a mojarnos los pies al monte.

Compartir
Artículo anterior“As catedrais do silencio” se va a Coruña
Artículo siguienteLos halcones del ángel de Dresden
Desde pequeño siempre fui aficionado a la naturaleza, pasando mis tardes metiendome por donde pudiera en medio del monte y la playa. Así que mi afición traté de hacerla en serio y acabé la carrera de Biología en el año 2003. En la actualidad, estoy realizando la tesis doctoral en el lab. de Biotecnología Vegetal de la Universidad de Vigo. Desde hace tres años presido AXENA, mi trabajo en la asociación está centrado en la coordinación de las diferentes disciplinas que conforman nuestros proyectos, su gestión y claro está, en el área de naturaleza.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here