Los Bloggers de Axena

Artículos y noticias sobre el medio ambiente

¿Cómo cuelgo mis vídeos?

Seguro que este es un problema al que todo creador de contenidos audiovisuales, desde el más grande hasta el más pequeño (lo que venimos siendo nosotros, vaya), se ha enfrentado en algún momento.

A nosotros también nos ha tocado y, como hemos aprendido algo por el camino, compartimos nuestras ignorantes conclusiones.

Cuando ya tienes una página o un blog (este mismo, sin ir más lejos) puedes tratar los archivos de vídeo como cualquier otro archivo:

Subes tu vídeo a tu servidor, lo enlazas, y quien quiera verlo sólo tiene que descargarlo y verlo en su ordenador. Este vídeo está hospedado en nuestro servidor. (Que no es nuestro, es alquilado, pero eso es un tema completamente diferente.) Se pueden ver más ejemplos de esta misma técnica para publicar vídeos en la página principal de AXENA, en la sección de Microdocumentales.

Con suerte, el usuario de la página web tendrá instalado algún plugin que se hará cargo de reproducir el vídeo sin salir del navegador… La verdad, salvo que publiques los vídeos en QuickTime, no deberías contar con ello.

Las páginas de las grandes productoras incluyen unos “scripts” propios que reproducen los vídeos. Para ver un ejemplo de estos, cualquier cadena vale: La 1, La 2, A3, 4, T5, La 6ªTVG.

Y luego están (estamos) todos los demás.

Desde luego, todo el mundo conoce YouTube. YouTube ofrece alojamiento gratuito de vídeos y, lo que lo convierte en algo realmente útil, permite insertar un reproductor de vídeo en cualquier página. Y ni siquiera hay que preocuparse por cómo hacerlo, sólo hay que “copiar y pegar” un trozo de código HTML que YouTube muestra.

YouTube no es el único sitio que ofrece estas posibilidades. Puestos a buscar, seguro que hay mil. Entre ellos está Google Video. Ahí es donde están colgados los Documentales de AXENA. Pero da la impresión de que el futuro de Google Video no está muy claro ahora que Google compró YouTube.

Entre las opciones actuales encontramos Vimeo y es nuestro favorito.

Quizás porque la comunidad de Vimeo parece mucho más dedicada a publicar contenidos propios y de calidad que la comunidad de YouTube, el servicio de Vimeo está más enfocado a la calidad de los vídeos. En esto quizás tenga algo que ver la política de Vimeo de “No TV shows or footage you found on the web”. Por lo visto, Vimeo utiliza la compresión de vídeo de Flash 8, mientras que YouTube usa Flash 7. Es decir, a misma tasa de bits, el vídeo de Vimeo será de mejor calidad que el de YouTube. Vimeo además almacena siempre una copia del vídeo en su formato original para que el autor pueda poner a disposición del público la versión a máxima calidad de sus vídeos. Todo un detalle para respaldar su énfasis en la calidad.

Así y todo, el funcionamiento clásico permite lo que necesitamos: incluir vídeo en la página de una forma cómoda para los visitantes.

Y donde Vimeo nos conquistó el corazón fue con su capacidad para ofrecer vídeo en alta definición… Cierto es que por el momento AXENA no tiene capacidad para producir contenidos de esa calidad pero, vaya, tampoco es cuestión de cerrarse puertas, ¿no?

Datos del post

Fecha
junio 4th, 2008

Autor
iago

Categoría

Deja tu comentario