Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

¿Estamos volviendo locas a las abejas?

La población de abejas se ha reducido a la mitad en la última década en Galicia. Y no es un hecho aislado, son numerosos los datos que indican que en varios países las abejas están desapareciendo. Lo leí el otro día en el periódico (si queréis ver la versión digital de la noticia publicada en El Pais, pinchad aquí), y resulta que el tema no es nuevo. Las abejas desaparecen y nadie sabe con certeza la causa. Y digo “desaparecen” literalmente: las colmenas se quedan vacías y los apicultores no encuentran cadáver alguno, como mucho unos pocos individuos de los miles que habitan en la colmena. Y no sólo eso, también se han observado comportamientos extraños (como el abandono de la reina) que no se conocían hasta ahora.

El tema saltó a la prensa masivamente por una gran desaparición ocurrida en los EE.UU.: 600.000 colmenas desaparecieron ocasionando una grave crisis en el sector agropecuario. Porque quedarse sin miel es lo menos grave : El 80% de las plantas que necesitan polinización mediante insectos la obtienen mediante las abejas. Muchas especies vegetales (por lo tanto animales y ya no digamos el hombre) dependen de este insecto, y su pérdida acarrea un descenso drástico en la producción de muchos cultivos, lo que ocasiona grandes pérdidas económicas.

Las causas que se barajan para estas extrañas desapariciones son múltiples, desde el cambio climático hasta las antenas de telefonía móvil. Una de las hipótesis que más se aceptó fue que las abejas morían por causa de un parásito intestinal (llamado Nosema ceranae), aunque después se vió que colmenas que no daban positivo para este parásito desaparecían igualmente.

En Francia (que fue el primer país en dar la voz de alarma), después de una serie de investigaciones llegaron a la conclusión de que se debía a una serie de pesticidas que inmediatamente fueron prohibidos no sólo en Francia, sino también en Bélgica, Portugal, Inglaterra, EE.UU., etc. Estos pesticidas provocan efectos neurotóxicos: la abeja se desorienta y vuela sin rumbo hasta que acaba por morir, y también provoca los comportamientos extraños observados.

En el caso de Galicia la hipótesis de los pesticidas es la más aceptada. Se cree que afectan especialmente a las abejas los empleados para recubrir las semillas de algunas especies, como por ejemplo las del maíz, o los empleados para tratar los eucaliptos. Existe también una gran preocupación de hasta qué punto pueden verse afectadas otras especies polinizadoras en el caso de que ésta sea la causa. Se conoce bien el caso de las abejas ya que es una especie criada por el hombre y que por lo tanto está bajo control, pero no se sabe si puede afectar también a abejorros, avispas, o a enjambres de abejas en el monte, etc…

En fin, que el problema es más grave de lo que parece a simple vista, y aunque parezca que no depende de nosotros, debemos concienciarnos en el uso de los fitosanitarios que utilizamos en nuestros jardines (se ha visto que sustancias que pueden ocasionar estos daños en las abejas están en los productos que venden en cualquier supermercado). Y es que ya lo dijo Einstein : ”Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida”…

Datos del post

Fecha
Octubre 8th, 2008

Autor
Juan

Categoría

6 comentarios a “¿Estamos volviendo locas a las abejas?”


  1. Boni says:

    Saludos!

    Al final, resultará que las abejas volvieron a su planeta…

    Fuera coñas, lo de que las abejas desaparecen por culpa de la actividad del hombre no es noticia. Lo llevamos haciendo desde siempre, sólo que, como bien dice mi tocayo, la pérdida de estas polinizadoras es algo muy serio (y eso que odio cualquier cosa con más de 4 patas ;p). La concienciación es el primer (y muy importante) paso. Mucha gente piensa que no puede hacer nada, pero basta eso, cuidar un poco lo que echas en el jardín, sujetar esa lata hasta el próximo contenedor, etc…

    Aún recuerdo cuando en casa de mis padres se formaban colmenas, había plagas de avispones (que grandes eran los muy hijos ****), o cada dos por tres te encontrabas un puñado de ellas pululando.

    Ahora que hablo de avispas, se sabe si les ocurre lo mismo?

    En fin, tema candente. Quien sabe si tendremos filón para veinte películas más de sobremesa sobre abejas mutantes que vuelven a vengarse, o que se reagrupan para conquistar la galaxia, o montan un partido político.

    Sayonara!

  2. xurxo says:

    Yo no sé nada de qué les ocurre a las poblaciones silvestres de polinizadores, pero pensar una cosa, normalmente las poblaciones silvestres suelen ser más resistentes a todo, que las cultivadas en las cuales la selección antrópica favoreció una serie de genes en pos del rendimiento del cultivo, y por tanto probablemente no lo sean en favor de la supervivencia de la especie (pensar en el montón de plantas cultivadas que conoceis si no fuera por el manejo especializado del hombre no dudarían dos días en el monte). Así que hay esperanza!.

  3. sole says:

    Hace un par de años, hablaba de ésta tema en mi blog y se puso en contacto conmigo Colin Buchanan de una asociación de ecologistas de Glasgow, estuvimos un tiempo hablando, sobre distintas estrategias y posibles causas, ya que ellos sufrían el mismo descenso que por Galicia.
    Por si os interesa http://www.endofempire.org, hay que buscar un poco por los archivos, pero hay unos trabajos muy orientativos.
    Saludos

  4. iago says:

    Como nota humorística, ya vimos las consecuencias de la desaparición de las abejas en http://www.beemovie.com/
    “Señora, yo siempre fui un parásito chupasangre, no más me faltaba el maletín.”

  5. Santos Diez says:

    Tal vez sea culpa de las fumigaciones de CHEMTRAILS que estamos padeciendo últimamente.
    Buscar en Youtube…”parásito amenaza población de abejas” y fijaros en lo que hay en el cielo cuando entrevistan al apicultor

  6. Natalia says:

    Saludos!
    Un ejemplo de quitar parasitos.

    El apicultor Pedro Nesutulov, de la región de Krasnodar, Rusia, tenía problemas puesto que las abejas estaban afectadas por parásitos internos.
    El servicio veterinario le obligó a dar antibióticos a sus abejas.
    Esto afecto la calidad de la miel que producían, por lo que Nesutulov probo otros métodos de sanación.

    El empleó el KFS 1 – ANTIPARASITARIO- para curarlas.
    Esto lo demostró haciendo pruebas en un laboratorio científico donde se pusieron 50 parásitos, comunes agresores de las abejas, en un espacio. A los 20 minutos ya no quedaba ningún parasito con vida.
    Desde entonces comenzó a alimentar a sus abejas con Jarabe previamente reestructurado con KFS 1. Ahora sus abejas son sanas activas y con gran vitalidad, obteniendo mayor cantidad de miel y con una excelente calidad de la misma.



Deja tu comentario